Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los ancianos que sufren una catástrofe tienen mayor riesgo de demencia

Los mayores de 65 años que sobreviven a un desastre natural se enfrentan a la ausencia de cuidados médicos, a la pérdida de familiares, amigos y hogares y al aislamiento social, lo que repercute en su salud mental. Tras encuestar a más de 3.500 ancianos supervivientes del terremoto y el tsunami que asolaron Japón en marzo de 2011, un equipo de científicos revela que la pérdida cognitiva aumenta, sobre todo, por la destrucción de sus casas.

Los ancianos que perdieron sus hogares han padecido un mayor declive cognitivo que los que pudieron permanecer en sus casa. / Polar

El terremoto de 9 grados de magnitud y el posterior tsunami ocurridos en Japón en marzo de 2011 se llevaron más de 15.000 vidas. Fueron los mayores de 65 años los más perjudicados. Hoy, cinco años más tarde, los que sobrevivieron siguen siendo el sector más vulnerable de la población y aún sufren las consecuencias de esta catástrofe.

El estudio revela que estos ancianos han padecido un mayor declive cognitivo que los que pudieron permanecer en sus hogares

Estas personas, cuyas casas y barrios han quedado completamente anegados y destruidos, han experimentado un empeoramiento en su salud mental. Ahora, un estudio publicado en la revista PNAS ce centra por primera vez en el riesgo de sufrir demencia tras un desastre y revela que estos ancianos han padecido un mayor declive cognitivo que los que pudieron permanecer en sus hogares.

“Trasladar a los mayores a refugios temporales después de una catástrofe puede tener efectos no deseados porque no los se separa solo de su hogares, sino que también se los separa de sus barrios, y esto puede acelerar el deterioro cognitivo”, explica Hiroyuki Hikichi, autor principal del trabajo e investigador en el Harvard T.H. Chan School (EE UU).

Un experimento con 3.500 supervivientes

El equipo, en colaboración con científicos japoneses, realizó un experimento con un grupo de mayores residentes en la ciudad costera de Iwanuma, situada a unos 80 km al oeste del epicentro del terremoto, donde más de la mitad del área terrestre quedó inundada tras el maremoto.

En la encuesta anterior al desastre, solo el 4,1% de los participantes fue evaluado con síntomas de demencia. Tras el tsunami el porcentaje ascendió a 11,5%

Siete meses antes del desastre, estos ancianos ya habían participado en una encuesta sobre su salud, que formaba parte de un estudio sobre el envejecimiento. Dos años y medio después del tsunami, los científicos hicieron una encuesta de seguimiento entre los miembros de este mismo grupo.

De los 3.566 supervivientes del tsunami de 65 años o más –los que fueron capaces de permanecer en sus casas y los que tuvieron que abandonarlas–, el 38% dice haber perdido familiares y amigos, y el 58,9% indica haber sufrido daños materiales.

Mientras que en la encuesta anterior al desastre solo el 4,1% de los participantes fue evaluado con síntomas de demencia, tras el tsunami el porcentaje ascendió a 11,5%. La prevalencia de accidentes cardiovascular se incrementó de 2,8% a 6,5%, así como la de hipertensión (de 54% a 57,2%). El porcentaje de personas que dejaron de interactuar con sus vecinos se duplicó, pasando de 1,5% a 2,9%.

Según el trabajo, las personas que fueron alojadas en casas temporales de acogida después de perder sus hogares fueron las que mayor declive cognitivo experimentaron, lo que se reflejó en depresión y disminución de las interacciones sociales entre amigos y familiares. Por el contrario, el estudio recalca que la pérdida de familiares y amigos no tuvo consecuencias en sus habilidades cognitivas.

Referencia bibliográfica:

Hiroyuki Hikichi et al. “Increased risk of dementia in the aftermath of the 2011 Great East Japan Earthquake and Tsunami” PNAS 24 de octubre de 2016

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las abejas también desaparecen de los registros

Un equipo de biólogos argentinos detectó que el 25 % de las 20 mil especies de abejas conocidas no aparecen en los registros públicos desde la década de 1990. Este análisis respalda la hipótesis de que el declive global de estos polinizadores es un fenómeno de índole mundial.

Las presas envejecidas se convierten en una amenaza creciente

A lo largo del siglo XX se construyeron unas 58.700 grandes presas en todo el mundo, de las cuales 1.064 en nuestro país, con una vida útil de 50 a 100 años. Muchas de ellas superan ya su vigencia y podrían empezar a mostrar signos de deterioro, lo que requeriría reparaciones o desmantelamientos, según un informe de un instituto de Naciones Unidas.