Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se ha publicado en 'Aquatic Microbial Ecology'

Los lagos tienen mayor diversidad genética de especies que los océanos

Un grupo de investigadores del Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CSIC), en Girona, ha comparado miles de secuencias genéticas de bacterias de lagos y océanos, y ha examinado sus relaciones filogenéticas para intentar entender la manera en la que las diferentes poblaciones de microorganismos se ensamblan para formar un ecosistema. Los resultados demuestran que los lagos presentan una mayor diversidad genética de especies que los océanos.

Bacterias marinas. Foto: CSIC.

Además de demostrar la mayor diversidad de los lagos frente a los océanos, el estudio, que se ha publicado en el último número de la revista Aquatic Microbial Ecology, demuestra que los lagos albergan comunidades más “emparentadas” entre sí que la de los acuíferos terrestres. Existe también un gran número de bacterias acuáticas terrestres (como Firmicutes y Actinobacteria) que no se desarrollan en el mar.

“Este estudio da los primeros pasos en la búsqueda de las reglas que rigen la manera en la que los microorganismos se organizan en comunidades funcionales en la naturaleza”, explica Emilio Casamayor, autor principal del estudio e investigador en el Centro de Estudios Avanzados de Blanes (Gerona).

Según el científico, “tradicionalmente se había considerado que los microorganismos se saltaban todas las barreras físicas, climáticas o biológicas que limitan la distribución de especies y que, por tanto, no existían factores externos que limitaran su presencia más allá de la adaptación al ambiente local. Es decir, teóricamente podría obtenerse cualquier especie microbiana en cualquier parte del planeta, ya que para cualquier microorganismo todos los ambientes estarían conectados”.

Sin embargo, la investigación indica que esto no es del todo cierto y que, al igual que otros seres vivos, los microorganismos se ven afectados por barreras geográficas que impiden su distribución global. “En una analogía con el mundo animal, sería un equivalente a lo que ocurre con los insectos que no han podido colonizar el mar”, apostilla el investigador.

------------------------------

Referencia bibliográfica:

Barberán A, Casamayor E.O. “Global phylogenitic community structure and biodiversity patterns in surface bacterioplankton metacommunities” Aquatic Microbial Ecology Vol 59, nº1, 2010.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.