Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los teotihuacanos exhumaban a sus muertos y los honraban con maquillaje

Investigadores españoles y mexicanos han analizado por primera vez en el continente americano restos de cosméticos en tumbas de civilizaciones prehispánicas y han descubierto que en la cultura teotihuacana, estos maquillajes se empleaban como parte de un ritual post mórtem para honrar a los personajes destacados. Los restos corroboran además la existencia de un comercio fluido entre diferentes zonas de México.

Calzada de los Muertos de la ciudad de Teotihuacan. Imagen: Hector García.

Científicos valencianos y mexicanos han trabajado juntos para descubrir, en las urnas del lugar arqueológico de Teotihuacan (México), restos de cosméticos que se empleaban con fines funerarios entre 200 y 500 d. C.

Desde 2006, científicos de la Universitat Politècnica de València y de la Universitat de València investigan la pintura mural maya en México y Guatemala. Del contacto con investigadores de la Universidad Nacional de México que trabajaban en las mismas zonas, surgió el proyecto para conocer la composición y funcionalidad de los cosméticos que se encontraron en las vasijas de Teotihuacan. Ahora sus resultados se publican en el Journal of Archaelogical Science.

“La conclusión a la que hemos llegado por la estructura de los pigmentos encontrados es que son restos de cosméticos que se utilizaban en ritos posteriores al enterramiento. En aquella época había costumbre de hacer periódicamente cultos en recuerdo de los fallecidos de la alta nobleza”, declara a SINC María Teresa Domenech Carbo, directora del Instituto Universitario de Restauración del Patrimonio de la Universitat Politècnica de València y autora principal del estudio.

En esos ritos, el sumo sacerdote de la ciudad celebraba una ceremonia en las casas de los ciudadanos más notables –nobles, príncipes o reyes– porque en aquella época se enterraba a los muertos en las mismas viviendas, en el subsuelo de las casas.

“El sacerdote iba a la vivienda y con la familia presente se homenajeaba al difunto. Los cosméticos los empleaba el oficiante de la ceremonia y formaban parte del rito. Por los restos de partículas carbonosas encontrados, cabe pensar que se quemaron materiales aromáticos y el sacerdote pintaría parte de su cuerpo con esos pigmentos. Además, es probable que exhumaran el cadáver y lo ‘redecorasen’ también”, explica Domenech.

“El sacerdote iba a la vivienda y con la familia presente se homenajeaba al difunto"

Aunque podría pensarse que los materiales de estas urnas pertenecieron al difunto en vida y que, como hacían los egipcios, se podrían haber introducido en la tumba para que acompañasen al muerto en su ‘nueva vida’, el hecho de que no llevasen ningún tipo de aglutinante –un vehículo orgánico que permite que se fije a la cara o al cuerpo el maquillaje– indica que tenían más bien un carácter simbólico.

“No es muy frecuente encontrar productos cosméticos en las excavaciones arqueológicas de América. Estos son los primeros que se analizan de forma seria y sistemática en este continente”, asegura la investigadora. En Europa y África, sobre todo en países como Italia y Egipto, el análisis de productos cosméticos es más común.

Teotihuacan es uno de los lugares arqueológicos más importantes y visitados de México, al encontrarse cerca de la ciudad de México D. F. y por su espectacular gran pirámide.

Comercio fluido en el México prehispánico

Además de aportar un mayor conocimiento sobre los ritos funerarios de esta cultura milenaria, los restos de cosméticos encontrados ayudan a identificar la relevancia social de los individuos enterrados y corroboran la existencia de un comercio fluido entre diferentes zonas de México.

Los científicos hallaron materiales que proceden del entorno de Teotihuacan, como pigmentos de roca pulverizada de características volcánicas y otros de tipo arcilloso pertenecientes al contesto geológico de esta zona.

Sin embargo, algunos restos –como las partículas de mica y de jarosita encontradas– no son propios de este entorno y probablemente se importaron de diferentes partes de México, lo que indica que había comercio. “No es algo sorprendente porque esta ciudad dominaba toda el área mesoamericana, y concretamente en determinadas zonas del sur se demuestra que había un comercio fluido”, apunta la investigadora.

Por otro lado, la aparición de estos restos con el cuerpo de un difunto es un indicador de su estatus social. “A no ser que fuera una persona muy destacada de esta civilización no se le enterraba con estos productos cosméticos. La persona fallecida tendría que haber ocupado un puesto importante en la sociedad, ser un rey, un príncipe o un alto noble”, asegura la experta.

Posteriormente a este trabajo, el equipo de investigación ha analizado otro conjunto de materiales cosméticos en la región de Guatemala que está pendiente de publicación.

Referencia bibliográfica:

María Teresa Doménech-Carbó, María Luisa Vázquez de Agredos-Pascual, Laura Osete-Cortina, Antonio Doménech-Carbó , Núria Guasch-Ferré , Linda R. Manzanilla , Cristina Vidal-Lorenzo. “Characterization of prehispanic cosmetics found in a burial of the ancient city of Teotihuacan (Mexico)” Journal of Archaeological Science 39: 1043 – 1062, 2012.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Una tablilla babilónica muestra el ejemplo de geometría aplicada más antiguo del mundo

Mil años antes de que naciera Pitágoras, en la Antigua Babilonia ya se trazaban triángulos y ternas pitagóricas para delimitar las tierras. Así lo confirma una pieza de arcilla de hace 3.700 años redescubierta en un museo de Estambul (Turquía) por un matemático australiano.

Nuevas pistas sobre el misterioso torreón de la ‘Pompeya vetona’

Parecían un montón de piedras más en el castro de Ulaca (Ávila) pero en los últimos años, con técnicas geofísicas y de fotogrametría aérea, investigadores de las universidades Politécnica y Complutense de Madrid han descubierto que posiblemente sean los restos de una antigua atalaya. Desde ella se pudo controlar este gran poblado vetón, aunque la localización privilegiada del edificio y su proximidad a manantiales también hace pensar en una función política y religiosa.