Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nuevas dianas terapéuticas para el cáncer colorrectal

Científicos españoles han descrito un mecanismo por el que las células de cáncer colorrectal favorecen su propio crecimiento. Este implica la producción por parte del tumor de ciertas prostaglandinas, como la F2alfa. Los resultados se publican en la revista Oncotarget.

UAM Gazette
11/2/2016 10:00 CEST

Monitorización del crecimiento de tumores de carcinomas de colon mediante bioluminiscencia. Los carcinomas de colon que expresan niveles elevados de ciclooxigenasa 2 (Cox-2) o la enzima (mPGES1), que sintetizan PGE2, crecen mucho más rápidamente. | UAM Gazette

Investigadores del grupo dirigido por Manuel Fresno, del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (UAM-CSIC), han identificado un mecanismo por el que las células de cáncer colorrectal favorecen su propio crecimiento. Este implica la producción por parte del tumor de ciertas prostaglandinas, como la F2alfa.

Esta última había sido implicada hasta ahora en fertilidad y en el proceso de reproducción, pero los resultados de un estudio publicado en Oncotarget sugieren que puede ser también una diana terapéutica en cáncer de colon.

El cáncer de colon es uno de los más comunes y mortales en los países desarrollados. A pesar de los avances en la prevención, el diagnóstico precoz y el desarrollo de nuevos fármacos, la supervivencia a cinco años de los pacientes con cáncer de colon avanzado sigue siendo baja.

"Todos estos resultados aportan un conocimiento nuevo y más detallado de los procesos implicados en el cáncer colorrectal"

Las prostaglandinas son compuestos que se producen por el metabolismo de ciertos lípidos en nuestras propias células y son fundamentales para muchas funciones fisiológicas (fiebre, dolor, fertilidad). Pero algunas prostaglandinas pueden contribuir al desarrollo de tumores.

La enzima clave para la producción de las prostaglandinas en las células es la cicloxigenasa 2 (COX-2), que produce la prostaglandina H2. Esta enzima, que es fundamental en procesos inflamatorios, se inhibe por fármacos tan comunes como la aspirina, a lo que esta debe sus propiedades antiinflamatorias.

Hace tiempo que se conoce el importante papel de COX-2 en el desarrollo del cáncer de colon ya que las células tumorales expresan más de estas enzimas. De igual forma, en investigaciones previas sobre cáncer colorrectal, también se ha visto que está elevada la producción de prostaglandina E2, la más común entre ellas, y que contribuye al desarrollo de este tipo de cáncer. Además, en algunos estudios se ha observado un menor riesgo de padecer cáncer colorrectal en aquellas personas que estaban tomando aspirina.

Mecanismo molecular implicado

Utilizando modelos celulares y animales de cáncer de colon, así como muestras de biopsias de pacientes, los autores han profundizado en el mecanismo molecular subyacente a la progresión del cáncer colorrectal.

El equipo liderado por Manuel Fresno ha observado que el exceso de COX-2 en el tumor conduce a una mayor producción de la prostaglandina F2alfa que, a su vez, desencadena la activación en cascada de una serie de moléculas (EGR1, mPGES-1) hasta llegar a la prostaglandina E2 que es la que finalmente conduce a un mayor crecimiento del tumor.

"La enzima clave para la producción de las prostaglandinas se inhibe por fármacos tan comunes como la aspirina"

En modelos animales de cáncer, los autores demuestran además, y por vez primera, que las células tumorales de colon que producen bien un exceso de la enzima COX-2 o de la mPGES-1, exhiben un crecimiento mucho más rápido y pueden formar metástasis más fácilmente.

Asimismo, en pacientes con esta enfermedad, se observó que las dos enzimas COX-2 y mPGES-1 se suelen expresar de forma coordinada en los tumores de colon humanos.“En tejido de colon sano ambas están en muy baja expresión mientras que en los tumores, se encuentran altos niveles de ambas, COX-2 y mPGES-1, que explica la alta producción de prostaglandina E2 en dichos tumores”, explican los investigadores.

Todos estos resultados aportan un conocimiento nuevo y más detallado de los procesos y mecanismos implicados en el desarrollo y extensión del cáncer colorrectal, confirman la utilidad de los inhibidores de la COX-2 contra el cáncer y de forma aún más relevante, permiten identificar nuevas dianas para intervención terapéutica en este tipo de cáncer como EGR-1, mPGES-1 y la prostaglandina F2alfa.

Referencia Bibliográfica:

Konstantinos Stamatakis, Marta Jimenez-Martinez, Alba Jimenez-Segovia, Isabel Chico-Calero, Elisa Conde, Javier Galán-Martínez, Julia Ruiz, Alejandro Pascual, Beatriz Barrocal, Ricardo López-Pérez, María Laura García-Bermejo, Manuel Fresno. “Prostaglandins induce early growth response 1 transcription factor mediated microsomal prostaglandin E2 synthase up-regulation for colorectal cancer progression.” Oncotarget. DOI: 10.18632/oncotarget.5402.

Fuente: UAM
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Así regula la obesidad el metabolismo de las células inmunitarias

Investigadores del CNIC han descubierto un mecanismo que explica cómo los macrófagos regulan la obesidad. Los resultados, publicados en Nature Metabolism, podrían servir para diseñar nuevos tratamientos para esta enfermedad y para algunas patologías asociadas, como el hígado graso o la diabetes tipo 2.

Alt de la imagen
El microbioma intestinal protege frente a la predisposición genética a la leucemia

Una investigación realizada en ratones podría contribuir a desarrollar herramientas para evitar que los niños con susceptibilidad genética desarrollen leucemia. Se requieren estudios a gran escala para determinar si una modificación de su microbioma puede convertirse en una estrategia exitosa.