Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los ratones que viven en ambientes saludables se dan menos atracones de azúcar y alcohol

Investigadores españoles han confirmado en ratones que una vida saludable reduce la propensión a ingerir alimentos excesivamente dulces o drogas, en grandes cantidades y en un corto período de tiempo. El estudio apunta que impedir estos trastornos por atracón previene futuras adicciones y recomienda fomentar el juego, la interacción social y el ejercicio físico desde la infancia.

Existe un síndrome de adicción a comida que se manifiesta en la incapacidad para controlar y regular su consumo y que puede desembocar en obesidad. / Pixabay

Un equipo de expertos de la Universidad de Almería (UAL) ha demostrado en ratones que vivir en ambientes saludables reduce la posibilidad de consumir comidas azucaradas o alcohol en grandes cantidades y en períodos puntuales. El estudio apunta que mitigar estos atracones previene posteriores adicciones.

Inmaculada Cubero, catedrática de Psicobiología y responsable de la investigación, destaca la perspectiva preventiva del estudio: “Somos los primeros en el mundo que hemos optado por poner la mirada en las etapas iniciales de consumo antes de que se desarrolle la adicción”, precisa.

Cuando los ratones expuestos a un consumo de sacarosa a oscuras hacían ejercicio, jugaban y convivían en grupo, se reducía de forma inmediata la ingesta

Los investigadores intentan hacer un abordaje temprano de la adicción y prevenirla, a través de controles de los episodios previos de ingesta por atracón, con herramientas puramente psicológicas como alternativa a las terapias farmacológicas.

Su objetivo es comprobar si un cambio positivo en el ambiente (alto nivel de interacción social y promoción del deporte y el juego) reduce, evita o previene estos episodios, tanto de azúcar como de alcohol, sin tener que recurrir a los medicamentos.

Los científicos realizaron las pruebas en distintas subpoblaciones de ratones, caracterizando la ingesta de sacarosa que replica, a escala animal, lo que les ocurre a las personas.

Entre los principales hallazgos se constató que, cuando los ratones adultos expuestos a un consumo de sacarosa en oscuridad a largo plazo disfrutaron de condiciones de enriquecimiento ambiental (podían realizar ejercicio físico, juegos y convivían en grupo) se reducía de forma inmediata la ingesta.

Para los autores, la exposición a estos espacios genera un efecto terapéutico y las conclusiones de este trabajo, recogidas en dos estudios publicados en Frontiers in Behavioral Neuroscience y Appetite, son extrapolables a los seres humanos.

Vulnerabilidad a las adicciones

Según Cubero, estudiar este fenómeno episódico puede ser la antesala para comprender por qué se desarrollan posteriormente las adicciones, tanto a alimentos dulces como a alcohol. El objetivo es abortar el consumo repetitivo de comidas y drogas y prevenir, más que curar, el fenómeno de la adicción a estas.

La línea de investigación se centra en responder a la pregunta de por qué los humanos tienen una tendencia a consumir comida por impulsos y de forma compulsiva, en concreto, de sustancias dulces o que lleven azúcares añadidos, así como drogas como el alcohol, y que podría derivar en una adicción.

La línea de investigación se centra en responder a la pregunta de por qué los humanos tienden a consumir comida por impulsos y de forma compulsiva

El alcohol y las sustancias azucaradas producen unos fenómenos neuronales o nerviosos comunes. "Existen paralelismos que son absolutamente completos. Hay muchos sistemas y mecanismos cerebrales que se comparten para que finalmente una persona desarrolle una adicción a comida o a alcohol", asegura Cubero.

El momento más crítico es la adolescencia. “Cuando somos adultos jóvenes existe un alto riesgo de ser expuesto a la posibilidad de, libremente, elegir los consumos excesivos”, apunta la catedrática de la UAL.

“Existe un síndrome de adicción a comida que se manifiesta en la incapacidad para controlar y regular su consumo y que puede desembocar en obesidad. Este momento se considera una primera fase de alta vulnerabilidad, que si continúa de forma cronificada en el tiempo, existe un alto porcentaje de la población que acabarán desarrollando las adicciones propiamente dichas”, concluye.

Referencias bibliográficas:

Elisa Rodríguez-Ortega, Manuel Alcaraz-Iborra, Leticia de la Fuente, Enedina de Amo, Inmaculada Cubero: 'Environmental Enrichment During Adulthood Reduces Sucrose Binge-Like Intake in a High Drinking in the Dark Phenotype (HD) in C57BL/6J Mice'. Frontiers in Behavioral Neuroscience. 2019.

Elisa Rodríguez, Manuel Alcaraz, Leticia de la Fuente, Inmaculada Cubero: 'Protective and therapeutic benefits of environmental enrichment on binge-like sucrose intake in C57BL/6J mice'. Appetite, 2019.

Este proyecto de la Universidad de Almería liderado por Inmaculada Cubero forma parte del Plan Nacional de Investigación, financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, Fondos FEDER y cuanta con la participación de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad de la Junta de Andalucía.

Fuente: Fundación Descubre
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La vacuna contra la gripe, aliada frente al coronavirus en 2020

Comienza la campaña de vacunación de la gripe y, este año, los expertos piden más que nunca reforzar la inmunización. El objetivo es evitar complicaciones y fallecimientos en personas vulnerables y evitar una sobrecarga en el sistema asistencial ante la coexistencia de la epidemia con la pandemia de covid-19.

Alt de la imagen
Jaime Signes-Costa, neumólogo
“Cuando los pacientes son dados de alta les quedan secuelas, no es una curación completa”
Adeline Marcos

Casi 1,7 millones de personas se han recuperado de la COVID-19 en todo el mundo, pero muchas sufren efectos secundarios de los que aún se conoce poco. El jefe de servicio de Neumología del Hospital Clínico Universitario de Valencia lidera un proyecto que pretende saber de forma precoz quiénes pueden presentar alteraciones funcionales respiratorias a corto y medio plazo.