Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un atlas recoge el papel decisivo de los suelos del norte de Europa en el cambio climático

La Comisión Europea (CE) presentó ayer un nuevo atlas del suelo del norte de Europa, que está considerado como "un importante sumidero de carbono". El nuevo documento ofrece una fuente de datos completa para prever el aumento de temperaturas y cómo el cambio climático afectará a las regiones árticas.

El nuevo atlas muestra los posibles efectos del cambio climático en los suelos cubiertos por hielo permanente y explica el papel decisivo que desempeñan en el clima y los ciclos de carbono del planeta. En la imagen, región del círculo polar ártico. Foto: Charles Tarnocai.

“Este atlas supone una valiosa fuente de información para investigadores, legisladores, docentes y público en general acerca de las características de los suelos de las regiones del norte de Europa, y promueve la concienciación sobre su importancia medioambiental y significación global”, ha asegurado Máire Geoghegan-Quinn, comisaria europea para Investigación, Ciencia e Innovación.

El documento es fruto de un proyecto de colaboración entre la Unión Europea y Noruega, Islandia, Groenlandia, Canadá, EE UU y Rusia que que ha durado tres años. Se trata de una fuente de datos completa con la que científicos y legisladores podrán comprender si existe un efecto de retroalimentación en el calentamiento global, y aplicar políticas que protejan los sumideros de carbono árticos y, por tanto, el clima terrestre.

En 144 páginas se describen de forma pormenorizada los recursos de suelo circumpolares, que tienen también su importancia para la agricultura, la gestión forestal, la gestión hidrológica, la planificación de usos del suelo, las infraestructuras, la vivienda y las redes de transporte de energía. También se describe el origen y las principales características de los distintos tipos de suelo presentes en este entorno.

Localizar el cambio climático

El nuevo atlas también muestra los posibles efectos del cambio climático en los suelos cubiertos por hielo permanente y explica el papel decisivo que desempeñan en el clima y los ciclos de carbono del planeta.

Según los expertos, las regiones boreales y árticas que acogen los almacenamientos de carbono se calentarán más rápido que el resto del planeta. El aumento de la temperatura inicia la descomposición de la materia orgánica, que en el caso del suelo produce emisiones de CO2 y metano.

El carbono orgánico supone la mayor reserva terrestre de carbono, y resulta un factor relevante en las proyecciones de cambio climático para el futuro. Gracias a sus terrenos congelados de forma permanente y a su extensa tundra, las regiones árticas son un importante sumidero de carbono.

------------------

El documento íntegro, aquí.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
2021, el octavo año más cálido de este siglo en España
SINC

La Agencia Estatal de Meteorología destaca en el balance climático correspondiente a 2021, publicado hoy, que el año pasado ha sido el quinto año más cálido a escala mundial. Según el informe, 2021 también fue seco en nuestro país: la precipitación acumulada fue inferior al valor normal en la mayor parte de España.

Un nuevo fósil de mamífero aragonés resuelve un problema taxonómico de hace más de 150 años

Un equipo multidisciplinar de investigadores, dirigido por la Universidad de Zaragoza y ARAID del Gobierno de Aragón, ha descrito un nuevo género y especie de mamífero carnívoro, Aragonictis araid, a partir de los restos fósiles de 12 millones de años de antigüedad encontrados en yacimientos de Zaragoza y Soria. El hallazgo del nuevo mustélido pone fin a un problema taxonómico de hace más de 150 años.