Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Sensores miniaturizados detectan drogas con precisión

Investigadores de la Universidad de Burgos han desarrollado unos diminutos sensores desechables para la determinación selectiva de drogas de abuso, como la cocaína, en muestras biológicas o fármacos. La técnica se basa en el uso de tintas.

Sensores miniaturizados y desechables para detectar drogas de abuso. / Laura Asturias-DiCYT

Las drogas de abuso son uno de los principales problemas de salud pública a nivel mundial, a lo que hay que sumar otras consecuencias como la exclusión social, el encarcelamiento por posesión o la conducción bajo su efecto. Para ello, es importante contar con técnicas que permitan analizar de forma rápida y precisa la presencia de drogas.

En este marco, científicos de la Universidad de Burgos han puesto a punto sensores y biosensores electroquímicos, miniaturizados y desechables, para la determinación sensible y selectiva de drogas de abuso, como la cocaína y la codeína, en muestras adulteradas, biológicas (como la orina) y fármacos.

Los sensores se basan en la tecnología serigráfica

El trabajo de la investigadora Laura Arribas, tutorizado por las profesoras de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Burgos Julia Arcos Martínez y María Asunción Alonso Lomillo, ha dado lugar a cinco publicaciones en revistas científicas y a la solicitud de una patente.

Los sensores desarrollados se basan en la denominada tecnología serigráfica, consistente en “depositar una tinta sobre una superficie plana dibujando las distintas partes de dispositivo electródico”, apunta la investigadora.

Frente a los dispositivos convencionales, estos sensores “pueden ser miniaturizados y, gracias a la gran variedad de tintas de diferentes materiales, permiten la fabricación a la carta de dispositivos más adecuados para el análisis de cada analito”.

Detección en muestras adulteradas

“La modificación de este tipo de dispositivos con bioelementos como enzimas o anticuerpos ha posibilitado la obtención de biosensores más selectivos, que evitan la interferencia de otros compuestos presentes en las muestras adulteradas. Al igual que para la cocaína, se diseñaron biosensores para la determinación de codeína en muestras de orina y en fármacos”, apunta Laura Asturias.

Este tipo de dispositivos de pequeño tamaño puede utilizarse en el análisis in situ de analitos, ya que los dispositivos y los aparatos necesarios para el análisis (un ordenador y un potenciostato portátil, un dispositivo que se utiliza habitualmente en experimentos electroquímicos) se pueden transportar hasta el lugar del muestreo, permitiendo además la cuantificación del compuesto de interés.

Referencias bibliográficas:

Asturias-Arribas, L., Alonso-Lomillo, M. A., Domínguez-Renedo, O., y Arcos-Martínez, M. J. (2014). “Sensitive and selective cocaine electrochemical detection using disposable sensors”. Analytica Chimica Acta. 834, 30-36 doi: 10.1016/j.aca.2014.05.012

Asturias-Arribas, L., Asunción Alonso-Lomillo, M., Domínguez-Renedo, O., y Julia Arcos-Martínez, M. (2014). “Cytochrome P450 2Ds6 based electrochemical sensor for the determination of codeine”. Talanta. 129, 315-319 DOI: 10.1016/j.talanta.2014.05.053

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Descubren cómo se pliega y mueve la pared del intestino midiendo sus fuerzas

Investigadores del Instituto de Bioingeniería de Cataluña han medido por primera vez las fuerzas celulares en miniintestinos de laboratorio, descifrando cómo se pliega y se mueve su pared interior. El estudio puede ayudar a entender mejor las bases de enfermedades como la celiaquía, la colitis y el cáncer, así como al desarrollo de nuevas terapias para patologías intestinales.

Nuevos biobots capaces de nadar

Imprimiendo un esqueleto flexible en 3D y añadiendo una cinta de hidrogel con células musculares, investigadores del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) han creado robots biológicos que avanzan por un líquido a velocidades sin precedentes. Estos biobots también reaccionan a estímulos eléctricos y ejercen fuerzas sorprendentes.