Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Hasta la fecha no existía ningún producto parecido en el mercado

Un cuchillo para cortar la mantequilla que puede calentarse en el microondas

Una investigadora de la Universidad de Granada (UGR) ha diseñado un cuchillo con un material termosensible que puede ser calentado en el microondas, sin que queme, y que permite cortar alimentos blandos como la mantequilla, el helado o el queso.

La inventora del cuchillo, Laura García Molina, en el laboratorio de Ingeniería Química de la Universidad de Granada (FOTO: UGRDIVULGA).

La creadora de un nuevo cuchillo termosensible, Laura García Molina, explica que su idea surgió como respuesta a una pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez: ¿cómo podría untar la mantequilla sin que se rompa la tostada?

“Dentro de la asignatura ‘Ingeniería del producto’ del una alumna del Máster de Avances en Calidad y Tecnología Alimentaria se nos proponía mejorar un producto alimenticio que estuviera en el mercado, ya fuera en relación al su perfil nutricional, características organolépticas, comodidad o conveniencia de uso para los consumidores. Y yo pensé en mejorar la mantequilla tradicional sin sal. Encuesté a consumidores habituales de mantequilla acerca de los principales problemas que presentaba este producto, y las respuestas fueron variadas: ‘es demasiado grasa’, ‘tiene muchas calorías’ o ‘el color no es el de las mantequillas de antaño’, entre otras”.

La mantequilla está muy dura cuando se conserva en la nevera, por lo que al untarla no queda repartida de manera uniforme

Sin embargo, casi todos los encuestados detectaban el mismo problema: ‘la mantequilla está muy dura cuando se conserva en la nevera, por lo que al untarla no queda repartida de manera uniforme, y si la introduzco en el microondas, no se calienta de manera homogénea, lo que hace que algunas partes queden sólidas y otras líquidas’. “Al final la mantequilla se acaba estropeando, y se termina siempre rompiendo la tostada”, apunta la investigadora de la UGR.

Hecho con materiales de bajo coste

Fue entonces cuando García esbozó cómo podría resolver este problema. "La idea era sencilla, pero no había visto nada similar en el mercado. Se me ocurrió diseñar un cuchillo confeccionado en materiales de bajo coste, que se pudiera calentar en el microondas por un extremo y que sirviera para el corte o untado de determinados productos que son difíciles de cortar o manipular como puede ser la mantequilla, helados, quesos o similares. De esta forma, podemos calentar el utensilio y no el producto final: tan solo se funde o se corta la cantidad de producto que se va a consumir, sin alterar el resto. Además, se puede lavar directamente en el lavavajillas como otro utensilio de cocina más", apunta.

García destaca que esta misma idea “también permite, por ejemplo, fabricar una cuchara para sacar bolas de helado, que podemos calentar en el microondas y coger con las manos sin quemarnos, para después cortar el helado que necesitemos, por muy duro que esté”.

Su modelo, el primero de estas características que existe, ya se ha registrado como Modelo de Utilidad en la Oficina Española de Patentes y Marcas

Aunque la idea inicial era solo realizar un trabajo para una asignatura del Máster de la UGR, uno de sus profesores, José María Vicaria, del departamento de Ingeniería Química, animó a esta investigador a contactar con la Oficina de Transferencia de Investigación (OTRI) de la UGR y con su colaboración surgió finalmente esta publicación.

Su modelo, el primero de estas características que existe, ya se ha registrado como Modelo de Utilidad en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). La concesión del modelo de utilidad ha sido finalmente publicada en la OEPM el 31 de marzo de 2016. La alumna de la UGR confía en que haya empresas interesadas en desarrollar esta idea e incorporarla al mercado, “para que podamos desayunar con tranquilidad y sin que se nos rompa la tostada de nuevo”, bromea.

"Esta experiencia me ha servido para comprobar que la formación que recibimos no está alejada del mundo laboral y que las actividades y trabajos que realizamos en la universidad pueden acabar, con suerte, en un producto o servicio útil para la sociedad", señala García Molina.

Fuente: UGRdivulga
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados