Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los vertebrados forestales amenazados prefieren los árboles viejos

Los árboles más antiguos pueden ser un buen bioindicador de la presencia de animales vertebrados amenazados, según una investigación de la Universidad de Salamanca. Al cruzar datos sobre la distribución de árboles de gran tamaño, probablemente todos ellos centenarios, con datos sobre la presencia de animales vertebrados que viven en hábitats forestales en peligro de extinción y vulnerables, los investigadores han comprobado que coinciden en los mismos lugares.

Colonia de murciélagos / Luis Hernández Tabernero

Investigadores de la Universidad de Salamanca han comparado la distribución de árboles viejos de la provincia de Salamanca con los datos de presencia de animales vertebrados amenazados que viven en hábitats forestales y han comprobado que existe una correlación significativa entre ambos parámetros. El estudio indica que es más probable encontrar especies como el águila imperial (Aquila adalberti), el buitre negro (Aegypus monachus), lince ibérico (Lynx pardinus), el milano real (Milvus milvus) y varias especies de murciélagos en lugares con una mayor densidad de árboles viejos.

“La presencia de árboles viejos es un índice de la calidad del hábitat”, explica Marina Núñez, investigadora del Departamento de Biología Animal y Ecología de la Universidad de Salamanca y autora del artículo que aparece en la revista científica Pirineos. “Un bosque maduro muestra que ha habido poca actividad humana y, por lo tanto, ha sido un lugar adecuado para la reproducción de especies que en otros ambientes tienen más problemas”, señala. Por eso, estudios como éste pueden ser muy útiles a la hora de tomar decisiones de gestión medioambiental, como la reintroducción de especies.

“La presencia de árboles viejos es un índice de la calidad del hábitat”, explica Marina Núñez

La investigación incluye todas las especies de vertebrados amenazados presentes en la provincia de Salamanca que estuvieran ligadas al hábitat forestal, a excepción del desmán ibérico, por no disponer de datos suficientes. En total son 17 y tres de ellas están catalogadas en peligro de extinción: águila real, milano real y lince ibérico. El resto entran en la categoría de vulnerables, incluyendo el buitre negro, el águila-azor perdicera (Hieraaetus fasciatus), la cigüeña negra (Ciconia nigra) y el alimoche común (Neophron percnopterus) y 10 especies de murciélagos.

La provincia salmantina es especialmente rica en árboles antiguos, sobre todo en los municipios del oeste y del sur, y la labor de catalogación que realizan los agentes forestales ha hecho posible un estudio que en otros lugares del país sería más difícil. Sin embargo, en Salamanca está disponible una rica base de datos, tanto faunística como forestal, a cargo de Teresa Tarazona, del Servicio Territorial de Medio Ambiente.

“Las estadísticas son muy contundentes y nos permiten ligar los árboles viejos a la biodiversidad”, añade la científica

En total se han analizado casi 1.500 árboles de 35 especies. Como no siempre se conoce la edad concreta de los árboles, el criterio utilizado para incluirlos en la investigación ha sido el tamaño, pero los científicos están seguros de que en todos los casos se trata de ejemplares centenarios.

Los investigadores han elaborado un modelo que indica la probabilidad de encontrar una determinada especie de vertebrado forestal y que se relaciona claramente con la densidad de árboles viejos. Las únicas especies que no siguen claramente este patrón son las que no requieren un hábitat forestal para su reproducción, el águila perdicera y el alimoche.

“Las estadísticas son muy contundentes y nos permiten ligar los árboles viejos a la biodiversidad”, comenta Marina Núñez, que firma el artículo junto a Teresa Tarazona y los profesores de la Universidad de Salamanca Fernando Silla y Luis Delgado.

Referencia bibliográfica

M. Núñez, T. Tarazona, F. Silla y L. Delgado (2016). "Árboles viejos como indicadores de biodiversidad de vertebrados forestales amenazados de la provincia de Salamanca (España). Pirineos", 171, e020. doi: http://dx.doi.org/10.3989/Pirineos.2016.171004

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Estos podrían ser los restos fosilizados de las primeras esponjas de mar

Unos 90 millones de años antes de que los niveles de oxígeno de la Tierra aumentaran para sustentar la vida, las esponjas ya vivían en los océanos, según sugiere el análisis de unas estructuras fósiles encontradas en Canadá. Los restos, hallados en antiguos arrecifes de unos 890 millones de años de antigüedad, podrían ser las primeras evidencias de vida animal.

La salud del planeta empeora y aumentan los desastres climáticos desde 2019

Inundaciones devastadoras en Europa y China, olas de calor históricas en Canadá y grandes incendios forestales son algunos de los fenómenos extremos que se han producido estas últimas semanas. Pero estos eventos se han intensificado desde los últimos años. Un nuevo estudio recoge datos preocupantes del estado ambiental del planeta y concluye que no se han tomado medidas efectivas para paliar el cambio climático.