Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Mestizaje desde el estrecho de Gibraltar

Los ‘cordobeses’ de hace 4.000 años tenían genes africanos

Las migraciones desde África subsahariana hasta el sur de la península ibérica y el sexo entre ambas poblaciones se produjeron varios milenios antes de lo que se pensaba. Un estudio constata reminiscencias de ADN africano en poblaciones prehistóricas en yacimientos de Córdoba.

Sima del Angel (Lucena, Córdoba) / Fundación Instituto de Investigación de Prehistoria y Evolución Humana

Los seres humanos actuales somos un mosaico genético con multitud de aportes. En el caso concreto de las poblaciones de la península ibérica, un equipo internacional de científicos, liderado por la española Gloria González Fortes, investigadora de la Universidad de Ferrara (Italia), ha probado que existió una ruta occidental de migración humana prehistórica desde África a la Península.

“Nuestros resultados constatan, por primera vez, la existencia de contacto y flujo génico [es decir, sexo] desde África a la península ibérica hace unos 4.000 años, probablemente a través del estrecho de Gibraltar. Se demuestra, por tanto, que la presencia de diversidad genética africana en la composición genómica de la población ibérica actual es muy anterior a la presencia islámica en la Península”, declara a Sinc González Fortes.

El estudio, publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B, consistió en el análisis genómico de muestras del sur de la península ibérica, concretamente de restos hallados en la Cueva del Ángel en Lucena (Córdoba), el norte de Portugal (Lorga da Dine) y Galicia.

Analizaron los genomas completos de cuatro individuos del norte de Portugal y el sur de España

“La existencia de variantes genéticas africanas es más evidente en restos del sur y centro de la meseta que en las muestras prehistóricas del Noroeste peninsular. En uno de los fósiles de Córdoba encontramos un genoma mitocondrial típicamente sub-sahariano (L2a1)”, añade la investigadora.

En total, analizaron los genomas completos de cuatro individuos del norte de Portugal y el sur de España, que van desde el Medio Neolítico a la Edad de Bronce, en las que detectaron además ADN africano en su genoma nuclear.

Al estar en el extremo occidental de Europa, Iberia sufrió una revolución neolítica compleja y peculiar. Trabajos previos con restos humanos prehistóricos, hallados en Marruecos y España, reportaron evidencias genómicas de flujo génico desde Iberia hacia el país africano en la época neolítica tardía, hace unos 5.000 años. Sin embargo, hasta ahora no existía ninguna prueba de un flujo migratorio tan temprano en la dirección opuesta, es decir, de África a Iberia.

Sexo y migraciones

También se habían hecho estudios basándose ​​en poblaciones modernas que ya habían detectado la presencia de ADN de origen africano en el sur de la Península. Sin embargo, se concluía que era resultado de un flujo genético reciente.

No fue un fenómeno ocasional, sino un evento de mestizaje reconocible a escala de poblaciones

“Nuestros análisis de genomas nucleares antiguos muestran pequeños pero significativos niveles de afinidad con el África subsahariana en varias muestras ibéricas antiguas. Esto indica que no fue un fenómeno ocasional, sino un evento de mestizaje reconocible a escala de poblaciones”, enfatizan en el estudio.

Para los autores de este trabajo, estos hallazgos son fundamentales para explicar la composición genómica de las poblaciones actuales y entender las dinámicas migratorias del pasado. “Creo que es algo especialmente relevante en estos tiempos en los que los fenómenos migratorios están tan de actualidad”, concluye González Fortes.

El estudio es fruto de la colaboración entre las universidades de Ferrara (Italia) y Potsdam (Alemania). Además, han participado en él investigadores de las universidades de Cambridge, Minho (Portugal), Coruña, Santiago de Compostela y la Fundación de estudios prehistóricos de Lucena.

Referencia bibliográfica:

Gonzalez-Fortes, G., Tassi, F., Trucchi, E., Henneberger, K., Paijmans, J.L.A, Diez del Molino, D., Schroeder, H., Barroso, C., Bermudez, F., Bettencourt, A., Grandal-d’Anglade, A., Gilbert, T., Salas, A., de Lombera, A., Fabregas, R., Vaquero, M., Manica, A., Hofreiter, M., Barbujani, G. (2019) A Western route of prehistoric human migration from Africa into the Iberian Peninsula. Proceedings of the Royal Society of London, B. Volumen: 286 (1895). Article ID:20182288

http://dx.doi.org/10.1098/rspb.2018.2288

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los científicos advierten sobre el aumento de las amenazas de las especies invasoras

Un equipo de científicos de 13 países diferentes, incluido España, alerta del impacto creciente de plantas, animales y microbios exóticos introducidos por la acción humana, de forma accidental o intencionada. La pandemia del coronavirus vivida en la actualidad es un caso ilustrativo de la expansión y los efectos de este tipo de organismos.

Alt de la imagen
Un observatorio submarino permitirá estudiar el comportamiento de la cigala

A 20 metros de profundidad en aguas irlandesas, una instalación puntera recopilará datos sobre una especie de gran valor comercial, la cigala, un crustáceo amenazado por la presión pesquera. En el proyecto, que durará un año, participan investigadores españoles.