Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los ojos de los caballos reflejan su estrés

¿Cómo se puede saber si un caballo se siente estresado? La respuesta está en sus ojos y la forma en la que sus párpados se contraen. Un nuevo estudio revela que estos equinos, protagonistas de nuestro #Cienciaalobestia, parpadean menos y contraen más sus párpados cuando están bajo estrés.

Los ojos de los caballos pueden ser buenos indicadores de estrés. / Pixabay

Saber si un caballo está agitado o no es ahora posible mirándolo a los ojos. Aunque muchos cuidadores pueden reconocer cuando sus animales están inquietos, a veces puede resultar difícil percibir el estado de ánimo de un caballo, sobre todo si el equino ha sido bien entrenado.

El hallazgo permite de forma fácil, simple y sobre todo no invasiva detectar el estrés en los caballos

“Cuando se entrenan caballos, les enseñamos específicamente a suprimir sus respuestas al estrés porque se quiere que reaccionen cuando están asustados o nerviosos. Pero incluso si han aprendido a suprimir su reacción, en realidad no disminuye el estrés que sienten”, cuenta Katrina Merkies, profesora en el Ontario Agricultural College de la Universidad de Guelph (Canadá).

Un nuevo estudio, liderado por Merkies y publicado en la revista Animals, muestra por primera vez la importancia de las contracciones de los párpados como indicadores de estrés. Aunque los monitores de frecuencia cardíaca o los niveles de cortisol en la sangre ya pueden mostrar estos datos, el hallazgo permite de forma fácil, simple y sobre todo no invasiva detectar el estrés en estos mamíferos.

“Con los humanos, ya conocemos los cambios de parpadeo cuando estamos bajo presión. Algunos estudios han demostrado que parpadeamos más cuando estamos alterados, mientras que otros descubrieron que parpadeamos menos. Queríamos ver si las tasas de parpadeo de los caballos también variaban”, explica Katrina Merkies, profesora en el Ontario Agricultural College de la Universidad de Guelph (Canadá).

Una mirada que dice mucho

El equipo de investigación reclutó a 33 caballos de varias razas de tres instalaciones de clases de equitación en el este de Ontario y los expusieron a tres escenarios levemente estresantes.

Durante la restricción de alimentos, las contracciones de los párpados aumentaron de dos a seis contracciones por minuto

En el primero, se lanzó una pelota frente al caballo en un intento de asustar al animal. En el siguiente, el caballo se separó visualmente de su yeguada durante unos minutos. Y por último, los científicos quitaron durante tres minutos la comida del caballo justo a la hora de comer mientras que sus compañeros sí podían comenzar a alimentarse.

Los investigadores grabaron a los caballos y observaron los cambios en el movimiento de sus ojos y oídos, la inclinación de la cabeza y la inquietud general. Descubrieron que retener la alimentación durante unos minutos era lo más estresante para el caballo, como lo indica su mayor frecuencia cardíaca, inquietud y movimiento de la cabeza. Por el contrario, la separación y la prueba de sobresalto provocaron poca respuesta, seguramente porque estaban acostumbrados a ello.

“La retirada de alimentos fue algo nuevo, por lo que es probable que esa fuera la causa por la más se estresaron”, indica la experta. Cuando los investigadores revisaron los vídeos de los ojos de los caballos durante el momento más angustioso, notaron que los animales parpadeaban menos pero movían más los párpados superiores.

La tasa de parpadeo total de los caballos disminuyó a una media de cinco parpadeos por minuto durante el estrés en comparación con las ocho o nueve veces por minuto cuando estaban relajados.

Durante la restricción de alimentos, sus contracciones de los párpados aumentaron de media de dos contracciones por minuto a seis contracciones por minuto. Los científicos no constaron un aumento en las contracciones de los párpados con las otras pruebas de estrés.

“No hay una técnica que nos diga todo, pero esta es otra herramienta que podemos aprovechar para comprender mejor a nuestros animales”, concluye Merkies.

Referencia bibliográfica:

Katrina Merkies et al. “Eye Blink Rates and Eyelid Twitches as a Non-Invasive Measure of Stress in the Domestic Horse” Animals 2019, 9(8), 562

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los neandertales tenían mayor semejanza genética con los ‘Homo sapiens’ que con los denisovanos

Un equipo, con participación española, ha analizado las secuencias genéticas del cromosoma Y de neandertales y denisovanos, estrechamente relacionados evolutivamente con los primeros. Los resultados revelan, sin embargo, mayor similitud genética entre los neandertales y los humanos modernos, lo que deja a los denisovanos como un linaje de una raíz más antigua para este marcador genético.

Alt de la imagen
Anatolia y el sur del Cáucaso no son la cuna de los caballos domésticos

El ADN antiguo de 111 restos indica que hace 4.000 años se produjo una entrada repentina de caballos domésticos desde las estepas euroasiáticas. El trabajo, que cuenta con la participación del CSIC, refuta la hipótesis de que la domesticación de los caballos comenzó hace unos 5500 años de forma independiente Anatolia y el sur del Cáucaso.