Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los coros de aullidos revelan si hay lobeznos en la manada

Las vocalizaciones que emiten los lobos, llamadas coros de aullidos, determinan la existencia de cachorros durante la época de reproducción de las manadas. El análisis de estos sonidos ha permitido a un grupo de investigadores predecir con éxito la presencia de crías en el 94% de los casos estudiados.

Aullidos de dos ejemplares de lobo. / Juan Carlos Blanco

Las manadas de lobos emiten vocalizaciones conocidas como coros de aullidos. Sus sonidos pueden revelar la existencia de cachorros durante la época de reproducción y, por lo tanto, son de utilidad para determinar el estatus reproductivo de las manadas. La estructura acústica de estos coros es, sin embargo, compleja y discriminar la presencia de cachorros a través de sus aullidos es difícil incluso para observadores experimentados.

Un estudio, publicado en PLoS ONE, ha evaluado la utilidad del análisis de las grabaciones de coros de aullidos para identificar la presencia de cachorros. Para ellos, se e analizaron 110 coros de aullidos emitidos por lobos ibéricos en los que se conocía la composición del grupo, incluida la presencia o ausencia de cachorros.

El análisis cuantitativo de los coros de aullidos es un método objetivo, preciso, de fácil implementación e independiente de la experiencia del observador

Los resultados demuestran que la distribución de la energía acústica de los coros se concentra a frecuencias más altas cuando los cachorros participan en ellos. Así, mediante la creación de modelos matemáticos, se ha logrado predecir con éxito la presencia de cachorros en un coro en el 94% de los casos analizados.

Según los investigadores, entre los que han participado científicos de la Unidad Mixta de Investigación en Biodiversidad y el departamento de Matemáticas, ambos de la Universidad de Oviedo, el Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva, de la Universidad de Valencia, y la empresa ARENA S.L., el análisis cuantitativo de los coros de aullidos es un método objetivo, preciso, de fácil implementación e independiente de la experiencia del observador.

“Todas estas ventajas son especialmente relevantes en el caso de seguimientos de poblaciones de lobo a gran escala o cuando hay muchos observadores involucrados”, comenta José V. López-Bao, de la Unidad Mixta de Investigación en Biodiversidad de la Universidad de Oviedo.

De hecho, esta metodología ya se ha implementado recientemente en los seguimientos de poblaciones de lobo realizados en el Parque Nacional de los Picos de Europa, la comunidad autónoma de Galicia y en la estimación nacional de manadas de lobo realizada en el periodo 2012-2014, promovida y coordinada por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Referencia bibliográfica:

Vicente Palacios, José Vicente López-Bao, Luis Llaneza, Carlos Fernández, Enrique Font. "Decoding Group Vocalizations: The Acoustic Energy Distribution of Chorus Howls Is Useful to Determine Wolf Reproduction". PLOS ONE 4 de mayo de 2016.

Fuente: Universidad de Oviedo
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La contaminación oceánica por microplásticos podría ser superior a la estimada

Las aguas superficiales del mar Mediterráneo contienen decenas de miles de microplásticos por km2. La cantidad aumenta en realidad a medida que disminuye su tamaño. Un nuevo trabajo alerta de que los métodos científicos empleados hasta ahora en el estudio de la contaminación por estos compuestos no muestran la imagen completa, por lo que este problema ambiental podría ser más grave de lo que se pensaba. 

¿El consumo de carne realmente nos hizo humanos?

Las evidencias paleoantropológicas halladas hasta ahora sobre el Homo erectus, que apareció hace unos dos millones de años, sugerían que la dieta carnívora había moldeado nuestra evolución e impulsado cambios en el comportamiento y los rasgos anatómicos humanos, como un mayor cerebro. Un equipo de científicos rebate ahora esta hipótesis, a la que asocian a un muestreo intensivo de fósiles en un periodo y yacimiento determinados.