Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Reconstruyen la historia evolutiva y demográfica de las orcas

La secuenciación del genoma de 50 orcas pertenecientes a cinco subpoblaciones, que habitan desde el océano Antártico hasta el Ártico, refleja la evolución de la estructura social de estos mamíferos, así como sus comportamientos de caza. Pero al reconstruir la historia demográfica de estos diferentes grupos, los científicos demuestran también cómo estas poblaciones de orcas divergieron de un modo similar en muchos aspectos (cultura, ecología evolutiva y genética) a cómo lo hicieron los humanos.

Las orcas habitan en todos los océanos del planeta, desde el Antártico hasta las regiones árticas. / John Durban

Las orcas (Orcinus orca) –la especie más grande de la familia de los delfines– son animales altamente sociales que abarcan una amplia gama de hábitats, desde la Antártida a las regiones árticas. Sin embargo, aunque se nombran como una sola especie, existen subpoblaciones, conocidas como ecotipos, que se distinguen unas de otras por sus conductas en cuanto a dieta, estrategias de caza y reproducción.

La diferenciación se debe a la expansión de pequeños grupos de estos mamíferos por nuevos entornos

Esta diferenciación se debe a la expansión de pequeños grupos de estos mamíferos por nuevos entornos, según un reciente estudio publicado en Nature. El equipo de investigadores analizó las secuencias del genoma completo de 50 orcas de cinco ecotipos diferentes del Pacífico Norte y las regiones antárticas.

“Por primera vez, podemos aprovechar el poder de la secuenciación del genoma completo para identificar las diferencias en la historia evolutiva de los ecotipos de orcas. Esto incluye su historia demográfica y los objetivos de selección debido a la especiación ecológica”, explica a Sinc Andrew Foote, investigador de biología evolutiva de la Universidad de Uppsala (Suecia) y uno de los autores del estudio.

Orca cazando un pingüino. / Holly Fearnbach

Desmigar la historia evolutiva

Los autores encontraron que, en todas las subespecies estudiadas, se produjo una disminución de la población tras la divergencia, que fue seguida de una expansión, lo que los expertos consideran como uno de los mejores escenarios evolutivos que permite la emergencia de nuevos subgrupos.

Los científicos estiman que los subgrupos de orcas divergieron a escala mundial en menos de 200.000 años

“Con nuestra capacidad de secuenciación genómica a nivel de población podemos desmenuzar la historia evolutiva de las poblaciones dentro de una especie para entender mejor la interacción entre los diferentes procesos evolutivos”, señala el autor.

Los científicos estiman que los subgrupos de orcas divergieron a escala mundial en menos de 200.000 años. “El comienzo de la evolución hacia diferentes ecotipos podría estar asociado a los cambios climáticos acontecidos después de la última edad de hielo, hace algo más de 10.000 años”, añade Foote.

“Una de las principales conclusiones es que la variación dentro de las orcas, los seres humanos y probablemente muchas otras especies sociales surge de múltiples procesos como la cultura, la ecología o la genética que interactúan entre sí, en lugar de atribuirla de forma individual a cada aspecto”, asevera el experto en biología evolutiva.

Referencia bibliográfica:

Andrew D. Foote et al.: "Genome-culture coevolution promotes rapid divergence of killer whale ecotypes". Nature 31 de mayo del 2016 http://nature.com/articles/doi:10.1038/ncomms11693

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.