Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Marvin Minsky considera una pérdida de tiempo y dinero los grandes proyectos sobre el cerebro humano

Los enormes recursos que EE UU y Europa destinan a megaprogramas de investigación sobre el cerebro humano están mal enfocados, según Marvin Minsky, uno de los padres de la inteligencia artificial que hoy recibe el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en Tecnologías de la Información y la Comunicación. Su propuesta es estudiar primero cómo funciona el cerebro de animales pequeños, como las libélulas.

Marvin Minsky, Premio FBBVA Fronteras del Conocimiento en Tecnologías de la Información y la Comunicación. / Fundación BBVA

Marvin Minsky, catedrático emérito de Media Arts and Sciences en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), ha expresado este lunes en rueda de prensa su desacuerdo con el enfoque actual de los grandes programas de investigación sobre el cerebro humano, como los puestos en marcha por EE UU y la UE: “Esa gente no sabe qué buscar en el cerebro. Va a ser una pérdida de dinero, y producirá teorías erróneas que tardaremos muchos años en borrar”.

“Deberíamos estudiar cómo funciona el cerebro de animales pequeños, como una libélula”

“Vale más dedicar menos dinero a muchos proyectos pequeños, que mil millones de dólares a un único programa para investigar el cerebro humano”, ha añadido este padre de la inteligencia artificial, quien plantea su alternativa: “Lo que deberíamos hacer es estudiar cómo funciona el cerebro de animales pequeños, como una libélula, por ejemplo”.

Minsky, que hoy recibe el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en Tecnologías de la Información y la Comunicación, sigue siendo fiel a su visión del cerebro humano como una ‘máquina de carne’. “Las personas somos máquinas muy evolucionadas”, ha indicado el veterano científico, aunque está convencido de que las máquinas acabarán superándonos en inteligencia.

Para el experto en inteligencia artificial (IA), esta rama de la ciencia ha avanzado mucho más lentamente de lo que se creía en sus inicios, y una de las causas es la falta de impulso a la investigación básica: “Los grandes avances en este ámbito se dieron entre los años 60 y 80 del pasado siglo, pero luego la investigación se paró en la universidades”.

video_iframe

Minsky ha comentado la “extraña paradoja” de que, en sus inicios, la IA y las ciencias de la computación estuvieran amparadas por la investigación militar, que tras la Segunda Guerra Mundial contaba con bastantes fondos y escaso control, justo lo contrario de lo que ocurre con la investigación civil, donde hay que justificar en muy poco tiempo los fondos. De esta forma la investigación militar acaba siendo “más libre y creativa” que la civil.

El catedrático también ha insistido en que para impulsar el avance de la inteligencia artificial es necesario “apoyar más a la gente con buenas ideas”, en especial a los jóvenes, para los que es difícil desarrollar su trabajo a largo plazo. “Ahora una persona joven no puede encontrar ayuda para trabajar sobre el cerebro a no ser que proponga alguna utilidad práctica en los próximos tres años, así que estamos estancados”.

Sobre los hipotéticos peligros que se deriven de las máquinas inteligentes en el futuro, Minsky ha comentado que cualquier nuevo sistema complejo puede sufrir accidentes, sobre todo al principio. “Todo el mundo entiende que el progreso implica asumir ciertos riesgo”, ha dicho, además de indicar que el punto de equilibrio está en decidir qué riesgos puede asumir la sociedad.

Fuente: FBBVA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los algoritmos no dan con la tecla: cuesta más recomendar música para los oyentes de hip-hop o hard rock

Investigadores austriacos y neerlandeses han encontrado que los algoritmos de recomendación de nuevas canciones, como los que usa Spotify o Last.fm, encuentran más dificultades para encontrar temas que gusten a los amantes del hip-hop, el hard rock o el punk. Apuntan a que puede haber sesgos en los algoritmos para los oyentes de estos estilos musicales.

La red de comunicación cuántica de Madrid no deja de crecer

Una de las infraestructuras de comunicaciones cuánticas más importante de Europa ha desplegado su primera fase, con 16 dispositivos operativos y otros 6 en marcha para este año. En esta red se investigarán algoritmos cuánticos que aumentará la seguridad en campos como las telecomunicaciones, la atención médica, el suministro de electricidad o los servicios públicos.