Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Ponen a prueba la hipótesis sobre el síndrome de Williams

Se ha supuesto que las personas con el síndrome de Williams poseen un vocabulario peculiar y diferente del de las personas con desarrollo típico. Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de Oviedo realizaron un estudio, publicado en la revista Psicothema, con el objetivo de poner a prueba esta hipótesis.

Las personas con síndrome de Williams (SW), un trastorno genético del neurodesarrollo, se caracterizan por buenas habilidades con el lenguaje en comparación con otras habilidades cognitivas, enmarcadas en un cuadro de discapacidad intelectual. Ilustración SINC

Las personas con síndrome de Williams (SW), un trastorno genético del neurodesarrollo, se caracterizan por buenas habilidades con el lenguaje en comparación con otras habilidades cognitivas, enmarcadas en un cuadro de discapacidad intelectual. Poseen un buen vocabulario y utilizan con frecuencia palabras de escaso uso, lo que ha llevado a pensar que poseen un sistema léxico-semántico, de vocabulario, peculiar y diferente del de las personas con desarrollo normal. Sin embargo, esta hipótesis no cuenta con el consenso general de la comunidad científica dedicada al estudio del SW.

Helena Garayzábal Heinze y Fernando Cuetos Vega, investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de Oviedo respectivamente, se han planteado poner a prueba dicha hipótesis a través de diferentes tareas léxico-semánticas, especialmente las de fluidez verbal con un análisis no solo cuantitativo, sino también cualitativo de las respuestas.

Las principales tareas eran cuatro de fluidez verbal (capacidad de producir palabras en un tiempo determinado): dos de fluidez categorial (animales y frutas) y otras dos de fluidez fonológica (palabras que comienzan por las letras «s» y «a»). Asimismo, se aplicaron otras cuatro tareas léxico-semánticas: decisión léxica (decidir si una palabra es o no palabra), repetición de pseudopalabras (palabras inventadas), asociación semántica y denominación de dibujos, con el fin de obtener información complementaria.

En su estudio, publicado en la revista Psicothema, los investigadores evidenciaron que las personas con SW obtienen resultados algo más bajos que los participantes del grupo control en las tareas léxico-semánticas y producen menos ejemplares en las tareas de fluidez.

Repetición de pseudopalabras

En la tarea de repetición de pseudopalabras, las diferencias son mínimas; tampoco en las tareas de decisión léxica o asociación semántica existen dificultades. En denominación de dibujos sí que puntúan por debajo del grupo con desarrollo típico, lo que sugiere dificultades en la recuperación de las palabras.

Por lo que respecta a las tareas de fluidez se encuentra que las personas con SW producen un número menor de palabras. Respecto al tipo de respuestas que producen los SW no hay diferencias en el tipo de palabras que utilizan respecto al grupo control. Tampoco se obtienen diferencias en cuanto a la frecuencia de uso de las palabras.

En definitiva, los resultados del estudio muestran que, contrariamente a lo que se ha sostenido durante tiempo, las personas con SW no parecen tener un sistema léxico-semántico muy diferente al de las personas con un desarrollo normal. Lo que sí parecen indicar los resultados es que los SW tienen un sistema léxico-semántico más pobre y estructuras semánticas menos sofisticadas, pero tiene similar configuración y no constituye en absoluto una peculiaridad como sostienen algunas teorías.

Fuente: Universidad Autónoma de Madrid
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las científicas pueden sentirse más ‘impostoras’ en disciplinas que premian la brillantez

Las mujeres y los científicos noveles pueden sentir con más frecuencia el ‘síndrome del impostor’ cuanto más perciben que una disciplina académica requiere talento o ser brillante para tener éxito. Así lo revela un nuevo estudio realizado en EE UU que sugiere que estos sentimientos podrían obstaculizar la carrera de los investigadores a largo plazo.

Las personas se fían de la inteligencia artificial en las elecciones de voto y de pareja

Dos investigadoras españolas han realizado varios experimentos para demostrar cómo la IA puede influir en decisiones tan importantes como elegir candidatos políticos o buscar citas románticas. Todo ello, pese a haber usado un algoritmo ficticio.