Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Mapa de colillas en Madrid: ubicuidad y desigualdad por barrios

Investigadores de la Universidad de Alcalá han desarrollado una metodología para estimar y cartografiar los desechos de cigarrillos en las calles de Madrid. Los resultados señalan que el 73 % de los espacios públicos de la ciudad albergan estos residuos. También identificaron diferencias entre barrios.

El estudio muestra que el consumo de tabaco continúa estando normalizado en nuestra sociedad. / Pixabay 

El próximo  31 de mayo se celebra el Día Mundial sin Tabaco, que este año se centra en proteger a los jóvenes de la manipulación de la industria y evitar que consuman tabaco y nicotina. 

Los investigadores han aplicado un método basado sistemas de información geográfica para estimar y cartografiar la presencia de colillas en el entorno urbano y lo han aplicado a las calles de Madrid

Uno de los problemas más notorios en este ámbito es el desecho de los cigarrillos en la vía pública tras su consumo. Se estima que en todo el mundo se fuman alrededor de 6 billones de cigarrillos cada año, de los cuales 4,5 billones son desechados en el medioambiente, constituyendo entre el 25 y 50% de toda la basura en el mundo. Las colillas de cigarrillos contienen sustancias cancerígenas y tóxicas que contaminan el suelo, el agua y dañan la biota. Además, pueden permanecer hasta dos años en el entorno hasta su total descomposición.

Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad de Alcalá ha desarrollado un método basado en sistemas de información geográfica (SIG) para estimar y cartografiar la presencia de colillas en el entorno urbano y lo han aplicado a las calles de Madrid. Los resultados se han publicado en la revista Environmental Research.

“Hasta el momento, este fenómeno había sido explorado en relación a un conjunto específico de espacios: locales de hostelería, parques, playas, etc. Sin embargo, es necesario estudiar este problema desde un enfoque espacial y global, analizando la exposición a estos desechos a lo largo de todo el espacio continuo de la ciudad. Ello ayudaría a diseñar planes más efectivos de intervención para reducir la presencia de estos residuos en la vía pública y sus efectos en el medio ambiente”, afirma Roberto Valiente, primer firmante del artículo.

En el 73 % de los espacios públicos hay colillas y se encontraron altas concentraciones cerca de locales de hostelería, entradas de transportes, centros educativos, supermercados y parques infantiles, entre otros

Los resultados constatan la ubicuidad de colillas por toda la ciudad. El 73 % de los espacios públicos presentan estos residuos. Se encontraron altas concentraciones de colillas alrededor de los locales de hostelería, entradas de transportes públicos, centros educativos, supermercados y otros pequeños comercios, parques infantiles y alrededor de los bancos en las calles y espacios públicos. Estos espacios han sido también identificados como puntos con presencia frecuente de colillas en otros estudios.

Presencia de colillas de tabaco en las calles de Madrid: el 73 % de los espacios públicos presentan estos residuos. Hay diferencias en la exposición entre barrios (en rojo, alta concentración). / UAH

Además, las estimaciones determinaron que la presencia de colillas no es uniforme en la ciudad. Distritos centrales, como Centro, Chamberí o Salamanca, con una alta densidad de comercios, locales de ocio, actividades turísticas y densidad de población registraron las mayores concentraciones de colillas en la ciudad.

También se advirtió que distritos del sur de la ciudad, como Carabanchel, Usera y Puente de Vallecas, registraron mayor presencia de colillas que distritos como Barajas, Hortaleza y Fuencarral-El Pardo en el norte.

“Esto puede ser debido a que en los distritos del sur existe una mayor diversificación de usos de suelo y están más densamente poblados. Además, otro posible origen de estas diferencias puede estar en la diferente frecuencia de limpieza en las calles”, afirman los investigadores.

