Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nuevo sistema para medir la eficiencia y la calidad de suministro en redes eléctricas

Expertos del Grupo de Investigación en Nuevas Tecnologías en Ingeniería Eléctrica (GINTEC) de la Universidad Politécnica de Valencia han desarrollado un nuevo procedimiento y sistema de medida del “fasor potencia de desequilibrio” así como del dispositivo para su calibración. En opinión de los investigadores, esta nueva magnitud -el fasor potencia de desequilibrio- constituye un avance fundamental en el análisis de los desequilibrios en las redes eléctricas, frente a los procedimientos de medida actualmente existentes. El sistema ha sido patentado por la Universidad Politécnica de Valencia.

La medida del fasor de potencia de desequilibrio permite a las compañías eléctricas un mayor y mejor conocimiento del estado de la red, identificando los centros que realizan un mal consumo de energía. Esto se traduce en reducción de costes, ya que pueden optimizarse los elementos conectados en función de las condiciones que se midan en la red y distribuir más eficientemente la energía. Los usuarios finales, por su parte, conocen qué desequilibrios introducen en la red (cuáles de sus equipos no funcionan correctamente) y por tanto, al reducir el desequilibrio, reducir el consumo.

“El instrumento de medida basado en el fasor potencia de desequilibrio permite identificar el origen de los desequilibrios (Compañía Eléctrica o usuario), así como detectar el tipo de receptores eléctricos que están dando lugar a estas ineficiencias, e indicar el punto exacto de las redes eléctricas en dónde se están produciendo los desequilibrios”, explican Vicente León y Joaquín Montañana del Grupo de Investigación GINTEC, integrado en el Instituto de Ingeniería Energética de la UPV.

Todo ello puede ser aplicado para obtener una mejor calidad en el suministro de energía eléctrica y aumentar la eficiencia de las instalaciones eléctricas, reduciendo el consumo energético y disminuyendo el peligro de que se produzcan apagones.

Además del fasor potencia de desequilibrio, el instrumento de medida SIMPELEC suministra valores de otras potencias, de tensiones y corrientes, y de las pérdidas energéticas en las instalaciones eléctricas, distinguiendo las que se producen en las líneas de aquellas otras debidas a la mala calidad en el suministro. Asimismo, SIMPELEC proporciona valores de indicadores de la eficiencia y de la calidad en el suministro, realizando funciones de vatímetro digital, analizador de redes, osciloscopio digital, registrador de datos y eventos, y contador de energía eléctrica.

“Lo que intentamos es detectar exactamente dónde se produce el fallo en la red eléctrica. Los indicadores y gráficos que obtenemos de nuestras mediciones nos permiten realizar un análisis exhaustivo de las redes eléctricas y proponer soluciones óptimas para la mejora de la eficiencia y el ahorro de energía eléctrica”, añade Joaquín Montañana.

Fuente: UPV
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
El primer superconductor del mundo que opera a temperatura ambiente

Hasta ahora se necesitaban temperaturas extremadamente bajas para alcanzar la superconductividad, la capacidad de algunos materiales para conducir la corriente eléctrica sin resistencia ni pérdidas de energía, pero investigadores de la Universidad de Rochester (EE UU) lo han logrado a 15 °C con un compuesto de hidrógeno, azufre y carbono, eso sí, a altas presiones. Es un nuevo avance hacia los ansiados sistemas eléctricos de eficiencia perfecta.

Cómo usar el ADN como un cable eléctrico

Científicos de Israel, España y otros países han fabricado un dispositivo capaz de medir la corriente eléctrica a través del ADN, lo que ha permitido descubrir cómo la conduce a grandes distancias. El hallazgo abre la puerta a una nueva generación de nanodispositivos electrónicos basados en ADN.