Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El trabajo aparece en ‘Embo Reports’ del grupo de ‘Nature’

Más de un 60% de los científicos europeos cree difícil la conciliación familiar de las mujeres investigadoras

La igualdad de género en la investigación sigue siendo un reto para toda la comunidad científica. En un nuevo trabajo financiado por la Comisión Europea, los datos confirman las cifras españolas ofrecidas en el último informe Mujer y Ciencia, y muestran que más de un 60% de los investigadores (seis de cada diez hombres y siete de cada diez mujeres) considera muy difícil compatibilizar la actividad científica con el cuidado de los hijos.

Foto: Kjerstin Gjengedal.

Un equipo de investigadores ha elaborado para la Comisión Europea, dentro de los Planes de Acción de Género (GAPs por sus siglas en inglés), un informe sobre los problemas a los que se enfrentan las mujeres científicas, con el objetivo de lograr una mayor participación de las mujeres en la ciencia académica.

Los GAPs reúnen las estadísticas relacionadas con los estudios de género dentro de las redes de investigación, y recogen el progreso realizado en pos de la igualdad. Los datos muestran que las mujeres sufren todavía dos tipos de discriminación: segregación horizontal (cuando están altamente representadas sólo en algunos campos como la biología y la medicina), y discriminación vertical, el conocido ‘techo de cristal’.

Mujeres valoradas, pero sin puestos importantes

El estudio, elaborado por Simona Palermo, Elisabetta Giuffra, Valeria Arzenton y Maximiano Bucchi, se basó en un cuestionario formulado con diversas preguntas sobre el estatus personal y profesional de las investigadoras, y contó con la participación de 143 científicos (un 53,1% hombres y un 46,9% de mujeres).

Los datos, que ahora aparecen en la revista de la European Molecular Biology Organization (EMBO) del grupo editorial Nature, muestran que casi la mitad de las mujeres se quejan por el hecho de que los cargos europeos más importantes dentro de la actividad científica están ostentados por hombres. Mientras el 83.6% de los hombres es empleado fijo en su lugar de trabajo, sólo el 56% de las mujeres disfrutan de la misma situación laboral.

“Los resultados confirman que muchas mujeres participan de forma más activa en las primeras etapas de la carrera científica, disminuyendo sus ambiciones laborales a partir de la crianza de los niños”, explica a SINC Simona Palermo, la autora principal del trabajo e investigadora en el Parque Tecnológico Pagano de Lodi, polo de excelencia en biotecnología agroalimentaria en Italia. “Aún hoy, siete de cada diez mujeres investigadoras y seis de cada diez hombres creen que es muy difícil combinar la carrera científica con el cuidado de los niños”, continúa la científica.


“La investigación está gobernada por hombres”

Para la elaboración de este informe europeo, los participantes tuvieron que describir los obstáculos para la igualdad de género. Más de un 75% de las participantes subraya la frecuencia con que las mujeres son relegadas a labores administrativas o trabajos subordinados, mientras que sólo el 33% de los hombres afirma lo mismo. “Esto puede ser debido a la falta de percepción del problema o a la preferencia por ocultarlo”, indican a SINC los autores.

Asimismo, el estudio revela diferencias significativas entre la forma en la que los hombres y las mujeres evalúan las cuestiones de género. En concreto, un 76.6% de las mujeres está de acuerdo con que ‘la investigación está gobernada por hombres’, mientras que sólo un 47.3% de los investigadores sostiene tal afirmación.

Otro dato significativo es que el 57.4% de las mujeres que participó en el estudio (comparadas con el 27.3% de los hombres) creía que las investigadoras no son capaces de alcanzar los puestos más importantes debido a una falta de carácter competitivo para luchar por sus carreras, una cualidad que siempre se ha considerado “puramente masculina”.


En Europa, como en España

A pesar del aumento del número de mujeres investigadoras en España, todavía no se ha llegado a alcanzar la misma proporción de hombres que se dedican a la ciencia. Según el informe que la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) presentó a finales de 2007, sólo 14 de cada 100 catedráticos de la universidad pública española son mujeres.

Ambos estudios han coincido en destacar que las mujeres apenas están representadas en numerosos campos, suelen recibir un menor salario y tienen menos oportunidades que sus colegas hombres para conseguir un puesto influyente.

---------------------

Referencias bibliográficas:

AA.VV. “Gender and Science”, Correspondence, EMBO reports 9, 6, 494–495 (2008).

AA.VV. Mujer y ciencia. La situación de las mujeres investigadoras en el sistema español de ciencia y tecnología, FECYT, 2007.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Análisis
Islas Baleares, hacia la primera Asamblea Ciudadana del Clima en un archipiélago
Pablo Rodríguez Ros, Clara Ferragut

La acción climática necesita de la colaboración de gobiernos, empresas, grupos científicos y de la sociedad civil. Por eso, siguiendo el ejemplo de otras iniciativas en países como Francia y Reino Unido, España está elaborando una asamblea ciudadana por el clima estatal, que en parte incrementaría la participación ciudadana en la elaboración de políticas públicas. A ella podría unirse otro proyecto en las Islas Baleares, un archipiélago especialmente vulnerable al cambio climático.

Ángela Bernardo, autora de ‘Acoso. #MeToo en la ciencia española’
“El acoso sexual es un abuso de poder y la ciencia es un sistema muy vertical en el que unas pocas personas tienen mucho poder”

La periodista de ciencia muestra en su libro cómo el sector académico, con estructuras muy jerarquizadas, no es ajeno a los problemas de acoso que afectan a otros entornos laborales. Las víctimas suelen ser mujeres en situaciones de precariedad laboral, en la que su continuidad depende de su jefe.