Distritos del sur de la ciudad, como Carabanchel, Usera y Puente de Vallecas, registraron mayor presencia de colillas que distritos como Barajas, Hortaleza y Fuencarral-El Pardo en el norte

Trabajo de campo

Efectivamente, según datos de 2016, año en el que se llevó a cabo el trabajo de campo, los gastos de limpieza fueron diferentes entre los distritos de la ciudad: mientras en Fuencarral-El Pardo y Hortaleza se gastaron 46€ y 40,4€ por habitante al año, respectivamente; en Carabanchel o Usera el gasto fue de 36,6€. Como otras posibles explicaciones, cabría pensar en la diferente prevalencia de consumo de tabaco (es decir, el porcentaje de población fumadora con respecto al total de la población) entre los distintos barrios. Esta cuestión está siendo actualmente explorada por el equipo investigador a través de datos de consumo obtenidos en una cohorte de población en la ciudad.

El método ideado por los investigadores se nutre de datos objetivos obtenidos mediante trabajo de campo. Se registraron y geolocalizaron todas las ubicaciones donde se encontraron colillas dentro de un conjunto de secciones censales repartidas por toda la ciudad y representativas de las características socioeconómicas.

Como resultado, se definieron varios tipos de lugares donde la presencia de colillas era frecuente, y fueron identificados por toda la urbe, incluyendo un total de más de 100.000 localizaciones.

“En líneas generales, nuestro método calculó que el valor de presencia de colillas se incrementaría a medida que nos acercamos a alguno de los tipos de lugares estudiados. Por ejemplo, si hablamos de un bar o un restaurante, donde está prohibido fumar en el interior y es frecuente ver a fumadores en el exterior, estimamos que la presencia de colillas será mayor en la entrada del local, y que descenderá a medida que nos alejamos del mismo”, explican los autores.

El mapa de la distribución de colillas en el espacio puede ayudar a diseñar intervenciones como campañas educativas o mensajes de salud pública, según los autores

El mapa de la distribución de los residuos de colillas en el espacio puede ayudar a diseñar intervenciones como campañas educativas o mensajes de salud pública en los lugares donde se identifican altas concentraciones de estos elementos.

“Además, es un indicativo de que el consumo de tabaco continúa estando normalizado en nuestra sociedad. En algunos lugares se ha optado por situar contenedores o ceniceros portátiles en aquellas áreas donde existen estos problemas. Sin embargo, este tipo de soluciones, si bien ayudan a mitigar la contaminación que generan estos residuos, no contribuyen a disminuir la normalización del consumo del tabaco”, concluye Valiente.

Referencia:

Roberto Valiente, Francisco Escobar, Jamie Pearce, Usama Bilal, Manuel Franco, Xisca Sureda. “Estimating and mapping cigarette butt littering in urban environments: a GIS approach”. Environmental Research, 183, 2020. https://doi.org/10.1016/j.envres.2020.109142

Fuente:
UAH
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Pedro Gullón, epidemiólogo y coautor de ‘Epidemiocracia’
“El objetivo de la desescalada fue contrarrestar diez años de recortes en salud pública”
Sergio Ferrer

Epidemiocracia es un libro escrito a cuatro manos por un salubrista, Javier Padilla, y un epidemiólogo, Pedro Gullón. Hablamos con este último de las cartas iniciales con las que contó España a la hora de enfrentarse a la COVID-19, de los fallos de la respuesta inicial y, sobre todo, de cómo debería ser la reconstrucción de nuestro país y su sistema sanitario una vez que todo termine.

Alt de la imagen
La OMS admite que es posible la transmisión aérea del coronavirus por aerosoles en entornos cerrados

Después de que cientos de expertos lo advirtieran, la Organización Mundial de la Salud ha publicado un informe donde reconoce que es posible el contagio de la COVID-19 a través de pequeñas partículas suspendidas en el aire en zonas interiores, como restaurantes, lugares de rezo o centros de trabajo en determinadas circunstancias. También demanda urgentemente más estudios para investigar este tipo de transmisión.