Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Los científicos lanzan una llamada a los líderes del G-20

Nueve maneras de frenar la deforestación causada por las construcciones humanas

Un equipo de internacional de científicos ha elaborado un documento para advertir al G-20 sobre los efectos ambientales de la proliferación de carreteras e infraestructuras energéticas. A mediados de siglo, habrá 25 millones de kilómetros de nuevos caminos, que permitirían rodear la Tierra más de 600 veces.

Deforestación en la Amazonia brasileña en los alrededores de las carreteras. / Google Earth

El mundo actual se está desarrollando a un ritmo sin precedentes, pero la infraestructura asociada a este progreso tiene un alto coste para los ecosistemas y la fauna silvestre. Un equipo de científicos encabezado por William Laurance, de la Universidad James Cook (Australia), ha publicado un artículo en la revista Current Biology que trata de llamar la atención sobre los nueve temas que se deben considerar para limitar el impacto ambiental, concretamente, de la construcción de carreteras e infraestructuras energéticas como presas y líneas eléctricas en todo el mundo.

El documento tiene como objetivo servir de base a la hora de presionar al G-20

Laurance apunta que a mediados de siglo, habrá 25 millones de kilómetros de nuevas carreteras, una cifra que permitiría “rodear la Tierra más de 600 veces”. “El 90% de estos nuevos caminos estará en países en desarrollo que sostienen muchos de los ecosistemas más ricos e importantes a nivel biológico para el medio ambiente del planeta”, detalla.

El documento elaborado tiene como objetivo servir de base para científicos, activistas ambientales y otros agentes interesados a la hora de presionar al G-20, el grupo formado por los 20 países más ricos de la Tierra, tras anunciar su intención de invertir entre 60 y 70 billones de dólares en nueva infraestructura a nivel mundial para el año 2030. “Si no se maneja con un cuidado extremo podría producirse un desastre ambiental”, advierte Laurance.

El caso de la Amazonia brasileña

En la Amazonia brasileña se produce un problema añadido como es la construcción de caminos ilegales. Se estima que hay hasta tres veces más carreteras ilegales que carreteras legales en esta zona.

“Las carreteras que penetran en los espacios naturales a menudo tienen efectos particularmente graves, ya que abren la caja de Pandora de otros problemas medioambientales como la fragmentación del hábitat, la caza furtiva, la minería ilegal, los incendios forestales o la especulación con la tierra”, asegura el equipo de investigadores, procedente de Australia, Holanda, Reino Unido y Estados Unidos. En relación con la deforestación, se calcula que en la Amazonía el 95% de toda la deforestación se produce en los cinco kilómetros que rodean una carretera.

Entre las nueve claves aportadas por los investigadores para evitar esta deforestación se encuentra, por ejemplo, el tener en cuenta que los caminos pavimentados suponen un acceso más fácil durante todo el año y a mayores velocidades a estos ecosistemas, lo que pone en mayor riesgo la vida silvestre.

Además, los efectos secundarios de los proyectos son a menudo “peores que el proyecto en sí”, de forma que las evaluaciones de impacto ambiental deben incluir los efectos directos e indirectos en los análisis de la relación coste-beneficio.

En la Amazonía, el 95% de toda la deforestación se produce en los cinco kilómetros que rodean una carretera

Las instituciones financieras y otras entidades implicadas en estos proyectos deberían contar con herramientas para evaluar, con mayor eficacia, las consecuencias ambientales y sociales de los proyectos en desarrollo; así como una mayor participación de los representantes de organizaciones no gubernamentales y de la sociedad, en particular de los que puedan estar más directamente afectados con los proyectos.

Llamada de atención al G-20

Científicos, activistas y otros agentes interesados en el medio ambiente planean lanzar un comunicado dirigido a los líderes del G-20 el 6 de marzo, un día después de la publicación online del artículo en Current Biology.

En el documento, los expertos harán hincapié en la conclusión a la que han llegado los expertos: "La expansión en la construcción de carreteras y otras infraestructuras a nivel mundial está causando un gran daño ambiental, y es vital que las personas involucradas en la evaluación, la promoción y la financiación de estos proyectos no se centre sólo en los que van a ganar con este tipo de proyectos, sino también en aquellos que tienen mucho que perder".

Referencia bibliográfica:

Laurance, W. et al. (2015). "Reducing the global environmental impacts of rapid infrastructure expansion". Current Biology, 25, R1–R5.

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La baja sincronía de un pequeño número de especies vegetales favorece la estabilidad en los ecosistemas del mundo

Científicos de más de 20 centros de investigación han analizado a escala global los distintos factores que intervienen en la estabilidad de las comunidades vegetales. En ecología, el concepto de estabilidad se refiere a la respuesta frente a los cambios, que hace posible la coexistencia de las especies a lo largo del tiempo.

Alt de la imagen
Crear paisajes menos inflamables reduciría hasta un 50% el área quemada en los próximos 30 años

Un estudio colaborativo entre España y Portugal ha comprobado con modelos matemáticos que, si se cambia el tipo de paisaje, modificando la vegetación y promoviendo actividades agrícolas de alto valor natural, se reducen drásticamente las zonas quemadas.