Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Innovación
La patología lumbar es la principal causa de baja laboral

Un cinturón contra los dolores lumbares

Desde hace años los investigadores trabajan en el desarrollo de terapias eficaces contra la lumbalgia, una dolencia que solo en España supone una media de seis millones de jornadas laborales perdidas cada año. Ahora, expertos de FIK y Tecnalia han creado Lumbia, un dispositivo que podrá utilizarse para la evaluación del paciente y durante la terapia de reeducación postural.

Un cinturón contra los dolores lumbares

Desde hace años los investigadores trabajan en el desarrollo de terapias eficaces contra la lumbalgia, una dolencia que solo en España supone una media de seis millones de jornadas laborales perdidas cada año. Ahora, expertos de FIK y Tecnalia han creado Lumbia, un dispositivo que podrá utilizarse para la evaluación del paciente y durante la terapia de reeducación postural.

En la imagen, el dispositivo Lumbia. / Tecnalia
Un cinturón contra los dolores lumbares. Foto: Tecnalia

Desde hace años los investigadores trabajan en el desarrollo de terapias eficaces contra la lumbalgia, una dolencia que solo en España supone una media de seis millones de jornadas laborales perdidas cada año. Ahora, expertos de FIK y Tecnalia han creado Lumbia, un dispositivo que podrá utilizarse para la evaluación del paciente y durante la terapia de reeducación postural.

Un cinturón contra los dolores lumbares

Desde hace años los investigadores trabajan en el desarrollo de terapias eficaces contra la lumbalgia, una dolencia que solo en España supone una media de seis millones de jornadas laborales perdidas cada año. Ahora, expertos de FIK y Tecnalia han creado Lumbia, un dispositivo que podrá utilizarse para la evaluación del paciente y durante la terapia de reeducación postural.

En la imagen, el dispositivo Lumbia. / Tecnalia
Un cinturón contra los dolores lumbares. Foto: Tecnalia

Desde hace años los investigadores trabajan en el desarrollo de terapias eficaces contra la lumbalgia, una dolencia que solo en España supone una media de seis millones de jornadas laborales perdidas cada año. Ahora, expertos de FIK y Tecnalia han creado Lumbia, un dispositivo que podrá utilizarse para la evaluación del paciente y durante la terapia de reeducación postural.

La lumbalgia o lumbago afecta a una gran parte de la población y suele estar causada por alteraciones de las diferentes estructuras que forman la columna vertebral como ligamentos, músculos, discos vertebrales y vértebras.

Para dar solución a esta patología, la iniciativa empresarial FIK y el centro privado de investigación aplicada TECNALIA, en colaboración con la empresa italiana BTS, han diseñado una tecnología que puede prevenir los dolores en la zona lumbar así como rehabilitar los daños causados.

Para los investigadores, esta nueva herramienta –denominada Lumbia– pretende ser el remedio para las lumbalgias. El dispositivo se incorpora en un cinturón que deben colocarse los pacientes en torno a la zona lumbar y que incluye un conjunto de sensores que detectan si la postura no es correcta.

“La combinación de la actividad mioeléctrica que la tecnología obtiene en cada momento de tres músculos (oblicuo, erector y dorsal) le hace inferir si la posición es buena o no”, ha explicado a SINC José Miguel Aizcoitia, uno de los responsables del proyecto.

Así, ante una mala postura el cinturón emite una vibración que recuerda al paciente que debe modificarla. Al mismo tiempo, este sensor envía toda la información que recoge a un ordenador para que el terapeuta realice el seguimiento de la patología.

El dispositivo incluye un conjunto de sensores que detectan si la postura no es correcta

De esta forma, Lumbia tiene un doble objetivo. Por un lado, rehabilitar las patologías –como herramienta de evaluación que aporta al terapeuta información fiable– y, por otro, prevenir daños en los pacientes sanos con mayor riesgo de sufrir dolor lumbar –al reeducar la postura–.

“2013 es el año de la industrialización y en 2014 Lumbia estará disponible en el mercado”, ha comentado durante la presentación del dispositivo Ignacio Manzanares, director de la división de Salud y Construcción de Tecnalia.

Será la empresa BTS la encargada de su distribución internacional, cuyo objetivo es llegar a los especialistas del sector para que lo empleen con sus pacientes y también a las empresas para que puedan prevenir los daños en sus trabajadores.

La lumbalgia, un problema universal

Según el estudio de Fundación Mapfre Las enfermedades de la columna lumbar y su relación con el trabajo en España, prácticamente todos los individuos sufrirán un episodio de lumbalgia en algún momento de su vida.

De hecho, cada año entre el 5 y el 25 % de la población sufrirá una lumbalgia, pero esta incidencia aumenta hasta el 50 % en edad laboral. Actualmente se trata de la principal causa de baja laboral en España, lo que implica una media de seis millones de jornadas laborales perdidas cada año y un coste de hasta 112 millones de euros para la Seguridad Social.

La Dirección General de Investigación e Innovación de la Comisión Europea estima que en toda la Unión Europea existen unos 67 millones de personas afectadas por este problema.

Más tecnologías ‘saludables’

Lumbia no es la única herramienta desarrollada por Tecnalia en el ámbito de la salud. Por un lado está Armassist, un robot de rehabilitación para pacientes que han padecido un ictus, que ya se está usando en hospitales como La Fe de Valencia. El objetivo es que el paciente mejore la movilidad de su brazo mediante un dispositivo robótico móvil y una plataforma software con videojuegos para la telerehabilitación.

Por otro lado, el centro diseñó Sentient, que detecta si una persona experimenta una emoción positiva o negativa y mide su intensidad mediante un pulsímetro comercial estándar. Hoy se utiliza en la Fundación Uliazpi para conocer las emociones de aquellas personas con diversidad intelectual y limitaciones para comunicarse.

Además, los investigadores han desarrollado Varstiff, un material textil inteligente que puede adoptar formas diferentes y que al aplicarle vacío se vuelve rígido hasta alcanzar durezas equivalentes a las de un plástico convencional. El primer producto en el que se materializará será un inmovilizador de emergencia para víctimas de accidentes.

Gea es un dispositivo de teleasistencia móvil que, además de permitir al usuario estar permanentemente comunicado y localizado, incorpora la funcionalidad de detección automática de caídas y un conjunto de alarmas inteligentes. Para el usuario no resulta invasivo ya que se coloca con un clip en el cinturón.

Y por último, Zureantek, un sistema de consultas con un psicólogo de forma online. El sistema ofrece en remoto estos servicios para las personas mayores y sus cuidadores.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los móviles geolocalizados cuentan cómo funciona la distancia social en Nueva York

Desde que empezaran a tomarse medidas por la COVID-19, la forma de relacionarse de los neoyorkinos ha cambiado. Según un trabajo del español Esteban Moro en el MIT, el número de contactos sociales ha disminuido en un 93 % y las personas que se han quedado en casa han aumentado del 20 % al 60 %. Los supermercados y tiendas de comestibles se han convertido en lugares de encuentro.

Alt de la imagen
ANÁLISIS
El verdadero potencial del ‘big data’ en la lucha contra la COVID-19
Rosa Elvira Lillo

En esta pandemia es necesaria una mayor colaboración entre expertos en datos de todo el mundo con el objetivo de lograr mejores modelos estadísticos y vacunas. También, dadas las circunstancias, deberíamos replantearnos ciertas parcelas de nuestra privacidad y, así, poder aprovechar las posibilidades que nos brinda la geolocalización de móviles para ayudar a un confinamiento más inteligente y al aplanamiento de la curva.