Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un equipo de la UPC crea un caminador inteligente para asistir a las personas mayores o en proceso de rehabilitación médica

Es una de las herramientas asistenciales diseñadas en el marco del proyecto europeo Share-it, liderado por la UPC y que desarrolla tecnología para mejorar la calidad de vida de personas con movilidad reducida. En el proyecto, financiado con 4,7 millones de euros, participan España, Italia, Alemania y Rumanía.

Prototipo del sistema inteligente y semiautonomo de tecnologia asistencial

Un equipo de investigadores de los departamentos de Lenguajes y Sistemas Informáticos, Ingeniería Mecánica, Ingeniería de Sistemas, Automática e Informática Industrial y Resistencia de Materiales y Estructuras en la Ingeniería e Ingeniería Mecánica de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), liderados por Ulises Cortés y Antonio B. Martínez, han diseñado un caminador inteligente (i-Walker) que supone un paso más allá de los caminadores convencionales, puesto que tiene capacidad para comunicarse con el usuario, pensar por sí mismo y reaccionar según el entorno. El aparato entiende un conjunto de demandas orales y se puede activar con las instrucciones verbales simples del usuario (por ejemplo: “Llévame a la cocina.”); por ello incorpora elementos de autonomía de movimiento y un agente de software inteligente personalizado.

Esta herramienta se basa en tecnología de sistemas multiagente inteligentes (agentes personales o sistemas de software que observan e interactúan con su entorno de forma autónoma, proactiva y racional con capacidades de aprendizaje y comunicación), se adapta a las necesidades de asistencia específicas de la persona usuaria y permite complementar su autonomía, para ayudarla a tomar decisiones cuando no es capaz de tomarlas por sí misma, por impedimentos físicos, de movilidad, o cognitivos, propios del envejecimiento o la enfermedad.

El caminador i-Walker también puede ser una herramienta de rehabilitación médica, ayundando en la recuperación y fortalecimiento de las capacidades motoras, dado que permite graduar la ayuda que se proporciona a cada usuario, bajo supervisión médica. Parámetros como por ejemplo la fuerza que realiza el usuario al andar, la distancia recorrida o las calorías que quema durante el desplazamiento son recogidas y medidas por el caminador. Mediante un acelerómetro, el sistema detecta posibles caídas, corrige el itinerario o el ángulo de giro, y tiene control de frenada.

El ingenio se enmarca en el proyecto europeo Supported Human Autonomy for Recovery and Enhancement of Cognitive and Motor Abilities Using Information Technologies (Share-it), que lidera el profesor Ulises Cortés. Este proyecto del sexto Programa marco de I+D, financiado con 4,7 millones de euros, se incluye en el programa de Tecnologías para la sociedad de la información, dentro del área Ambient Assisted Living Priority.

En el proyecto participan universidades, institutos de investigación, centros sanitarios y empresas de España, Italia, Alemania y Rumanía: además de la UPC, la Universidad de Málaga, la Universidad de Bremen (Alemania), el Deutsches Forschungszentrum fuer Kuenstliche Intelligenz GmbH (Alemania), la Ana Aslan International Academy of Aging (Rumanía), la Fondazione Santa Lucia (Itàlia), el Centro Assistenza Domiciliare Azienda Sanitaria Locale RMB (Itàlia) y Telefónica Investigación y Desarrollo.

Share-it: mecanismos inteligentes para el hogar
El principal objetivo del proyecto Share-it es contribuir al desarrollo de una nueva generación de sistemas inteligentes y semiautónomos de tecnología asistencial que puedan ser integrados en los hogares y otros espacios como por ejemplo hospitales o instituciones geriátricas. Se trata de una nueva tecnología que ofrece apoyo a la movilidad de personas necesitadas de asistencia o control continuos, para ayudarlas a vivir de forma autónoma, con la máxima seguridad y confort; en definitiva, para aumentar su calidad de vida.

Esta tecnología integra sistemas para facilitar la comunicación, el comportamiento inteligente y el apoyo a la movilidad; son intuitivos y tienen capacidad para interpretar la voz, la vista, el tacto y los gestos de los usuarios. Estos sistemas permiten asistir a los usuarios en sus actividades diarias e informar de su estado de salud a las personas que cuidan de ellos, mediante la monitorización y los sistemas móviles.

Silla de ruedas y plataforma de movilidad
Además del caminador inteligente, dentro del proyecto Share-it se están desarrollando otros dos dispositivos asistenciales: una silla de ruedas semiautónoma (Rolland III), capaz de funcionar tanto en el interior de edificios como en el exterior, y una innovadora plataforma semiautomática (Spherik) basada en un nuevo tipo de ruedas esféricas, diseñadas para poder moverse en espacios estrechos.

Los tres sistemas móviles —caminador, silla y plataforma— tienen capacidad para detectar la posición del paciente en su casa y otros entornos conocidos como hospitales y centros de asistencia primaria, puesto que incorporan un sistema de monitorización especial. También pueden adaptar la autonomía a las necesidades de asistencia del usuario, mediante un modelo cognitivo basado en la interpretación de la información que aportan los biosensores y en los perfiles de discapacidad de la persona, datos aportados por un equipo médico. Así, permitirán informar en todo momento a los cuidadores del estado de salud del usuario.

Tecnología que aporta bienestar
La tecnología asistencial y, en especial, la tecnología innovadora para la atención a las personas mayores es una área de investigación emergente y con grandes necesidades de innovación, sobre todo si se tiene en cuenta que, en 2050, España será el país más envejecido del planeta (el 43 % de la población tendrá más de 60 años). De hecho, actualmente, el 32 % de las personas mayores de 65 años tiene algún tipo de discapacidad en España. La asociación de vejez y discapacitación es frecuente porque la esperanza de vida aumenta; las personas viven más años gracias al progreso de la medicina, pero también hay más personas que han sobrevivido a enfermedades graves y que resultan afectadas por discapacidades crónicas.

La robótica, la inteligencia artificial y las tecnologías de la información y las comunicaciones —como las que integra el caminador inteligente desarrollado por la UPC— pueden compensar la pérdida de funciones sensoriales, motoras y cognitivas propias de la edad y las enfermedades en personas mayores. Asimismo, permiten reforzar y estimular las capacidades humanas y aportan bienestar en la vida diaria.

Más información en:
http://www.ist-shareit.eu

Oficina de Medios de Comunicación
Universidad Politécnica de Cataluña (UPC)
Tel. 93 401 61 43 - Fax 93 401 56 87
oficina.mitjans.comunicacio@upc.edu

Fuente: Universidad Politécnica de Catalunya
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una ‘tuneladora’ inteligente para perforar suelos urbanos
SINC

Ingenieros de la Universidad Carlos III de Madrid y otros socios europeos han desarrollado un robot subterráneo autónomo para realizar trabajos de perforación en las ciudades. Un georradar incorporado en un vehículo de superficie permite descubrir posibles obstáculos bajo tierra. El prototipo se ha probado con éxito en Madrid y Lennestadt (Alemania).

La ciencia dice que el cabello fino es más fuerte que el grueso

Al contrario de lo que pueda parecer, el cabello fino se rompe con menos facilidad que el grueso, según una investigación de la Universidad de California. Sus resultados muestran que la diferencia se debe a su mecanismo de rotura.