Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se publica en la revista ‘Science’

Los babuinos reconocen palabras escritas

Investigadores de la Universidad de Aix-Marsella (Francia) han publicado un estudio que demuestra que los babuinos pueden dominar uno de los elementos básicos de la lectura: el reconocimiento de signos. Estos resultados implican que esta habilidad no es exclusiva del lenguaje y que debió aparecer antes de la evolución de la especie humana.

Los babuinos reconocen palabras escritas
Los babuinos reconocen palabras escritas . Foto: Jonathan Grainger

Investigadores de la Universidad de Aix-Marsella (Francia) han publicado un estudio que demuestra que los babuinos pueden dominar uno de los elementos básicos de la lectura: el reconocimiento de signos. Estos resultados implican que esta habilidad no es exclusiva del lenguaje y que debió aparecer antes de la evolución de la especie humana.

Los babuinos reconocen palabras escritas

Investigadores de la Universidad de Aix-Marsella (Francia) han publicado un estudio que demuestra que los babuinos pueden dominar uno de los elementos básicos de la lectura: el reconocimiento de signos. Estos resultados implican que esta habilidad no es exclusiva del lenguaje y que debió aparecer antes de la evolución de la especie humana.

Los babuinos reconocen palabras escritas
Los babuinos reconocen palabras escritas . Foto: Jonathan Grainger

Investigadores de la Universidad de Aix-Marsella (Francia) han publicado un estudio que demuestra que los babuinos pueden dominar uno de los elementos básicos de la lectura: el reconocimiento de signos. Estos resultados implican que esta habilidad no es exclusiva del lenguaje y que debió aparecer antes de la evolución de la especie humana.

Los babuinos reconocen palabras escritas

Investigadores de la Universidad de Aix-Marsella (Francia) han publicado un estudio que demuestra que los babuinos pueden dominar uno de los elementos básicos de la lectura: el reconocimiento de signos. Estos resultados implican que esta habilidad no es exclusiva del lenguaje y que debió aparecer antes de la evolución de la especie humana.

Los babuinos no tienen habilidades lingüísticas, pero sí pueden reconocer palabras escritas, según un estudio publicado en la revista Science. Este hallazgo cambia el paradigma de que el reconocimiento de signos es algo inherente al lenguaje y, por lo tanto, a los humanos.

“La clave de esta investigación es que para discernir las palabras con y sin sentido, los babuinos no han utilizado una aproximación holística, sino la información de las letras individuales“, explica a SINC Jonathan Grainger, investigador de la Universidad de Aix-Marsella y primer autor del trabajo.

Grainger y sus colegas han estudiado un grupo de babuinos en cautividad que vivían en una zona vallada con varias cabinas con ordenadores. En el experimento, los monos observaban en la pantalla combinaciones de cuatro letras y tenían que discernir si la palabra tenía sentido o no. Si acertaban, recibían comida como premio. En un periodo de un mes y medio, los primates aprendieron a discriminar docenas de palabras con sentido entre más de 7.000 sin sentido.

Los primates aprendieron a discriminar docenas de palabras con sentido entre más de 7.000 sin sentido

Los científicos piensan que, en humanos y babuinos, el modo de reconocer las palabras a través de las letras imita a la manera en la que reconocemos un objeto cotidiano como la suma de sus partes. “Sabemos que una mesa es una mesa cuando vemos una tabla y cuatro patas dispuestas en una configuración espacial particular” señala el investigador.

Los humanos asocian el código ortográfico a un sonido y un significado

“Estos resultados con babuinos abren la puerta a infinidad de proyectos relacionados con la capacidad cognitiva y de lectura de otros animales”, declara Grainger. Además, los científicos están seguros de que el mismo procesamiento cognitivo está presente en otros primates.

A la habilidad de reconocer combinaciones específicas de letras se la conoce como ‘procesamiento ortográfico’ y es el primer paso en el proceso de aprender a leer. A partir de aquí, los humanos asignan el código ortográfico a un sonido y a un significado, los otros dos bloques fundamentales en el proceso de leer palabras. Los siguientes pasos son más complejos e implican la lectura de frases enteras y la sintaxis.

“Uno de nuestros próximos proyectos será examinar cómo los babuinos asocian palabras impresas con significados. No hay razón para pensar que no tendremos éxito”, concluye Grainger.

Referencia bibliográfica:

GraingerJ.; DufauS.; Montant M.; Ziegler J.C.; Fagot J. “Orthographic Processing in Baboons (Papio papio)”. Science 336: 245-248. Abril de 2012. DOI: 10.1126/science.1218152

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Los ratopines rasurados esconden el secreto de la supervivencia sin oxígeno

Las habilidades de estos pequeños roedores, protagonistas del #Cienciaalobestia, abruman hasta a los científicos. Además de ser tolerantes al dolor, resistentes al cáncer y longevas, estas ratas topo desnudas son capaces de sobrevivir unos minutos sin oxígeno activando un novedoso mecanismo para termorregularse rápidamente en caso de hipoxia, según un nuevo estudio.  

Un colgante de marfil de mamut es la joya decorada por humanos más antigua de Eurasia

Hace 41.500 años los Homo sapiens ya utilizaban joyería ornamentada, según recoge un estudio sobre los restos de un colmillo de mamut hallados en una cueva en Polonia. La pieza cuenta con 50 perforaciones y dos agujeros completos.