Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Nuevos datos sobre las primeras poblaciones europeas

Nuevos restos de mamut de más de 700.000 años en Tarragona

La campaña de excavaciones en el barranco de La Boella, en el término municipal de La Canonja (Tarragona), ha puesto al descubierto nuevos restos óseos de mamuts. Además, se han encontrado herramientas de piedra, una especie de cuchillos, asociados a estos restos de fauna.

Tibia de mamut de más de 700.000 años hallada en la Boella. Imagen: IPHES

En el barranco de La Boella, en el término municipal de La Canonja (Tarragona), se han descubierto nuevos restos de mamuts, unos grandes proboscidios extinguidos, con una antigüedad de más de 700.000 años. El hallazgo es fruto del trabajo del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES).

"Se confirma la Boella como una de las ocupaciones humanas más viejas de Europa y se puede afirmar que en La Canonja están las pruebas materiales de las primeras poblaciones humanas de Cataluña. Es un lugar de primer orden para explicar la evolución humana y los ecosistemas terrestres de un periodo temporal llamado la transición Pleistoceno Medio que cubre el intervalo que va de 960.000 a 650.000 años antes del presente", asegura Josep Vallverdú, responsable de la excavación de la Boella.

En esta ocasión, la excavación en La Boella se ha concentrado en el yacimiento del Forn donde se han identificado restos de una tibia y de un costilla de Mammuthus meridionalis, con más de 700.000 años de antigüedad, además de muchos otros restos de diferentes animales como cérvidos, caballos e hipopótamos. Cabe destacar unos fragmentos dentarios de un gran carroñero, posiblemente una hiena.

Por otra parte, han salido restos de piedra tallada, herramientas, elaboradas con sílex para grupos de humanos. "Estos fósiles son una documentación única para explicar la evolución de los animales y de los grupos humanos prehistóricos porque en Europa hay pocos yacimientos de esta cronología", comenta Vallverdú.

Importancia paleontológica

El hallazgo, una vez más, de huesos enteros de mamut ilustra la importancia paleontológica de los restos de La Canonja, que además presentan un buen estado de conservación. En este sentido, el equipo de investigación quiere agradecer al Ayuntamiento de este municipio la protección que este año ha empezado ha ejecutar en otro lugar del barranco llamado La Mina, donde se pretende excavar durante los próximos 10-15 años.

La Mina es un lugar con un potencial muy importante para localizar herramientas de piedras talladas y otros restos de animales, de las más antiguas de La Boella. Unas condiciones de trabajo con seguridad y la protección del lugar de las lluvias torrenciales son necesarias para asegurar la realización óptima del trabajo durante los próximos años. "El entendimiento del equipo municipal y de la dirección del proyecto, con el arqueólogo Eudald Carbonell al frente, han facilitado la ejecución de esta obra", afirmó el responsable de la excavación.

Futura excavación en extensión

Con esta protección se favorecerá sin duda la labor científica. Hasta ahora la Mina ha sido sondeada para conocer su potencialidad. Una vez realizada esta evaluación, la dirección científica del proyecto cree oportuno preparar el yacimiento para convertirse en una excavación en extensión. La explotación de los yacimientos en gran superficie es un proyecto que permitirá aumentar el número de restos encontrados y disponer de evidencias para testar las estrategias adaptativas de los primeros grupos humanos de la Península ibérica, ya que esta forma de intervención es la más corriente en los yacimientos de primera línea mundial que explican la evolución humana en África y Europa.

Estas excavaciones son autorizadas dentro de un proyecto de investigación del Servei d’Arqueologia de la Generalitat de Cataluña y tienen el apoyo del Ayuntamiento de La Canonja.

En esta línea de favorecer el futuro científico de la Boella, el Ayuntamiento de La Canonja y el IPHES han acordado constituir una comisión ejecutiva para elaborar un plan director para impulsar diferentes inversiones y actividades. La construcción del muro mencionado es un primer paso, que prevé también la creación de un centro de interpretación, con lo cual se incide con uno de los objetivos del IPHES: la socialización.

Fuente: IPHES
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales pudieron oír y hablar como nosotros

Durante décadas la comunidad científica ha tratado de establecer si hubo alguna otra especie humana, diferente a la nuestra, que también dispusiera de lenguaje. Ahora un equipo de investigadores españoles ha reconstruido por primera vez la audición de los neandertales y ha encontrado la prueba de que hablaban.

Hallada una esquiva nueva especie de dinosaurio carnívoro en los Pirineos

Un equipo de paleontólogos ha descrito una nueva especie de dinosaurio carnívoro, a la que han denominado Tamarro insperatus, a partir de unos restos fósiles excavados en 2003 en la Conca Dellà, en Cataluña. Gracias a un hueso del pie han podido determinar que se trata de un troodóntido, un grupo de pequeños dinosaurios emplumados muy extendido por Norteamérica y Asia, pero desconocido hasta ahora en Europa.