Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Qué aconseja la EMA a las personas vacunadas con AstraZeneca

Aunque los casos de trombosis se consideran muy poco frecuentes, la Agencia Europea del Medicamento ha advertido a los pacientes inmunizados con el suero de Oxford/AstraZeneca que vigilen su estado de salud durante las dos semanas posteriores a la inoculación para poder identificar los raros, pero posibles síntomas.

Vacuna de AstraZeneca. / EFE/EPA/ALESSANDRO DI MARCO

El suero de Oxford/AstraZeneca, ahora llamado Vaxzevria, es una de las cuatro vacunas autorizadas en la Unión Europea para proteger contra la covid-19. Hasta el momento, los estudios han demostrado que es eficaz para prevenir la enfermedad y reducir el riesgo de hospitalización y muerte, si bien se han producido casos de dos tipos de trombosis con plaquetas bajas en personas inmunizadas.

Como consecuencia, la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) ha subrayado la importancia de un tratamiento médico especializado rápido ante la aparición de varios síntomas en las dos semanas siguientes a la vacunación.

Las personas vacunadas deben buscar asistencia médica si presentan los siguientes síntomas: dificultad para respirar, dolor en el pecho, hinchazón en la pierna y pequeñas manchas de sangre bajo la piel

“La probabilidad de que esto ocurra es muy baja, pero aun así se debe estar atento a los síntomas para poder recibir un tratamiento médico urgente que ayude a la recuperación y evite complicaciones”, han asegurado desde el comité de farmacovigilancia de la EMA (PRAC).

“Si se reconocen los signos de coágulos de sangre y de disminución de las plaquetas y se tratan a tiempo, los profesionales sanitarios pueden ayudar a los afectados en su recuperación y evitar complicaciones”, han declarado.

Así, las personas vacunadas deben buscar asistencia médica inmediatamente si presentan los siguientes síntomas: dificultad para respirar, dolor en el pecho, hinchazón en la pierna, dolor abdominal persistente, síntomas neurológicos (como dolores de cabeza intensos y persistentes o visión borrosa) y pequeñas manchas de sangre bajo la piel más allá del lugar de la inyección.

“Es de gran importancia que los profesionales de la salud y las personas que acuden a vacunarse sean conscientes de estos riesgos y estén atentos a los posibles signos o síntomas que suelen aparecer en las dos primeras semanas tras la vacunación”, ha afirmado Sabine Straus, presidenta del PRAC.

Además, la EMA ha aconsejado consultar con profesionales sanitarios o ponerse en contacto con las autoridades correspondientes ante cualquier duda sobre la implantación de la vacuna en su país.

Fuente: EMA
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Un fármaco ya en uso en humanos corrige la obesidad en ratones sin efectos secundarios

Investigadores del CNIO han tratado ratones obesos con digoxina, un fármaco indicado contra varias enfermedades cardiacas, y han observado cómo los animales perdían hasta un 40 % de peso incluso al tomar una dieta rica en grasa. Además, los roedores se curaron de trastornos metabólicos asociados a la obesidad.

Farmacovigilancia: así se investiga si un medicamento ya en uso produce un efecto inesperado

“Los reguladores deben hallar un equilibrio entre poner nuevos fármacos a disposición de los pacientes lo antes posible y recabar información suficiente sobre su calidad, seguridad y eficacia”, explica la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Un sistema cuidadosamente diseñado detecta cuanto antes eventos no esperados que los ensayos clínicos no podían advertir.