Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida

Los pingüinos han perdido sentido del gusto por vivir a temperaturas extremas

Los pingüinos solo son capaces de distinguir dos de los cinco sabores: agrio y salado. Según investigadores de la Universidad de Michigan (EE UU) esto puede deberse al frío extremo de la Antártida, pero lo que aún no tienen claro es si la morfología rugosa de la lengua de los animales y su costumbre de tragar los alimentos enteros es causa o consecuencia de esta pérdida.

Los pingüinos solo detectan los sabores agrio y salado. / Wikipedia

El sabor del pescado o de la fruta no provocan ningún placer en el paladar de los pingüinos. Un estudio genético realizado por investigadores de la Universidad de Michigan (EE UU) revela que estas aves marinas han perdido tres de los cinco sabores básicos – amargo, dulce y umami (cárnico)– a través de la evolución. Para ellos la comida solo tiene dos sabores: salado y agrio.

“No sabemos aún cómo afecta esta pérdida del gusto a la vida de los pingüinos. En general, el sabor agrio ayuda a detectar la comida estropeada y el amargo a detectar componentes tóxicos, no sabemos si los pingüinos tienen otros modos de detectarlas”, explica a Sinc Jianzhi Zhang, investigador de la universidad estadounidense y autor principal del trabajo, publicado hoy en la revista Current Biology.

El sabor cárnico y el amargo se perdieron en el ancestro común de los pingüinos, mientras que el dulce se perdió mucho antes

Los autores indican que el sabor cárnico y el amargo se perdieron en el ancestro común de los pingüinos, mientras que el dulce se perdió mucho antes. “Los receptores del gusto podrían haber desaparecido en los pingüinos a causa del frío extremo de los entornos en los que vive. Todos los pingüinos tienen raíces en la Antártida, incluso los que han migrado a lugares más cálidos", añade Zhang.

A diferencia de los receptores para sabores salados y agrio, los necesarios para detectar el dulce, el amargo y el sabor de la carne son sensibles a la temperatura y no funcionan bajo temperaturas muy frías. “En otras palabras, incluso si los pingüinos tuvieran los receptores, no serían de mucha utilidad para muchos de ellos” aseguran los científicos.

Comer sin masticar

Además, los pingüinos tienen el hábito de tragar la comida entera. “Este comportamiento así como la función y estructura de su lengua, indican que el pingüino no necesita percibir sabores, pero lo que no está claro es si estos rasgos son causa o consecuencia de la pérdida”, señala el investigador.

Las lenguas de los pingüinos también tienen otras peculiaridades. Algunos estudios anatómicos apuntan a que algunos pingüinos carecen completamente de papilas gustativas –la localización de los receptores del gusto–. En lugar de tener las lenguas cubiertas de papilas rígidas y afiladas, están cubiertas de una gruesa capa rugosa, lo que les puede servir para atrapar y sostener la comida.

Muchos otros pájaros, como los pollos y los pinzones, tampoco pueden detectar el sabor dulce. Pero sí que tienen receptores para detectar el amargo y el sabor de la carne.

Referencia bibliográfica:

Jianzhi Zhang et al. “Molecular evidence for the loss of three basic tastes in penguins”. Current Biology 16 de febrero de 2015 http://dx.doi.org/10.1016/j.cub.2015.01.026

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Las focas ayudan a descubrir desconocidas corrientes del océano Antártico

Las corrientes de los océanos son invisibles, sobre todo las que discurren bajo el hielo marino del océano Austral. Dos equipos de científicos han podido observar por primera vez en la Antártida pequeños y enérgicos flujos de agua gracias a robots oceánicos y a sensores unidos a las focas de Weddell, protagonistas del #Cienciaalobestia.

Alt de la imagen
La reintroducción de gacelas de Cuvier recupera la especie en su hábitat natural

En una instalación singular del CSIC en Almería y en el Oasis Park Fuerteventura criaron a 43 gacelas Cuvier para ser reintroducidas en Túnez. El estudio de los tres años posteriores a este trabajo muestra el notable incremento de la población y sugiere la existencia de una variabilidad genética mayor que la de la población cautiva.