Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un algoritmo para reducir los retrasos aéreos por fenómenos meteorológicos

Un equipo de la Universidad Carlos III de Madrid ha desarrollado un algoritmo que maximiza la previsibilidad de los vuelos y reduce el riesgo de toparse con fenómenos tormentosos. El objetivo es mejorar la seguridad, aumentar la capacidad del tráfico aéreo y reducir los retrasos.

El impacto de la meteorología y la incertidumbre asociada en la aviación es muy alto. / UC3M

Incluso con la ayuda de los últimos avances en tecnología de pronóstico meteorológico, el tiempo puede ser difícil de predecir. Esto supone un problema para la gestión de los vuelos, que requiere de un pronóstico eficaz para poder garantizar un tráfico fluido.

La Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) ha participado en un proyecto europeo de investigación, denominado TBO-Met, cuyo objetivo ha sido desarrollar un algoritmo que se aplica a la trayectoria de la aeronave –lo que se conoce como el plan de vuelo– y tiene en cuenta las incertidumbres del pronóstico del tiempo. Este avance permitirá incrementar la capacidad del sistema, es decir, el número de aviones que pueden volar en un fragmento de espacio y tiempo.

Se estima que aproximadamente entre el 20% y el 30% de los retrasos en Europa están relacionados con el clima

Incertidumbre meteorológica

El sistema estudia la incertidumbre meteorológica de fenómenos meteorológicos de difícil predicción, como el granizo, la formación de hielo severo y los rayos, que pueden infligir daños considerables a las aeronaves.

“El impacto de la meteorología y la incertidumbre asociada en la aviación es muy alto. Se estima que aproximadamente entre el 20% y el 30% de los retrasos en Europa están relacionados con el clima, con unas pérdidas estimadas en unos 200 millones de euros al año”, explica el profesor de Bioingeniería e Ingeniería Aeroespacial de la UC3M, Manuel Soler Arnedo.

De hecho, agrega, “solo en 2017 se estimaron pérdidas de 215 millones de euros por los 2,1 millones de minutos de retraso atribuidos a las inclemencias meteorológicas”.

El proyecto se ha centrado en entender, caracterizar y reducir esta incertidumbre. Para ello, se ha enfocado en dos problemas principales: el análisis de la demanda del sector en cuanto al número de aviones que deben estar operativos y la planificación de trayectorias teniendo en cuenta las incertidumbres del pronóstico del tiempo y la actividad de las tormentas.

Fuente: UC3M
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un robot blando con aspecto de pez consigue nadar en las profundidades de las Marianas

Inspirado en el pez caracol de la fosa de las Marianas, este robot chino ha sido capaz de nadar de forma autónoma y autopropulsada a casi 11.000 metros de profundidad. Aunque de momento sus funciones son muy limitadas, sus creadores creen que el diseño, flexible, blando y ligero, puede sentar las bases de la robótica submarina en condiciones extremas.

Robert Langer, catedrático de ingeniería química en el MIT
“No desarrollen nada por dinero, sino por el impacto que tendrá en la sociedad”

Langer, que cuenta con más de 1.400 patentes, 1.500 artículos científicos y unos 220 premios, entre ellos el Charles Stark Draper –el ‘Nobel’ de los ingenieros–, ayudó a crear la biotecnológica Moderna, que ha desarrollado una vacuna de ARN con la que ya se han comenzado a inmunizar cientos de miles de personas en Occidente. Precisamente, la tecnología que usa Moderna y el suero de Pfizer/BioNTech se basa en las nanopartículas que desarrolló este científico hace 40 años.