Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los neandertales fueron atacados por los grandes carnívoros

Los neandertales eran buenos cazadores, pero esta cualidad no les libraba de ser víctimas del ataque de los grandes carnívoros. Así lo demuestra un nuevo estudio basado en la investigación forense del IPHES y que permitirá a partir de ahora que la medicina forense incorpore la identificación de las marcas que este tipo de animales dejan en los cuerpos.

Recreación artística de una mujer neandertal (en 1968 en Lezetxiki se encontró el humero entero de una neandertal) y un oso de las cavernas. / José Antonio Peñas | Sinc.

El cráneo infantil descubierto en Cova Negra (Valencia) contiene marcas de un carnívoro de gran tamaño sin identificar

A pesar de ser muy buenos cazadores, los neandertales (Homo neanderthalensis) también fueron presas de los grandes carnívoros. Investigadores del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) ha analizado 140 casos recogidos en informes forenses actuales de todo el mundo en los que los individuos presentaban traumatologías causadas por ataques de leones, tigres, osos y leopardos, entre otros.

El equipo de investigación comparó las patologías de los homínidos actuales registradas en los informes forenses con las observadas en fósiles de neandertales.

“Las patologías actuales son muy iguales a las detectadas en los homínidos del Pleistoceno. Se adecuaban al mismo patrón y, por consiguiente, interpretamos que los neandertales eran también atacados por grandes carnívoros”, comenta Edgard Camarós, uno de los autores del estudio publicado en Archaeological and Anthropological Sciences.

En este sentido, un ejemplo concreto es el del cráneo infantil descubierto en Cova Negra (Valencia), que contiene marcas de un carnívoro de gran tamaño sin identificar. “Esto pone de manifiesto la importancia que la depredación tiene en la evolución humana, así como la fuerte presión que existía entre esta especie y los grandes carnívoros de la prehistoria”, manifiesta Camarós.

A partir de ahora la medicina forense permitirá identificar en neandertales a qué animal pertenecen las señales de los ataques

Pero el trabajo va más allá. A partir de ahora la medicina forense podrá beneficiarse del conocimiento sobre los neandertales ya que podrá identificar a qué animal pertenecen las señales de ataque que ya se han observado en los cadáveres actuales. “Hasta el momento no se disponía de nada así”, asegura el experto del IPHES.

Según el científico, “el uso de la medicina forense para explicar el pasado aporta mucha información y abre un camino hacia nuevos enfoques en los que no existen fronteras entre ciencias”.

Además del IPHES, en la investigación también han participado miembros de la Universidad Autónoma de Barcelona y de la Universidad de Valencia.

Referencia bibliográfica:

Camarós, E., et al., “Large carnivore attacks on hominins during the Pleistocene: A forensic approach with a neanderthal example”, Archaeological and Anthropological Sciences. (2015).

Fuente: IPHES
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los rasgos que distinguen al cerebro humano moderno surgieron después de su dispersión desde África

La reorganización del lóbulo frontal, similar a la de los humanos actuales, evolucionó mucho más tarde de que la especie saliera del continente africano, según un estudio publicado en Science.

Estos macacos se relacionaron más entre ellos tras el paso del huracán María

Al igual que los humanos cuando ocurre un desastre natural, los macacos Rhesus de la isla Cayo Santiago, en Puerto Rico, incrementaron su red social después la devastación provocada por el huracán María en 2017. Esta alteración generó más beneficios a los primates, sobre todo a los que eran más solitarios antes de la catástrofe.