Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nuevos compuestos fotoprotectores frente a la radiación UV

Investigadores de la Universidad de La Rioja han creado sustancias con propiedades fotoprotectoras frente a la radiación ultravioleta que imitan a algunos aminoácidos naturales. Los compuestos, de los que se ha solicitado la patente, se podrían usar potencialmente para la elaboración de cremas solares, o para mejorar la resistencia de materiales como el plástico y las pinturas ante la exposición a la luz.

Los investigadores han desarrollado los nuevos compuestos con efecto fotoprotector. / UniRioja

Los aminoácidos de tipo micosporina (MAA, por sus siglas en inglés) están presentes en bacterias, algas, hongos y pequeños organismos marinos –del trópico a la Antártida– y son capaces de protegerles de la radiación ultravioleta; de la misma manera que la melanina protege a los seres humanos y los carotenos, a las plantas ante la radiación ultravioleta (UV).

Los compuestos análogos a los aminoácidos tipo micosporina podrían ser útiles para elaborar cremas solares

El Grupo de Investigación de Fotoquímica de la Universidad de La Rioja descubrió en 2011 las propiedades fotoprotectoras de los MAAs y desde hace cuatro años ha trabajado en la síntesis de nuevos compuestos inspirados en estos aminoácidos, ya que las pequeñas cantidades en que se encuentran hacen inviable su aplicación industrial.

La crema solar ideal debería tener una gran capacidad de absorber la radiación ultravioleta del sol, disiparla en forma de calor y no generar residuos perjudiciales. Estas son, precisamente, las propiedades fotoprotectoras descubiertas en los MAAs, ya que absorben de manera eficaz la radiación UV, son capaces de disipar la energía luminosa en forma de calor, no forman sustancias tóxicas durante el proceso, ni se degradan, por lo que mantienen las propiedades fotoprotectoras durante mucho tiempo.

Por este motivo, el Grupo de Fotoquímica de la UR comenzó en 2012 a trabajar en el diseño de estructuras más sencillas para lograr las mismas propiedades fotoprotectoras de los MAAs, pero de una manera comercialmente viable –al eliminar elementos innecesarios, lo que facilita su preparación– y pudiendo ajustar sus propiedades a diferentes aplicaciones.

En concreto, el investigador Raúl Losantos ha logrado la síntesis y caracterización de estos nuevos compuestos, mientras que Ignacio Funes y Diego Sampedro han llevado a cabo el estudio computacional de los compuestos más significativos.

Estables a la radiación UV y temperatura

Las propiedades de los compuestos obtenidos han resultado ser mejores de lo esperado, ya que los nuevos compuestos son estables tanto frente a la radiación UV como a la temperatura.

Por ejemplo, se han llevado a cabo las pruebas con irradiación solar durante todo un verano en las que no se han observado ninguna descomposición. Esta estabilidad frente a la luz es superior a la mostrada por compuestos comerciales de uso habitual en cremas solares.

Esto ha animado a los investigadores del Grupo de Fotoquímica de la Universidad de La Rioja a solicitar la patente sobre los compuestos y su preparación, dada la posibilidad de emplearlos a nivel industrial y comercial.

En este sentido, estos compuestos análogos a los aminoácidos de tipo micosporina podrían ser útiles en campos tan diversos como la elaboración de cremas solares, la mejora de la resistencia de diversos materiales ante la exposición a la luz (plástico, vidrio, papel, barnices, pinturas…) o para avanzar en la investigación en su uso como filtro en reacciones fotoquímicas, eliminando una gran parte de la radiación más energética.

video_iframe

Fuente: Univiersidad de La Rioja
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Nuevo ‘biofilmchip’ contra las infecciones bacterianas crónicas

Investigadores del Instituto de Bioingeniería de Cataluña han desarrollado un chip que, a partir de muestras de pacientes, permite crecer biopelículas bacterianas y analizar su susceptibilidad frente a diferentes antibióticos. Este dispositivo de diagnóstico sencillo y barato puede ayudar a encontrar tratamientos efectivos y personalizados contra infecciones de larga duración.

Muestran la eficacia de un páncreas artificial externo en pacientes con diabetes tipo 2

El pequeño dispositivo portátil consta de un sensor de glucosa, un algoritmo informático para calcular la dosis de insulina y una bomba para inyectarla. Se controla desde el teléfono móvil del paciente y ha sido desarrollado por un equipo de Reino Unido y Suiza. El sistema puede ser usado por enfermos que padecen tanto diabetes de tipo 2 como insuficiencia renal.