Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un equipo científico viajará al Ártico el 5 de agosto para probar el Raman-Libs

Científicos pertenecientes a la Unidad asociada UVA-CSIC al Centro de Astrobiología viajarán el 5 de agosto al Ártico para probar el Raman-Libs, uno de los instrumentos que se enviará a Marte en el marco de a misión Exomas de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), con el fin de hallar signos de vida en el planeta rojo. Así lo ha avanzado a DiCYT Fernado Rull, director de la Unidad y responsable de la herramienta, quien apunta que el Raman-Libs “ya ha pasado el examen de diseño preliminar final de la ESA”.

Brazo robótico que portará el Raman-Libs. Foto: DiCYT

Este instrumento, cuyo desarrollo se lleva a cabo en el Parque Tecnológico de Boecillo, es uno de los nueve que conformará el robot que se envíe al espacio para estudiar muestras de la superficie y del interior de la corteza marciana y detectar posibles compuestos orgánicos. Para comprobar su funcionamiento, los investigadores vallisoletanos han localizado en la Tierra lugares donde puedan darse condiciones similares a Marte desde un punto de vista geológico y mineralógico, como es el Ártico.

Así, durante unos días estudiarán muestras en la zona más septentrional del planeta con el Raman-Libs, capaz de hacer mineralogía y geoquímica prácticamente en un mismo punto y a escala muy pequeña, a 40 o 50 milésimas de milímetro. El instrumento ilumina la muestra con un láser que funciona de dos maneras: el modo Raman, que es continuo durante uno o dos minutos, y el modo Libs, que lanza pulsos más intensos. Con el Raman, precisa el investigador, la luz que remite la muestra “proporciona toda la información atómico-molecular que se necesita para identificar la estructura del compuesto”; mientras que el Libs “volatiliza la muestra y sus átomos remiten una luz que permite identificar exactamente todos los tipos de átomos químicos que hay”. De este modo, “es capaz de obtener la información estructural precisa que permite identificar casi sin ninguna duda cualquier fase mineral y al mismo tiempo saber la geoquímica de esas fases minerales”.

Condiciones definitivas, en primavera de 2010

Pese a encontrarse en la fase de diseño preliminar final, la misión “cambia casi continuamente y el instrumento debe adaptarse a las nuevas condiciones”, apunta Fernando Rull. En este sentido, el diseño del Raman-Libs puede sufrir nuevas modificaciones tras los acuerdos firmados entre NASA y ESA la pasada semana. No obstante, “la misión ha de fijarse y esto sucederá en la primavera del año que viene”. “A partir de ese momento se consolidará el diseño definitivo, lo que no excluye pequeñas modificaciones. No sólo hay un importante equipo de científicos detrás de la misión, están las industrias y los reajustes suponen también un dinero que hay que reinvertir”, añade.

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados