Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Dos estrategias para eliminar recuerdos voluntariamente

Suprimir o sustituir para olvidar

Cuando alguien quiere deshacerse de un pensamiento, y lo logra, su cerebro trabaja o bien suprimiéndolo, o bien sustituyéndolo por otro. Una investigación que publica esta semana la revista Cell Press demuestra que ambos mecanismos permiten controlar los recuerdos mediante procesos cerebrales diferentes.

Ambas estrategias resultaron igual de efectivas a la hora de deshacerse de los recuerdos. Imagen: Current Biology
Suprimir o sustituir para olvidar . Foto: Current Biology

Cuando alguien quiere deshacerse de un pensamiento, y lo logra, su cerebro trabaja o bien suprimiéndolo, o bien sustituyéndolo por otro. Una investigación que publica esta semana la revista Cell Press demuestra que ambos mecanismos permiten controlar los recuerdos mediante procesos cerebrales diferentes.

A menudo, las personas quieren olvidar aquello que les ha dejado un recuerdo desagradable, vergonzoso o simplemente insoportable. Un grupo de neurocientíficos de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, ha demostrado que los seres humanos utilizan dos procesos para olvidar: la supresión y la sustitución, y que el cerebro trabaja de formas diferentes en cada caso.

“Se trata de dos mecanismos distintos que causan el olvido: el primero interrumpe el proceso de recuperación de recuerdos, y el segundo permite sustituir los eventos desagradables por otros”, comenta Roland Benoit, de la unidad de cognición y ciencias del cerebro de la Universidad de Cambridge.

Utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI), los científicos examinaron la actividad cerebral de voluntarios que habían aprendido asociaciones entre pares de palabras y que, después, intentaban olvidarlas según uno de los dos procesos, es decir, bloqueándolas o bien sustituyéndolas.

Situaron una pantalla donde aparecían las palabras y formaron dos grupos de un total de 36 participantes. Estos codificaron pares de palabras –por ejemplo, playa-África. Primero se les entrenó para que recordaran la asociación y después para que olvidaran la segunda palabra intentando bloquear su recuerdo, es decir, por supresión.

A continuación, recibieron una palabra nueva que sustituía a una parte del par –por ejemplo playa-snorkel, mientras la palabra África se borraba de la pantalla. En este caso, fueron entrenados para no pensar en 'África' recuperando la palabra de sustitución 'snorkel'.

Se podrían desarrollar tratamientos de problemas como la regulación deficiente de la memoria

Durante el experimento, se examinó mediante fMRI cada una de las dos formas en que olvidaban: suprimiendo y sustituyendo. Gracias al escáner, los investigadores analizaron después la actividad cerebral en cada proceso.

Circuitos neuronales distintos

“Los resultados indican que cada mecanismo activa unos circuitos neuronales distintos”, explican los científicos. Cuando se suprime un recuerdo, se produce una interrupción de los procesos mnemotécnicos gracias al córtex prefrontal dorsolateral, que inhibe la actividad del hipocampo, una región clave para recordar eventos del pasado.

En cambio, cuando se sustituyen unos recuerdos por otros, intervienen dos zonas del cerebro–el córtex prefrontal y el córtex midventrolateral prefrontal– que trabajan para traer determinados recuerdos a nuestra consciencia al tiempo que se ‘borran’ los indeseados. En esa sustitución de los pensamientos intervienen dos elementos: “un recuerdo sustituto, que va a ser recuperado, y otro que nos disgusta”, añaden.

Ambas estrategias –la supresión y la sustitución–resultaron igual de efectivas a la hora de deshacerse de los recuerdos porque “se trata de dos mecanismos que ayudan a mejorar el control mnemotécnico” –de asociación mental para recuperar los recuerdos–, explican los investigadores.

Saber que distintos procesos contribuyen a olvidar los recuerdos puede ser útil “porque ahora sabemos que a la gente, de forma natural, se le da mejor un mecanismo u otro”, recoge el estudio. Gracias al conocimiento de los distintos mecanismos de olvido se podrían desarrollar tratamientos de problemas de salud mental relacionados con la regulación deficiente de la memoria, como ocurre tras sufrir un traumatismo.

Referencia bibliográfica:

Roland G. Benoit, Michael C. Anderson. “Opposing Mechanisms Support the Voluntary Forgetting of Unwanted Memories”. Cell Press. DOI 10.1016/j.neuron.2012.07.025. 17 de octubre de 2012.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Estas células madre resisten el envejecimiento y mantienen la regeneración muscular hasta la vejez

Investigadores españoles han descrito en ratones cómo todas las células madre musculares no envejecen igual, y han identificado un subgrupo con una capacidad regenerativa superior que se mantiene hasta la edad geriátrica. Los resultados se publican hoy en Nature Cell Biology.

Alt de la imagen
Descubierto un gen crucial para el desarrollo del sarcoma de Ewing

El gen RING1B es clave para el desarrollo del sarcoma de Ewing, un tumor óseo maligno que se forma en el hueso o en el tejido suave y que afecta principalmente a los adolescentes y adultos jóvenes. El hallazgo abre la puerta al desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas.