Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un caballo de Troya celular despierta el sistema inmune antitumoral

Investigadores españoles han demostrado en ratones el efecto antitumoral de un tipo de virus escondido en células madre mesenquimales. La terapia consigue activar la respuesta inmunitaria del paciente y abre la puerta a un tratamiento universal. El trabajo acaba de ser publicado en Cancer Immunology.

Efectos de Celyvir, el nuevo tratamiento que ha demostrado el efecto antitumoral de virus oncolíticos escondidos en células madre mesenquimales. / ISCIII

Una novedosa terapia, conocida como Celyvir, ha demostrado el efecto antitumoral de virus oncolíticos –capaces de infectar y descomponer las células cancerosas– escondidos en células madre mesenquimales, es decir, aquellas que pueden dar lugar a varios tipos de células de los tejidos esqueléticos, como el cartílago, el hueso y la grasa.

La investigación, realizada en ratones en la Unidad de Biotecnología Celular del Instituto de Salud Carlos III, combina células y virus para que actúen como una especie de caballo de Troya celular que despierte al sistema inmunitario antitumoral. El trabajo acaba de ser publicado en la revista Cancer Immunology.

“Nuestro trabajo ha confirmado en ratones que las células madre mesenquimales que transportan al virus antitumoral podrían obtenerse tanto del propio paciente (células singénicas) como de un donante (células alogénicas), reduciendo en un 35% el volumen del tumor”, explica Álvaro Morales, autor principal del estudio.

En ratones, las células madre mesenquimales que transportan al virus oncolítico redujeron en un 35% el volumen del tumor

En ambos casos, el tratamiento no solo consiguió activar la respuesta inmune, sino que aumentó la infiltración de ciertas células inmunitarias anticancerígenas (los llamados neutrófilos N2 antitumorales) en los cánceres tratados.

Trabajos anteriores han señalado que esta mayor infiltración del sistema inmunitario en el tumor está extensamente relacionada con un mejor pronóstico de la enfermedad y una mayor respuesta a otras inmunoterapias.

Obtener un tratamiento universal

Los virus oncolíticos son aquellos que se replican selectivamente en células tumorales, destruyéndolas. El problema de esta terapia es que el virus no llega al tumor por sí solo, puesto que el sistema inmunitario suele ejercer una respuesta antiviral contra él.

Para solucionarlo, los expertos han utilizado células madre mesenquimales, transportando esos virus en su interior como si de un caballo de Troya celular se tratase. De este modo, el virus oncolítico llega al tumor dentro de las propias células madre, donde se libera y produce una mayor respuesta antitumoral.

“Los resultados abren la posibilidad de producir un tratamiento universal de células madre mesenquimales como transportadoras del virus oncolítico sin necesidad de obtenerlas de los pacientes, lo que facilita la rapidez y disponibilidad de esta viroinmunoterapia”, concluye Morales.

Referencia bibliográfica:

Morales-Molina Á, Gambera S, Cejalvo T, Moreno R, Rodríguez-Milla MÁ, Perisé-Barrios AJ, García-Castro J. ‘Antitumor virotherapy using syngeneic or allogeneic mesenchymal stem cell carriers induces systemic immune response and intratumoral leukocyte infiltration in mice’. Cancer Immunol Immunother. 2018 Jul 31. doi: 10.1007/s00262-018-2220-2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30066102

Fuente: ISCIII
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Se resuelve gracias a la epigenética un misterio del cáncer de hace más de cuarenta años

En 1975 se descubrió que en algunos cánceres existía una alteración genética en una célula transformada, le faltaba una pieza, el nucleótido “Y”. Un equipo dirigido por el Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras ha hallado que el silenciamiento epigenético del gen TYW2 es la causa de la pérdida del esquivo nucleótido.

Alt de la imagen
Describen los mecanismos responsables de la competencia entre genomas mitocondriales

La selección entre ADN mitocondriales depende de cómo estos afectan al metabolismo celular. Así concluye un estudio, publicado en Science Advances, que revela cómo la célula es capaz de reconocer la presencia de diferentes ADN de mitocondria y seleccionar de forma específica aquellos dependiendo de cómo influyen en su estado metabólico.