Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nuevo sistema de detección de meteoroides en el Observatorio de Calar Alto

Un sistema de cinco cámaras ha comenzado a monitorizar el cielo durante toda la noche para identificar de forma automática la entrada de meteoroides en la atmósfera terrestre. El instrumento se ha colocado en el Observatorio de Calar, situado en la Sierra de Los Filabres (Almería).

Observatorio de Calar Alto
30/9/2014 11:45 CEST
Bólido detectado el 3 de septiembre de 2014 con las cámaras de vigilancia externa del Observatorio de Calar Alto. / CAHA
Nuevo sistema de detección de meteoroides en el Observatorio de Calar Alto. Foto: CAHA

Un sistema de cinco cámaras ha comenzado a monitorizar el cielo durante toda la noche para identificar de forma automática la entrada de meteoroides en la atmósfera terrestre. El instrumento se ha colocado en el Observatorio de Calar, situado en la Sierra de Los Filabres (Almería).

La Tierra, en su movimiento alrededor del Sol, intercepta cada año entre 40.000 y 80.000 toneladas de meteoroides, fragmentos de materiales desprendidos de asteroides, cometas u otros planetas. Dependiendo de su tamaño, se desintegrarán en la atmósfera o alcanzarán la superficie terrestre.

El Observatorio de Calar Alto contribuirá a un mejor seguimiento de estos fenómenos gracias a una nueva estación de detección de meteoros formada por cinco cámaras CCD de alta sensibilidad, que permite identificar de forma automática la entrada de meteoroides.

La nueva estación trabaja de manera conjunta con otras que siguen los meteoroides

"En Calar Alto ya hemos detectado anteriormente bólidos gracias a las cámaras de vigilancia externa y hemos difundido las imágenes a través de la página web, pero esta estación supone un importante avance en la capacidad del observatorio para el estudio de estos fenómenos", señala Jesús Aceituno, vicedirector del Observatorio de Calar Alto.

Los equipos forman parte del proyecto SMART, que se desarrolla bajo la dirección científica del profesor José María Madiedo de la Universidad de Huelva, con la colaboración del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC). La nueva estación trabaja de manera conjunta con las otras siete estaciones que forman parte de este proyecto en Andalucía y Castilla La Mancha, junto al resto de estaciones de meteoros que la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos tiene instaladas en otros puntos del país.

Gracias a los equipos CCD instalados en Calar Alto se puede calcular la órbita que siguen los meteoroides, de manera que puede determinarse de qué objetos del sistema solar proceden. En caso de que estos materiales impacten contra el suelo se podrá determinar en qué lugar han caído los meteoritos, de manera que se podrán recuperar y analizar las rocas.

Estos sistemas de detección permiten, además, obtener el espectro de emisión de los bólidos que se registran, pues gracias al uso de redes de difracción permiten descomponer la luz que emiten los meteoroides al desintegrarse en la atmósfera. De esta manera se puede determinar la composición química de estos fragmentos de materia interplanetaria.

Meteoroides, bólidos y meteoritos

La mayoría de estos fragmentos no alcanzan la superficie terrestre, debido a que los meteoroides impactan contra la atmósfera a grandes velocidades (entre once y setenta y tres kilómetros por segundo). Esta brusca entrada calienta su superficie, que en pocas décimas de segundo alcanza una temperatura de varios miles de grados centígrados, y el objeto comienza a perder masa en forma de fragmentos sólidos, materia fluida o gas caliente.

Durante este proceso se genera luz y calor, un fenómeno luminoso conocido como meteoro. Los meteoros más brillantes (con un brillo superior a una magnitud estelar de -4) los producen los meteoroides de mayor tamaño y reciben el nombre de bólidos. Cuando una parte del material que forma el meteoroide consigue sobrevivir a su brusco paso a través de la atmósfera y alcanza el suelo, el fragmento que sobrevive se denomina meteorito.

El Observatorio Astronómico Hispano-Alemán de Calar Alto está situado en la Sierra de Los Filabres, al norte de Almería. Es operado conjuntamente por el Instituto Max-Planck de Astronomía en Heidelberg, Alemania, y el Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) en Granada. Proporciona tres telescopios con aperturas de 1,23m, 2,2m y 3,5m. Un telescopio de 1,5m, también localizado en la montaña, es operado bajo el control del Observatorio de Madrid.

Fuente: Observatorio de Calar Alto
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Validada una teoría estelar de hace más de 80 años
Un detector de neutrinos obtiene la primera prueba experimental de cómo brillan las estrellas masivas

El experimento internacional Borexino, en el que participan investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid, ha detectado neutrinos producidos en el Sol mediante un ciclo de fusión de hidrógeno canalizado por carbono, nitrógeno y oxígeno. Este ciclo es el que predomina en la multitud de estrellas masivas que brillan en el universo.

Los viajes espaciales provocan daño celular

Las mitocondrias, que son las encargadas de suministrar la mayor parte de la energía para la actividad celular, se pueden volver disfuncionales en los viajes espaciales. Esta es la conclusión a la que ha llegado un equipo de investigación internacional, que ha explorado cómo responden las células a esta situación y cuyos resultados pueden tener implicaciones en los estudios oncológicos en la Tierra.