Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Reconstruyen huesos de monos gracias a la reprogramación celular

Por primera vez, científicos estadounidenses han utilizado células derivadas de la piel de macaco Rhesus para generar nuevo hueso. Han observado que la aparición de tumores es menos problemática de lo que se pensaba, ya que solo se desarrollan al administrar altas cantidades de células madre pluripotentes inducidas.

Macaco rhesus. / EOL

Por primera vez en un mono, un equipo de investigadores de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de EE UU ha demostrado que se puede crear hueso a partir de células madre pluripotentes inducidas (iPSC) originarias de la piel del propio animal.

El estudio, que se publica hoy en Cell Reports, revela también que el riesgo de que estas células desarrollen tumores es menor del que se creía, según trabajos anteriores realizados en ratones inmunodeprimidos.

“Utilizamos un macaco Rhesus porque su fisiología es parecida a la humana”, señala Cynhia Dunbar, una de las autoras del trabajo. “Haber demostrado en este organismo que las iPSC son capaces de producir hueso de nuevo sirve como modelo para su aplicación en clínica”.

Actualmente, se usan injertos óseos provenientes de cadáveres o de las regiones menos críticas del propio paciente

Además, los científicos de los NIH remarcan la importancia de usar células autólogas, es decir, obtenidas del propio animal. De este modo, los tratamientos inmunosupresores no son necesarios contra los efectos tóxicos de una posible incompatibilidad ya que el donante es el mismo que el receptor.

Actualmente, en los hospitales se usan injertos óseos provenientes de cadáveres o de las regiones menos críticas del propio paciente. “En estos casos, la llegada de sangre es insuficiente para mantener el hueso saludable”, explica a Sinc la investigadora.

También se usa la cerámica sola o la mixta con células que se obtienen de la medula ósea. “No obstante –añade Dunbar– estas no tienen el potencial de crecimiento de las iPSC”.

Durante el experimento se usó la receta estándar para ’cocinar’ las células de la piel de los macacos hacia iPSC. Posteriormente los investigadores las inyectaron en estos animales.

“Solo se formaron teratomas [un tipo de tumor] después de la inyección de dosis muy altas de iPSC, e incluso entonces crecieron muy lentamente. Hasta donde sabemos, y hemos seguido a los monos durante más de dos años, este tumor nunca se extendió lejos de la zona de la inyección original”, cuenta la científica.

Sin embargo, cualquier utilización de iPSC en medicina regenerativa implica la diferenciación previa en el laboratorio de estas hacia las células del tejido que se pretende reconstruir, en este caso, las formadoras de hueso.

“Para ello, transformamos las células iPSC en progenitores óseos, es decir, las sembramos en unos andamios de cerámica que se usan en la cirugía de reconstrucción de hueso y las implantamos en el macaco. En esta ocasión, se formó hueso de nuevo y no apareció ningún tipo de tumor”, declara Dunbar.

El futuro de esta terapia

Dunbar piensa que la primera terapia con iPSC en humanos será para tratar el alzhéimer

Los autores creen que investigar en un animal como el macaco es necesario para solucionar los problemas de formación de tejido o de inmunidad que no pueden representar los estudios in vitro o en ratones. Las terapias derivadas de este hallazgo podrían ser beneficiosas en personas con grandes defectos óseos congénitos o lesiones traumáticas.

Dunbar piensa que la primera aplicación de células procedentes de iPSC en los seres humanos será para tratar enfermedades fatales como la enfermedad de Alzheimer, la de Parkinson o la distrofia muscular; o para situaciones donde la aplicación de estas células puede ser más segura, como la ceguera congénita.

En la actualidad el grupo del NIH está trabajando en la diferenciación de células iPSC de macacos en el hígado, el corazón y los leucocitos. Con ello pretenden estudiar modelos de hepatitis C, de insuficiencia cardíaca y de la enfermedad granulomatosa crónica.

Referencia bibliográfica:

Hong et al. “Path to the Clinic: Assessment of iPSC-Based Cell Therapies In Vivo in a Nonhuman Primate Model”. Cell Reports. (2014). http://dx.doi.org/10.1016/j.celrep.2014.04.019

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las personas mayores están infrarrepresentadas en los ensayos de fármacos contra la covid-19

Un estudio ha analizado la proporción de individuos de avanzada edad que participan en las pruebas de tratamientos y vacunas para el nuevo coronavirus. Además de las restricciones por edad y por presencia de patologías para proteger su salud, hay otras condiciones que limitan la participación de los ancianos, como el acceso a las tecnologías, y que pueden poner en riesgo las evaluaciones de efectividad y seguridad.

Esta investigadora ha logrado casi dos millones de euros para estudiar el lenguaje

Clara Martín, del centro de investigación vasco BCBL, acaba de conseguir 1,9 millones de euros de la Comisión Europea para llevar a cabo un estudio sobre ortografía y bilingüismo. Su trabajo tiene implicaciones en el tratamiento de trastornos del lenguaje, como la dislexia, y en el aprendizaje de lenguas.