Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un ensayo clínico prueba el primer fármaco español de inmunoterapia contra el cáncer

La Clínica Universidad de Navarra y el Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid han anunciado que están probando en humanos un fármaco experimental para tratar tumores sólidos de mal pronóstico mediante inmunoterapia. El medicamento, denominado BO-112, se inyecta directamente en el tumor y ha sido desarrollado por la start-up española Biocontech.

El fármaco se inyecta directamente en el tumor. / Fotolia

La inmunoterapia es un tipo de tratamiento contra el cáncer basado en la estimulación de las defensas naturales del cuerpo para combatir la enfermedad, reactivando el sistema inmunitario del paciente.

El Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid y la Clínica Universidad de Navarra han anunciado que desde el pasado mes de octubre se está llevando a cabo un ensayo clínico de la primera inmunoterapia contra el cáncer desarrollada íntegramente en España. El tratamiento se está aplicando en pacientes con tumores sólidos de mal pronóstico, utilizando un fármaco experimental, denominado BO-112, que se inyecta en el tumor y no por vía intravenosa como se hace con otras terapias similares.

El fármaco experimental, denominado BO-112, se inyecta directamente en el tumor y no por vía intravenosa

“El ensayo incorpora la idea novedosa de administrar esta inmunoterapia directamente dentro de lesiones tumorales. Se persigue un efecto de vacunación in situ. Nuestra principal esperanza radica en que el nuevo tratamiento entre en acción con otros fármacos de inmunoterapia ya aprobados para su uso clínico o en desarrollo”, explica Ignacio Melero, coautor del trabajo de la Clínica Universidad de Navarra.

El fármaco combina tanto la inmunoterapia como la autofagia, proceso por el que el japonés Yoshinori Ohsumi ganó el Premio Nobel de Medicina en 2016.

Primeras pruebas con humanos

El ensayo entra en su fase 1 –el fármaco se prueba por primera vez en humanos– y su objetivo será analizar la seguridad y la dosis del medicamento. Son cinco los pacientes que ya han recibido el tratamiento aunque la selección sigue abierta para incorporar a nuevos sujetos.

“Los objetivos fundamentales son conocer el perfil de seguridad del fármaco y ahondar en su mecanismo de acción, tras la administración de BO-112”, explica Iván Márquez Rodas, oncólogo del Gregorio Marañón y codirector del trabajo.

El ensayo pretende probar el producto con entre 12 y 18 afectados de tumores sólidos agresivos. Se evaluará la situación de los pacientes en el momento de la inyección del fármaco controlando su evolución entre siete y catorce días después, señalan las instituciones.

El ensayo está en fase 1 para probar la seguridad del tratamiento con un número reducido de pacientes

Si los resultados son positivos, se valorará el potencial terapéutico del BO-112, tanto solo como combinado con otros productos inmunooncolígicos.

“Aunque la inmunoterapia está revolucionando el tratamiento de algunos tipos de cáncer, los porcentajes de respuesta tienen un amplio margen de mejora, por lo que la terapia de combinación entre distintos medicamentos que estimulen el sistema inmune es la gran esperanza de la oncología”, apuntan los investigadores.

Los científicos esperan poder comunicar los primeros resultados en el próximo congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, que se celebrará en Chicago (EE UU) del 2 al 6 de junio de 2017.

Los doctores Iván Márquez Miguel Martín, Ignacio Melero, y Marisol Quintero, directora de Bioncotech / Hospital Universitario Gregorio Marañón

Colaboración con la empresa privada

Si bien el estudio se lleva a cabo en hospitales públicos, el fármaco lo ha desarrollado la start-up española Biocontech. En 2010 el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) licenció el BO-112 a esta empresa biotecnológica que se creó precisamente a raíz de este acuerdo.

Este es el primer medicamento probado en humanos que nace a partir de una investigación del CNIO. “Los científicos tenemos generalmente pocas oportunidades de ver cómo nuestros resultados del laboratorio se acercan de modo directo al paciente. Estamos muy orgullosos de este gran paso”, afirma Marisol Soengas, jefa del Grupo de Melanoma del CNIO.

“Para una start-up como la nuestra, llevar un medicamento a la clínica es ya un hito, pero el comienzo de este ensayo nos vuelve a poner el cuentakilómetros en el cero, ya que ahora hay que demostrar la validez de nuestros hallazgos en pacientes”, subraya Marisol Quintero, directora general de Biocontech.

Otra iniciativa española centrada en el cáncer de vejiga

El Grupo de Investigación en Oncología Genitourinaria del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas de Barcelona (IMIM) también trabaja en una investigación con inmunoterapia centrada en pacientes con cáncer de vejiga.

Se trata de un estudio multicéntrico y con carácter internacional, aunque liderado por el español Joaquim Bellmunt, director del IMIM. La investigación se dirige desde el Dana Farber Cancer Institute de Boston (EE UU), se encuentra ya en fase 3 e incluye a 542 pacientes procedentes de 29 países.

El ensayo ha mostrado unos resultados muy positivos. “Los pacientes tratados con inmunoterapia con el fármaco denominado Pembrolizumab, presentaban una mayor supervivencia global, menos efectos secundarios y mejor calidad de vida, en contraste con los pacientes tratados con quimioterapia”, explica Bellmunt.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Un análisis de sangre podría detectar el cáncer en las etapas tempranas

La revista Nature Communications publica el desarrollo de un test sanguíneo no invasivo que podría utilizarse para la detección en fase inicial de cinco tipos comunes de cáncer –estómago, esófago, colorrectal, pulmón o hígado y hasta cuatro años antes del diagnóstico convencional.

Alt de la imagen
Descifradas las causas moleculares que determinan la evolución del linfoma

Investigadores españoles han coordinado un estudio del genoma y epigenoma completos del linfoma de células del manto que identifica nuevos mecanismos de activación de oncogenes y las alteraciones que provocan el progreso tan heterogéneo de este tumor.