Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Puede tener aplicaciones médicas en magneto encefalografía y magneto cardiografía

Un dispositivo hace invisibles los objetos a un tipo de luz

Un grupo de investigadores del departamento de Física de la UAB ha conseguido diseñar un dispositivo que hace invisibles los objetos a un determinado tipo de luz, las ondas electromagnéticas de muy baja frecuencia, que provocan que el campo magnético en su interior sea nulo, dejándolo intacto en el exterior. De esta manera, el dispositivo actúa, de momento de manera teórica, como una capa de invisibilidad que hace completamente indetectable a estas ondas al objeto.

La investigación está basada en una idea inicial de los ingleses Ben Wood y John Pendry, éste último considerado el padre de los metamateriales, y es un paso adelante en la carrera por conseguir dispositivos que permitan lograr la invisibilidad a las frecuencias de la luz visible.

“Se trata de un diseño que funciona a la perfección en las simulaciones teóricas y que nos acerca al sueño de la invisibilidad”, afirma Àlvar Sánchez, director de la investigación, “ahora queda un paso muy importante: construir un prototipo en el laboratorio y aplicar este descubrimiento a mejorar la tecnología de detección de campos magnéticos”.

Hacer invisible un objeto ha sido un sueño de la humanidad, tal y como ha recogido la literatura: desde “El Hombre Invisible” de H.G.Wells, hasta la capa de invisibilidad de Harry Potter. Técnicamente, se podría hacer invisible un objeto cualquiera si se pudiera rodear de una capa que hiciera circular la luz a su alrededor, sin absorberla ni reflejarla. De esta manera no podríamos ver el objeto, puesto que la luz sencillamente lo rodearía y, al mirarlo, sólo veríamos lo que hay detrás. El objeto sería indetectable.

Hasta hace poco los científicos pensaban que construir estas “capas de invisibilidad” sería una tarea imposible, dado que la trayectoria de la luz en un medio viene determinada por sus propiedades eléctricas y magnéticas, y éstas se creía que tenían unos valores que no se podían modificar y que impedían la invisibilidad. Pero descubrimientos científicos recientes han desvelado que estos valores sí se pueden modificar, construyendo materiales artificiales con propiedades físicas exóticas: los metamateriales. Estos materiales tienen propiedades eléctricas y magnéticas inusuales que podrían permitir, al menos de manera teórica, que la luz haga cosas tan curiosas como rodear un objeto y hacerlo invisible.

La invisibilidad a la luz visible, a los colores del arco iris que podemos ver con nuestros ojos, todavía no se ha conseguido de manera experimental. Pero ya hay científicos que trabajan en otros tipos de luz, como las microondas, con unos resultados experimentales, logrados el año 2006, que supusieron un primer paso hacia la invisibilidad; campos electromagnéticos de baja frecuencia, como las ondas de radio y televisión; e incluso campos magnéticos constantes, como los de los imanes o el de la Tierra.

El metamaterial diseñado por el grupo de la UAB consiste en una red irregular de placas superconductoras, que dan al material unas propiedades magnéticas precisas permitiendo crear zonas “invisibles” al campo magnético y a campos electromagnéticos de muy baja frecuencia. El descubrimiento puede tener aplicaciones médicas, como las técnicas de magneto encefalografía o magneto cardiografía (donde se miden los campos magnéticos creados por el cerebro y el corazón), que necesitan para funcionar el apantallamiento total de los campos magnéticos ambientales. También podrían utilizarse en otros ámbitos en que la detección de campos magnéticos es importante, como en diferentes tipos de sensores, o para impedir la detección magnética de barcos y submarinos.

El grupo de investigación que ha hecho el trabajo está formato por Carles Navau, Du-Xing Chen (profesor de ICREA) y Núria del Valle, y está dirigido por Àlvar Sánchez. La investigación, financiada por el proyecto Consolider NANOSELECT, ha sido publicada en la revista “Applied Physics Letters”.

Fuente: Universitat Autònoma de Barcelona
Derechos: Universitat Autònoma de Barcelona

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Comprueban que hay que mejorar los modelos de los neutrinos, esenciales para entender el origen del universo
EFE

Los neutrinos pueden ser claves para resolver el misterio de los inicios del cosmos, pero primero hay que hacer “importantes actualizaciones” en los modelos, advierte esta semana un grupo de físicos en la revista Nature tras realizar experimentos más sencillos con otras partículas, los electrones. 

Un estudio señala que la distancia de 2 metros frente a la covid-19 es una medida arbitraria

Una persona con coronavirus y sin mascarilla puede infectar a otra situada a dos metros, incluso al aire libre. Lo lejos que llegan las gotitas emitidas al toser depende de su tamaño, pero también de las condiciones del entorno, según las simulaciones realizadas por ingenieros de la Universidad de Cambridge, quienes recomiendan considerar esta gran variabilidad a la hora de establecer medidas de seguridad.