POLÍTICA CIENTÍFICA: Política científica

Solicitan mayor transparencia en los conflictos de interés de las revistas médicas

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

Las revistas tienen que desarrollar políticas para resolver los inevitables conflictos de intereses que surgen cuando publican artículos que podrían reportarles beneficios por la reimpresión o aumentar su índice de impacto. Ésta es la conclusión de un artículo de Andreas Lundh y otros investigadores del Centro Nórdico Cochrane (Dinamarca), publicado esta semana en la revista PLoS Medicine.

Más información sobre:
conflictos
intereses
médicas
revistas

SINC | 26 octubre 2010 23:00

<p>La revista <em>PLoS Medicine</em> analiza con más profundidad los conflictos de intereses que surgen cuando se publican artículos que reportan beneficios, y exponen que las revistas deberían aplicarse a sí mismas el mismo grado de transparencia que les exigen a los autores. Imagen: Pink Sherbet Photography</p>

La revista PLoS Medicine analiza con más profundidad los conflictos de intereses que surgen cuando se publican artículos que reportan beneficios, y exponen que las revistas deberían aplicarse a sí mismas el mismo grado de transparencia que les exigen a los autores. Imagen: Pink Sherbet Photography

La revista PLoS Medicine analiza con más profundidad los conflictos de intereses que surgen cuando se publican artículos que reportan beneficios, y exponen que las revistas deberían aplicarse a sí mismas el mismo grado de transparencia que les exigen a los autores.

El artículo analiza los ensayos clínicos aleatorizados (ESA) publicados en seis revistas médicas generales (entre las que no estaba PLoS Medicine pero sí New England Journal of Medicine (NEJM), British Medical Journal (BMJ), The Lancet, Annals of Internal Medicine, Archives of Internal Medicine y JAMA) a lo largo de dos periodos, 1996 y 2005, y evalúa qué ensayos estaban financiados por el sector completamente, en parte o nada en absoluto.

Los autores usaron el índice de citas académicas en internet de la Web of Science para calcular el índice de impacto aproximado de cada revista en 1998 y 2007, y calcularon el efecto de los ESA publicados sobre dicho impacto.

La proporción de ESA financiados exclusivamente por el sector variaba de una revista a otra. El 32% de los ESA publicados en NEJM durante ambos periodos bianuales contó con financiación del sector, mientras que solamente el 7% de los ESA publicados en BMJ en 2005 fue financiado por el sector.

Los ensayos financiados por el sector eran citados con más frecuencia que los ESA con otro tipo de financiación; la omisión de los ESA con financiación del sector en el cálculo del índice de impacto reducía los índices de impacto aproximados de todas las revistas. Por ejemplo, la omisión de todos los ESA con financiación del sector o mixta reducía los índices de impacto de 2007 de BMJ y NEJM en un 1% y un 15%, respectivamente.

Finalmente, los investigadores preguntaron al director de cada revista por los ingresos de la revista procedentes de fuentes del sector. En el caso de BMJ y The Lancet, las únicas revistas que proporcionaron esta información directamente, los ingresos procedentes de ventas de reimpresiones representaban el 3% y el 41%, respectivamente, de los ingresos totales en 2005.

“Las revistas (deberían) atenerse a las mismas normas relativas a los conflictos de intereses que acertadamente exigen a los autores, y las fuentes y las cantidades de los ingresos deben publicarse para aumentar la transparencia”, concluyen los autores.

Resolver los conflictos

El trabajo va acompañado de una valoración de Harvey Marcovitch, ex presidente del Comité sobre Ética de las Publicaciones (COPE, por sus siglas en inglés), y una editorial de los directores de la misma revista.

En su comentario sobre el artículo, Marcovitch coincide en que “los directores de las revistas han gastado mucho tiempo y energía para detallar el modo de resolver los conflictos de intereses de los autores y revisores. Ahora tienen que centrarse en los suyos propios y los de sus empleados”.

Por su parte, en la editorial que acompaña al artículo, los directores de PLoS Medicine, que han publicado los ingresos de su propia revista en la página de conflictos de intereses de la revista, concluyen: “Internet ha espoleado una revolución intelectual en la divulgación de la información médica”.

--------------

Referencias bibliográficas:

Lundh Andreas, Barbateskovic M, Hrobjartsson A, Gøtzsche PC. “Conflicts of Interest at Medical Journals: The Influence of Industry-Supported Randomised Trials on Journal Impact Factors and Revenue – Cohort Study”. PLoS Med 7(10): e1000354.
http://www.plosmedicine.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pmed.1000354

Marcovitch H (2010); “Editors, Publishers, Impact Factors, and Reprint Income”. PLoS Med 7(10):e1000355. doi:10.1371/journal.pmed.1000355

“The PLoS Medicine Editors (2010) Increased Responsibility and Transparency in an Era of Increased Visibility”. PLoS Med 7(10): e1000364. doi:10.1371/journal.pmed.1000364

Zona geográfica: Norteamérica
Fuente: SINC

Comentarios

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER