Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Primer caso autóctono de chikunguña en España

El Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades ha confirmado el primer caso en España de chikunguña, una enfermedad transmitida por el mosquito responsable del dengue o la fiebre amarilla. El paciente, sin antecedentes de viajes a zonas endémicas, comenzó a tener síntomas el pasado 7 de julio.

En la imagen, el mosquito Aedes albopictus, el vector competente de la chikunguña en España. / Wikipedia

Desde ayer el término chikunguña ya no suena lejano. El Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) ha ratificado el primer caso autóctono en España –es decir, que el contagio se ha producido en el país y no en el extranjero, como era habitual hasta ahora–.

El paciente, un hombre de 60 años residente en Gandía sin antecedentes de viajes fuera de la Unión Europea durante al menos tres meses, comenzó a desarrollar síntomas el 7 de julio durante un viaje a Francia. La enfermedad suele aparecer entre 4 y 8 días después de la picadura de un mosquito infectado, aunque el intervalo puede oscilar entre 2 y 12 días.

El vector de la enfermedad, el mosquito Aedes albopictus, ha estado presente en Valencia desde 2013

Las autoridades europeas, que solicitan extremar las precauciones, afirman que este episodio no es inesperado. El vector de la enfermedad, el mosquito Aedes albopictus –también responsable de la transmisión del dengue o la fiebre amarilla– ha estado presente en Valencia desde 2013, y los casos importados se han registrado en la ciudad de Gandía, donde el clima es propicio para su transmisión.

Además de fiebre y fuertes dolores articulares, la fiebre chikunguña produce otros síntomas, como dolores musculares o de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas. Los dolores articulares suelen ser debilitantes y su duración puede variar. Como no existe cura ni vacuna, el tratamiento se centra en el alivio de los síntomas.

La mayoría de los pacientes se recuperan completamente, pero en algunos casos los dolores articulares pueden durar varios meses o incluso años. Las complicaciones graves no son frecuentes, pero en personas mayores la enfermedad puede contribuir a la muerte. A menudo solo se desarrollan síntomas leves y la infección puede pasar inadvertida o diagnosticarse erróneamente como dengue en zonas donde este es frecuente.

En 2007 se notificó por vez primera la transmisión de la enfermedad en Europa

Brotes en la actualidad

La fiebre chikunguña se describió por primera vez durante un brote ocurrido en el sur de Tanzanía en 1952. ‘Chikungunya’ en el idioma Kimakonde significa ‘doblarse’, en alusión al aspecto encorvado de los pacientes por los dolores articulares que padecen. Desde entonces se ha detectado en más de 60 países de Asia, África, Europa y las Américas.

En 2007 se notificó por vez primera la transmisión de la enfermedad en Europa, en un brote localizado en el nordeste de Italia. Desde entonces se han registrado brotes en Francia y Croacia. Los viajeros que regresan de zonas endémicas deben buscar atención médica si se presentan con síntomas compatibles.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE EL VIRUS

¿Qué es el chikunguña?

La enfermedad del chikunguña la produce un virus transmitido por la picadura de mosquitos infectados. Los síntomas se inician entre 3 y 7 días después de la picadura y se caracteriza por fiebre alta, dolor de cabeza, dolores en las articulaciones y dolor muscular que puede ir seguido de una erupción cutánea.

La mayoría de los pacientes tienden a sentirse mejor entre 7 y 15 días después del inicio de síntomas, aunque algunas personas pueden desarrollar dolores en las articulaciones y rigidez articular de manera intermitente durante meses.

Las complicaciones son más frecuentes en niños menores de un año y en mayores de 65 años o con enfermedades crónicas (diabetes, hipertensión, etc). La enfermedad no suele ser causa de muerte. No existe un tratamiento específico ni una vacuna disponible para prevenir la infección de este virus.

¿Cómo se transmite?

Se transmite a través de la picadura de mosquitos infectados tales como el Aedes aegypti, presente en las zonas tropicales y subtropicales de las Américas y África, o el Aedes albopictus, que se encuentra en áreas más templadas.

En España, el vector competente, Aedes albopictus, se extiende por la costa del Mediterráneo, incluidas las Islas Baleares, siendo muy abundante y especialmente activo durante los meses de verano, fechas en las que el flujo de viajeros es mayor.

Los mosquitos se infectan cuando se alimentan de una persona que tiene el virus. La siguiente vez que un mosquito infectado pica a una persona, esta puede quedar infectada. El chikunguña no se transmite por contacto físico, ni por consumo de alimentos ni por vía respiratoria.

¿Qué significa que hay casos autóctonos?

Una transmisión autóctona significa que las poblaciones de mosquitos que residen en un área determinada están infectadas con el virus y comienzan a transmitirlo a las personas que estén en esa misma área. En presencia de transmisión autóctona los enfermos no tienen antecedentes de viajes a áreas endémicas.

En España, los casos detectados hasta ahora eran casos importados, es decir, que fueron picados por mosquitos infectados durante un viaje a zonas donde está presente el virus, Asia, África, y en estos momentos, fundamentalmente, la zona del Caribe.

¿Qué medidas se deben tomar para prevenir el chikungunya?

El objetivo de las medidas de prevención es la reducción de la densidad vectorial (mosquitos). Para ello se requiere una respuesta que involucre a varias áreas de acción, desde la salud, hasta la educación y el medio ambiente. Estas medidas pasan por la eliminación o destrucción de los criaderos del mosquito en aquellas zonas donde se ha detectado la circulación.

Para ello es importante evitar conservar el agua en los recipientes en el exterior para evitar que se conviertan en criaderos de mosquitos; tapar los depósitos de agua de uso doméstico para que no entre el mosquito; evitar acumular basura; destapar los desagües que pueden dejar el agua estancada y utilizar mosquiteros en ventanas.

Fuente: Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Fuente: OMS, ECDC, MSSSI
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Estas son las características clínicas del paciente hospitalizado con covid-19 en España

El 33,8 % de los pacientes con coronavirus hospitalizados en nuestro país desarrolló síndrome de distrés respiratorio agudo, el 10,9 % neumonía bacteriana y el 6,2 % sepsis. La nueva actualización del Registro SEMI-COVID-19, uno de los mayores del mundo sobre SARS-CoV-2, indica cómo la tasa global de mortalidad fue del 20,9 %, la de ingreso en UCI del 8,6 % y la de reingreso hospitalario del 3,8 %.

Una revisión de estudios apoya el uso masivo y constante de mascarillas para detener la pandemia

Investigadores de la Universidad Nacional de Singapur han analizado la bibliografía científica sobre la efectividad de las mascarillas frente a la covid-19. Los resultados señalan que la pandemia se podría parar si al menos el 70 % de la población utilizase en público mascarillas eficientes, como las quirúrgicas, aunque incluso las de tela son útiles para detener el avance del virus.