Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los padres con los testículos pequeños se involucran más en el cuidado de sus hijos

Los cerebros de todos los varones no reaccionan igual ante sus niños. Un estudio realizado a partir de escáneres cerebrales indica que los hombres con menor volumen testicular están más implicados en los cuidados paternales. Los autores señalan que el tamaño de las gónadas tiene que ver con la producción de testosterona, y esta, con la energía que los machos invierten en la crianza.

En el trabajo participaron setenta padres biológicos de entre 21 y 43 años de edad. / Steve Babb

El tamaño de los testículos afecta al nivel de implicación de los padres en el cuidado y crecimiento de sus hijos, según un estudio de la Universidad Emory en EEUU publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

“Estudios anteriores habían demostrado un vínculo entre una fuerte implicación del padre y niveles de testosterona bajos –explica a SINC el antropólogo James Rilling, uno de los autores del trabajo–. Ahora hemos encontrado una relación con el tamaño de los testículos”.

Dado que el volumen testicular se asocia con la producción de testosterona y esperma, Rilling decidió investigar la relación entre el tamaño de las gónadas y la energía que los hombres invierten en sus crías.

En el trabajo participaron setenta padres biológicos de entre 21 y 43 años de edad, con hijos de entre uno y dos años. Con imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI), los investigadores, por un lado, cuantificaron el volumen de los órganos reproductores; y por otro, monitorizaron la actividad cerebral de los padres mientras observaban fotografías de sus niños.

Los resultados indican que los hombres con los testículos pequeños invierten menos recursos en el apareamiento y más en el cuidado de sus hijos

Además, los voluntarios completaron una encuesta sobre su grado de participación en el cuidado de los hijos, con preguntas sobre actividades habituales como el acompañamiento de los niños al médico o la atención durante la noche.

“Los resultados indican que los hombres con testículos más pequeños se involucran más en el cuidado infantil y además, al ver las fotos de sus niños, experimentan estímulos más fuertes en los circuitos del cerebro relacionados con la recompensa y la motivación”, afirma el investigador.

Según los datos de Rilling y su equipo, existe una correlación débil pero positiva entre el volumen de las gónadas y la producción de testosterona. “Otros estudios han demostrado que el tamaño de los testículos está ligado más fuertemente con la cantidad y calidad del esperma”, destaca Rilling. Los autores creen que la relación entre el tamaño de los testículos y la actividad cerebral asociada al cuidado de los hijos sugiere un equilibrio entre apareamiento y crianza.

Una hipótesis evolutiva

Existe una hipótesis evolutiva según la cual todos los organismos tienen una cantidad finita de energía para dedicar al esfuerzo reproductivo, que puede invertirse en la crianza de los hijos o en el apareamiento.

Esta teoría sugiere que ambas actividades compiten, de manera que los hombres que dedican más energía a buscar oportunidades de apareamiento se quedan con menos fuerzas disponibles para cuidar de sus hijos, y viceversa. “Los datos de otras especies sugieren que la frecuencia de apareamiento se relaciona positivamente con el tamaño de los testículos”, asegura el profesor de la Universidad de Rilling.

En la misma línea, al disminuir sus niveles de testosterona, el macho minimiza esfuerzos por aparearse y los canaliza hacia la atención de la prole. “Los resultados del estudio indican que los hombres con los testículos más pequeños invierten menos recursos en el apareamiento y por tanto están más involucrados en el cuidado de sus hijos”.

Referencia bibliográfica:

Jennifer S. Mascaroa, Patrick D. Hacketta, and James K. Rilling, “Testicular volume is inversely correlated with nurturing-related brain activity in human fathers”, PNAS 9 de septiembre de 2013.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La tranquila vida del elefante enano de Sicilia, secreto de su longevidad

Un estudio con participación española ha concluido que este animal prehistórico, al vivir en un ecosistema insular, poseía unas características muy distintas a las de sus parientes continentales: crecía a un ritmo muy lento, alcanzaba la madurez sexual alrededor de los 15 años y tenía una esperanza de vida larga, de al menos 68 años.

Un misterioso homínido bípedo dejó sus huellas hace más de 3 millones de años en Tanzania

Estas pisadas fosilizadas halladas en el yacimiento a de Laetoli en Tanzania en la década de 1970 no son de osos, sino de humanos primitivos. Así lo confirma un nuevo estudio que presenta pruebas concluyentes de que múltiples especies de homínidos coexistieron en esa región y que el desconocido dueño de las huellas caminaba erguido.