Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un aborto espontáneo asociado con infección por virus del Zika

Investigadores catalanes han puesto de manifiesto un caso médico que ofrece nueva información sobre la historia natural de la infección por zika en mujeres embarazadas. Se trata de un aborto espontáneo causado por zika durante el primer trimestre de la gestación. Hasta ahora, no se había descrito previamente la persistencia del virus hasta tres semanas después de la muerte fetal.

Ultrasonido de un feto humano de 8 semanas de edad gestacional. / Ragesoss

Un equipo de ISGlobal, centro impulsado por la Fundación Bancaria “la Caixa”, ha descrito un caso de aborto espontáneo muy probablemente debido a la infección por zika durante el primer trimestre de embarazo. Estos resultados fortalecen la asociación entre el virus, por la infección a través de la placenta, y el daño en el embrión.

En 2015, Brasil registró un fuerte aumento en el número de recién nacidos con microcefalia, coincidiendo con una epidemia por el virus del Zika que se extendió a toda Latinoamérica. Desde entonces, una creciente cantidad de evidencia indica que la infección por zika en mujeres embarazadas puede causar anomalías congénitas incluyendo microcefalia, así como la pérdida del feto.

Los resultados fortalecen la asociación entre la infección por el virus del Zika y el daño en el embrión

En este estudio, los autores muetran el caso de una mujer en su séptima semana de embarazo que viajó a República Dominicana, donde desarrolló síntomas compatibles con la infección por zika. A su regreso a España, un examen de rutina reveló la muerte del feto (que se estima ocurrió a la semana 8 de gestación).

La placenta, tejido diana del virus

El equipo pudo aislar el virus en la placenta y tejido embrionario. La mujer tenía anticuerpos contra el virus, y se pudo además detectar virus en sangre (por métodos moleculares) hasta un mes después de la aparición de los síntomas.

“La persistencia del virus hasta tres semanas después de la muerte fetal no se había descrito previamente, y pone de relieve el escaso conocimiento sobre la historia natural de la infección”, dice Azucena Bardají, coordinadora del estudio.

“Todos los análisis realizados indican que el aborto espontáneo se debe muy probablemente a la infección sintomática por zika en los primeros meses del embarazo, y que ocurrió poco después de la infección”, concluyen los autores. Los resultados también identifican a la placenta como uno de los tejidos diana del virus.

Referencia bibliográfica:

Goncé A, Martínez MJ, Marbán-Castro E, et al. Spontaneous Abortion Associated with Zika Virus Infection and Persistent Viremia. Emerg Infect Dis. 2018 May;24(5):933-935. doi: 10.3201/eid2405.171479.

Fuente: ISGlobal
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
El 40 % de la población española sufre altos niveles de contaminación
EFE

Según un informe del Observatorio de Sostenibilidad, unos 19 millones de personas están expuestas a altos niveles de contaminacion por NO2, PM10 y PM2,5. Los niveles medios de contaminación para 2021 se mantuvieron similares a los de 2020.

Las infecciones por bacterias multirresistentes causan más muertes que el sida o la malaria

Un nuevo estudio sobre resistencia antimicrobiana, el mayor de este tipo realizado hasta el momento, aporta nuevos datos sobre las muertes provocadas por esta causa en todo el mundo. Los autores advierten que es urgente actuar contra esta amenaza, que con más de 1,27 millones de decesos directos en 2019 provoca ya más fallecimientos que el sida o la malaria.