Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se ha publicado en ‘Cornell Hospitality Quartely’

Los hoteles españoles con certificación ambiental no informan del destino de sus residuos

Unos 140 hoteles españoles están certificados de acuerdo al sistema europeo de certificación medioambiental EMAS, que obliga a informar públicamente sobre su política y comportamiento ambiental. Sin embargo, investigadoras de la Universidad Rey Juan Carlos I han demostrado que sólo el 0,9% de los hoteles informa sobre la emisión de gases de efecto invernadero, el 1,7% lo hace sobre las emisiones de CO2 y ninguno de ellos ofrece datos del impacto que tienen sobre la biodiversidad ni del destino de sus residuos.

Hotel rural. Foto: Fernando Arconada.

En junio de 2005 España se convirtió en el segundo país con más lugares y empresas certificadas por el Reglamento Comunitario de Ecogestión y Ecoauditoría (EMAS), más estricto que el ISO 14000. El sector hotelero español es líder en esta certificación que exige un compromiso de mejora continua y la elaboración de una declaración medioambiental debidamente validada. No obstante, aunque sí emiten esta declaración, la información que se incluye en ella no es siempre homogénea.

María Jesús Bonilla y Carmen Avilés, autoras del estudio e investigadoras de la Universidad Rey Juan Carlos I, decidieron comprobar en España el compromiso que exige la normativa europea a los hoteles, y solicitaron la declaración ambiental a 139. El 17% de los hoteles certificados no contestaron, y los que lo hicieron, informaron sobre todo del consumo de agua, el consumo de energía y la generación de residuos.

“Los hoteles informan de aquellos datos que tienen fácilmente al alcance en su sistema contable, pero elaborar información adicional es bastante costoso. Cada uno informa de lo que puede o le parece más interesante”, señala a SINC Bonilla. De ahí la disparidad de la información contenida en las declaraciones.

Según el estudio que se ha publicado en Cornell Hospitality Quartely, de los 115 hoteles certificados que respondieron a las investigadoras, sólo dos hoteles proporcionaron información de las emisiones en toneladas de CO2, cinco lo hicieron sobre el consumo de materias primas recicladas, y sólo uno informó sobre las emisiones de gases de efecto invernadero. Además ningún hotel informó sobre el impacto sobre la biodiversidad y el destino de los residuos.

Hasta ahora, “la normativa de EMAS no ofrece una guía exhaustiva de lo que deben publicar los hoteles, por eso entendemos que cada uno informa de lo que le parece”, apunta Bonilla. Las dos expertas esperan que la nueva versión EMAS III mejore esta deficiencia. Según ellas, “uno de los principales problemas es que la normativa actual no establece un formato específico ni indicadores concretos de los que tendrían que informar todas las empresas. En cambio se insta a las organizaciones a que apliquen una norma común al definir sus indicadores”.

Con la nueva normativa, los hoteles deberán prepararse para esta nueva declaración que exige, por ejemplo, informar de las emisiones de gases con efecto invernadero en toneladas equivalentes de CO2.

No es posible hacer un ranking de hoteles ‘verdes’

Las investigadoras fueron incapaces de hacer un ranking a partir de la información que dieron los hoteles, “aunque la comparabilidad se considera un principio básico”. A pesar de que en España el turismo sostenible se ha desarrollado mucho en los últimos años, con declaraciones medioambientales desiguales “no es posible identificar a un hotel certificado como más o menos ‘verde”, subrayan las expertas.

Bonilla y Avilés constatan también que las características de un hotel (número de habitaciones, tipo de turismo, perteneciente a una cadena hotelera o antigüedad en certificación medioambiental) no son concluyentes en cuanto a la cantidad y calidad de la información ambiental proporcionada.

“Partimos de la hipótesis de que los hoteles más antiguos podrían ofrecer más información, pero no es así. Resulta que los hoteles independientes ofrecen más indicadores que los asociados a cadenas”, concluye Bonilla.

“La mayor cadena registrada en este sistema es Paradores y no se puede decir que sus declaraciones sean de las más completas”, apunta la investigadora.

----------------------------------------

Referencia bibliográfica:

Bonilla Priego, María Jesús; Avilés Palacios, Carmen. “Analysis of Environmental Statements Issued by EMAS-Certified Spanish Hotels” Cornell Hospitality Quartely 49(4): 381-394 Noviembre 2008.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Martin Müller, experto en megaeventos
“Los Juegos Olímpicos siguen haciendo lo de siempre con un bonito envoltorio verde”

La pandemia pospuso a este verano de 2021 los JJ. OO. de Tokio, previstos en 2020. Mañana comienza uno de los acontecimientos más caros y seguidos del mundo, pero no por ello más sostenibles. Después de diez años estudiándolos, el profesor de Geografía Martin Müller señala que estos megaeventos podrían convertirse en motores de cambio hacia una transición sostenible, pero aún no lo son.

Calor, deshielo y microplásticos: lo que revela la mayor expedición realizada en el Everest

Una alianza entre National Geographic y Rolex ha permitido llevar a cabo la investigación más importante realizada hasta la fecha en la montaña más alta del planeta, el monte Everest. Allí, un equipo multidisciplinar, formado por 34 expertos, ha recabado datos que evidencian cómo la acción humana está deteriorando el entorno del Himalaya en Asia.