Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los bosques tropicales aumentan la capacidad de secuestrar carbono de la Tierra

Un estudio que se publica hoy en la revista Nature Climate Change confirma que los ecosistemas terrestres han incrementado su capacidad de absorber CO2 a escala global en los últimos 20 años. Además, remarca la necesidad de proteger los bosques tropicales, pues son los que más han aumentado su secuestro últimamente.

Se ha descubierto que las regiones que más han aumentado su capacidad de secuestrar carbono de la atmósfera y que tienen, por tanto, un rol muy importante, son los bosques tropicales. / Pixabay

En las últimas décadas, los ecosistemas terrestres han estado absorbiendo entre un 15% y un 30% de las emisiones de CO2 que hacemos los humanos a la atmósfera. Un equipo internacional de ecólogos confirma, por primera vez a escala global y para todos los tipos de hábitats terrestres, que la capacidad de secuestrar carbono ha ido in crescendo en los últimos veinte años.

"El dióxido de carbono es la 'comida' de las plantas para realizar la fotosíntesis, por eso cuanto más hay en la atmósfera, más activas están y más absorben" explica Marcos Fernández-Martínez, investigador de la Universidad de Amberes y colaborador del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales. El estudio también ha comprobado que cuanto más cálido es el clima, menos dióxido de carbono absorben los ecosistemas a nivel planetario.

Asimismo, se ha descubierto que las regiones que más han aumentado su capacidad de secuestrar carbono de la atmósfera y que tienen, por tanto, un rol muy importante, son los bosques tropicales.

El estudio también ha comprobado que cuanto más cálido es el clima, menos dióxido de carbono absorben los ecosistemas a nivel planetario

Los resultados se han obtenido a partir de dos modelos de inversión atmosférica (MACC-II y Jena CarboScope) y 10 modelos dinámicos de vegetación global (TRENDY). Con estos modelos se ha analizado, por un lado, la superficie del planeta píxel a píxel —no solo de los bosques, como se había hecho anteriormente— y, por otra parte, como ha cambiado su capacidad de retener dióxido de carbono desde 1994 hasta 2014.

Con los datos obtenidos, Fernández-Martínez da un toque de alerta: "No sabemos todavía cuánto durará este efecto fertilizante que tiene el incremento de dióxido de carbono en la atmósfera, pero creemos que la capacidad de sumidero se saturará más temprano que tarde, posiblemente durante los próximos años, porque el aumento de temperaturas está contrarrestándolo cada vez más".

Referencia bibliográfica:

Fernández-Martínez, M., Sardans, J., Chevallier, F., Ciais, P., Obersteiner, M., Vicca, S., Canadell, J.G., Bastos, A., Friedlingstein, P., Sitch, S., Piao, S.L., Janssens, I.A., Peñuelas, J. Global trends in carbon sinks and their relationships with CO2 and temperature. Nature Climate Change.http://dx.doi.org/10.1038/s41558-018-0367-7

Fuente: Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Descubren cómo se forman los estigmas de las flores

Un grupo de investigadoras del Consejo Superior de Investigaciones Científicas ha descubierto el mecanismo genético por el cual se forma este órgano, esencial para el éxito reproductivo de las plantas con flores. El hallazgo podría favorecer el proceso de fertilización en cultivos, paliando la creciente falta de polinizadores naturales.

La producción de alimentos genera un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero

Un equipo internacional de científicos ha estimado en 17.318 millones de toneladas métricas de CO2 las emisiones anuales de todo el sector alimentario. La carne de vacuno, seguida de la leche de vaca y la carne de cerdo, son los alimentos de origen animal que más contribuyen.