Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los choques de la Vía Láctea con la galaxia Sagitario pudieron crear estrellas como el Sol

La formación de estrellas en nuestra galaxia se disparó durante las colisiones con la vecina Sagitario en al menos tres ocasiones: hace 5.700, 1.900 y 1.000 millones de años. Así lo sugieren investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias tras analizar los datos de la misión Gaia de la Agencia Espacial Europea.

Recreación de las colisiones de la galaxia enana Sagitario con la nuestra y su impacto en una mayor actividad de formación estelar, según se deduce de los datos facilitados por la misión Gaia. / ESA

La formación del Sol, el sistema solar e incluso la aparición de la vida en la Tierra podrían ser consecuencias de una colisión anterior entre nuestra galaxia, la Vía Láctea, y otra más pequeña denominada Sagitario, descubierta en la década de 1990 en nuestro entorno galáctico.

Tres periodos de mayor formación estelar en la Vía Láctea hace 5.700, 1.900 y 1.000 millones de años se corresponden con los momentos en que la galaxia Sagitario pasó por la nuestra

Las ondas o efectos gravitacionales causados por los repetidos choques de esta galaxia enana contra la nuestra parecen haber desencadenado al menos tres episodios importantes de formación estelar, y uno de ellos pudo conducir más tarde al nacimiento del Sol.

Este papel esencial de la galaxia de Sagitario en la evolución de la Vía Láctea lo presenta y explica ahora en la revista Nature Astronomy un equipo internacional de investigadores liderados desde el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). 

Para realizar el estudio se han utilizado los datos de la misión Gaia de la Agencia Espacial Europea (ESA), que han permitido a los autores caracterizar los brillos, posiciones, movimientos y composiciones químicas de una gran cantidad de estrellas de nuestra galaxia. 

Ilustración de la sonda Gaia de la Agencia Espacial Europea analizando las estrellas de la Vía Láctea. / ESA

Combinando medidas de luminosidad y distancia, los astrónomos han determinado la luz que emiten 24 millones de estrellas dentro de una esfera de 6.500 años-luz alrededor de nuestro Sol. Después, comparando sus brillos y colores con modelos estelares han podido determinar, mediante simulaciones, la historia evolutiva de la Vía Láctea más detallada hasta la fecha.

“Era de esperar que nuestra galaxia no hubiese formando estrellas de manera constante a lo largo de toda su historia, pero lo que no esperábamos era encontrar tres periodos bien definidos de mayor formación estelar, que alcanzaron su punto máximo hace 5.700, 1.900 y 1.000 millones de años, justo los momentos en que se cree que Sagitario pasó por el disco de la Vía Láctea”, comenta Tomás Ruiz Lara, astrofísico del IAC y primer autor del artículo.

Con los datos de la misión Gaia y simulaciones se presenta la historia evolutiva de nuestra galaxia más detallada hasta la fecha

Hace unos 13.000 millones de años, la formación estelar era violenta y sostenida, pero el ritmo al que se formaban las estrellas decreció paulatinamente con el paso del tiempo. Sin embargo, durante esos episodios de alta formación estelar posteriores se llegó a cuadruplicar el ritmo habitual. 

De forma general se sabía que el primero tuvo lugar hace unos 5.000 o 6.000 millones de años, seguido por otros hace 2.000 y 1.000, más uno último desde hace 100 millones de años hasta la actualidad. Lo que no se conocía era qué podía provocar estos eventos tan violentos en un sistema tan masivo como nuestra galaxia, pero el nuevo estudio apunta a Sagitario, una de las galaxias vecinas que actualmente se encuentra en plena interacción con la nuestra.

Cada colisión pudo despojar a esta galaxia enana de algunos de sus gases y polvo, dejándola todavía más pequeña después de cada paso, el último desde hace unos cientos de millones de años. De hecho, el nuevo estudio ha encontrado un reciente estallido de formación de estrellas, lo que sugiere una posible nueva ola de nacimiento estelar en curso.

"Todo indica que estos acercamientos e interacciones entre ambos sistemas han sido capaces de espolear la formación de nuevas estrellas en nuestra galaxia, afectando drásticamente a su evolución", explica Carme Gallart, también coautora e investigadora del IAC, "unos resultados que cuestionan modelos actuales de formación estelar en galaxias y plantean límites a estudios teóricos futuros". 

El nacimiento de nuestro Sol

Además, una implicación inesperada de este trabajo resulta al situar en este contexto a nuestro sistema solar. Este se formó hace unos 4.700 millones de años, a partir del colapso de una gran nube de gas y polvo.

“Podría ser –plantea Ruiz Lara– que nuestro Sol fuera una de tantas estrellas formadas hace 5.000 millones de años, como consecuencia de la interacción entre nuestra galaxia y Sagitario, y que estuviéramos siendo testigos de uno de los eventos astronómicos clave que dio lugar al mundo tal y como lo conocemos actualmente”.  

Referencia: 

Tomás Ruiz-Lara, Carme Gallart, Edouard J. Bernard, Santi Cassisi. "The recurrent impact of the Sagittarius dwarf on the Milky Way star formation history", Nature Astronomy, May 2020. DOI: 10.1038/s41550-020-1097-0

Fuente: IAC/ESA
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Una explicación a la dificultad de encontrar huellas de vida en las arcillas marcianas

Los minerales arcillosos descubiertos en el cráter Gale de Marte por el rover Curiosity son capaces de preservar compuestos orgánicos durante largos periodos de tiempo. Ahora científicos del Centro de Astrobiología han comprobado en cámaras de simulación que una breve exposición a fluidos ácidos complicaría enormemente la preservación de estos compuestos, algo a tener en cuenta en la búsqueda de vida en el planeta rojo.

Alt de la imagen
¿Biomarcadores en Venus? Cuando el polvo comienza a asentarse
David Barrado

El descubrimiento de fosfano en las nubes de Venus ha disparado las especulaciones sobre su posible origen biológico, pero se necesitan más observaciones para confirmar el hallazgo y conocer su verdadera fuente. Las posibles misiones que se planean al planeta vecino, como EnVision de la Agencia Espacial Europea y DAVINCI+ de la NASA, pueden ayudar a encontrar la respuesta.