Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los ciclistas no viven más que los golfistas

Los jugadores de deportes muy exigentes no mejoran su supervivencia frente a los que practican otros menos intensos, tal y como indica un estudio que aparece esta semana en la revista British Medical Journal. Otro trabajo señala además, en la misma publicación, que los deportistas que han ganado medallas olímpicas viven más tiempo que el resto de la población.

Los medallistas olímpicos viven una media de 2,8 años más que el resto de la población. Imagen: LondonAnnie

Un estudio publicado en la revista British Medical Journal revela que los deportistas que practican disciplinas de gran intensidad física no ven mejorada su supervivencia frente a aquellos que se dedican a deportes más suaves. En la misma publicación, otro trabajo muestra que los medallistas olímpicos viven una media de 2,8 años más que el resto de la población.

La investigadora que ha liderado el primer estudio, Frouke Engelaer, señala a SINC que la gente suele pensar que, “en el deporte, cuanto más, mejor, y hemos demostrado que entre atletas de élite, eso no es así”. La autora añade que “no es necesario hacer el esfuerzo de practicar remo, ya que jugar al golf puede ser igual de bueno para una mejor supervivencia”.

Para desarrollar este estudio, los investigadores trabajaron con los datos de casi 10.000 atletas de distintas modalidades de los que conocían la edad de fallecimiento, y que habían participado al menos en unos juegos olímpicos entre 1896 y 1936.

Los investigadores trabajaron con los datos de casi 10.000 atletas que habían participado al menos en unos juegos olímpicos entre 1896 y 1936

Los autores observaron que los deportistas con alta o moderada intensidad cardiovascular –como ciclistas, remeros, gimnastas y tenistas– tenían tasas de mortalidad similares a los atletas que se dedicaban a disciplinas menos exigentes, como el cricket.

Los deportes de contacto, más peligrosos

Sin embargo, sí observaron un incremento del 11% en el riesgo de mortalidad entre deportistas dedicados a disciplinas con mucho contacto físico y riesgo de colisión, como el boxeo o el rugby, comparado con otros atletas.

La primera investigación, desarrollada por científicos australianos, compara la esperanza de vida de más de 15.000 atletas que ganaron medallas olímpicas entre 1896 y 2012 con grupos de la población general, emparejados por país, sexo y edad.

Los investigadores señalan que, aunque su trabajo no está diseñado para explicar el porqué de este hecho, “algunas posibles explicaciones podrían ser los factores genéticos, la actividad física, el estilo de vida saludable y la riqueza y el estatus que da la gloria deportiva”.

Engelaer concluye que es importante “reducir el tiempo que se está inactivo, pero teniendo en mente que un ejercicio no tiene por qué ser muy intenso para que se traduzca en un beneficio en la supervivencia”.

Referencia bibliográfica:

Philip M Clarke, Simon J Walter, Andrew Hayen, William J Mallon, Jeroen Heijmans, David M Studdert. “Survival of the fittest: retrospective cohort study of the longevity of Olympic medallists in the modern era”. BMJ 2012;345:e8308 doi: 10.1136/bmj.e8308

R. Zwiers, F.W.A. Zantvoord, F.M Engelaer, D. van Bodegom, F.J.G van der Ouderaa, R.G.J. Westendorp. “Mortality in former Olympic athletes: retrospective cohort analysis”. BMJ 2012;345:e7456 doi: 10.1136/bmj.e7456

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Esta terapia podría mejorar la supervivencia en los tumores cerebrales agresivos

Investigadores del CNIO han estudiado la resistencia a la temozolomida, tratamiento de primera línea del glioblastoma, y al que muchos de los pacientes dejan de responder con el paso del tiempo. La combinación de este fármaco y el dianhidrogalactitol actúa de forma sinérgica, elude estas resistencias, y aumenta la supervivencia en ratones con tumores cerebrales.

Transforman por primera vez astrocitos en neuronas para reparar circuitos visuales

Un gen maestro, denominado Neurogenina2, es capaz de reprogramar los astrocitos y convertirlos en neuronas. El descubrimiento abre la puerta a recuperar los circuitos sensoriales de la vista o el oído dañados en etapas tempranas de la vida.