Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un estilo de vida saludable reduce casi a la mitad el riesgo de cáncer colorrectal

Investigadores españoles han demostrado que llevar una alimentación saludable, realizar actividad física y limitar la ingesta de alcohol y tabaco está asociado con un 48 % menos riesgo de desarrollar cáncer colorrectal, el segundo tipo de tumor más frecuente en mujeres y el tercero en hombres.

Las recomendaciones para evitar el desarrollo de cáncer colorrectal incluyen una alimentación saludable, actividad física y reducir la ingesta de alcohol y tabaco. / Pixabay

Los últimos resultados del estudio PREDIMED (PREvención con DIeta MEDiterránea) muestran una asociación protectora entre seguir las últimas recomendaciones del organismo internacional World Cancer Research Fund/American Institute for Cancer Research (WCRF/AICR), mantener un estilo de vida saludable y el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal. El trabajo acaba de ser publicado en la revista Journal of Clinical Medicine.

El cáncer colorrectal supone un importante problema de salud pública en el mundo, ya que es el segundo cáncer más frecuente en las mujeres y el tercero en los hombres. En 2018, hubo más de 1,8 millones de casos y se prevé que su prevalencia aumente debido al crecimiento de la población de edad avanzada, así como la adopción de hábitos y estilos de vida occidentalizados.

En 2018, hubo más de 1,8 millones de casos de cáncer colorrectal

De hecho, existen evidencias robustas que han relacionado el consumo de alimentos como las carnes rojas y procesadas, y el exceso de ingesta de bebidas alcohólicas con el desarrollo de cáncer colorrectal.

Sin embargo, además de la calidad de la dieta, hay otros factores de estilo de vida que también podrían desempeñar un papel importante en el desarrollo de enfermedades crónicas como el cáncer.

Con la finalidad de profundizar en esta cuestión, los investigadores del CIBEROBN, en colaboración con otros grupos de investigación del estudio PREDIMED, investigaron la asociación entre dos índices de estilo de vida y el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal en individuos con alto riesgo cardiovascular.

El primero, denominado Índice WCRF/AICR 2018, evalúa el cumplimiento de siete de las últimas recomendaciones del WCRF/AICR para la prevención del cáncer: 1) mantener un peso saludable; 2) realizar actividad física; 3) seguir una dieta rica en alimentos integrales, verduras, frutas y legumbres; 4) limitar el consumo de comida rápida y otros alimentos procesados ricos en grasas y azúcares; 5) restringir el consumo de carnes rojas y procesadas; 6) reducir la ingesta de bebidas azucaradas; y 7) limitar el consumo de alcohol.

El segundo índice, propuesto por investigadores de la Universidad de Harvard (EE UU) en 2018, se denomina Índice de Estilo de Vida de Bajo Riesgo y sirvió de herramienta para medir el seguimiento de cinco factores de estilo de vida saludables: 1) no fumar; 2) no ingerir alcohol; 3) realizar actividad física regularmente; 4) mantener un índice de masa corporal adecuado y 5) seguir una dieta saludable.

Más de 7.000 participantes

Después de analizar datos de 7.216 participantes de una edad de 55 a 80 que fueron estudiados durante 6 años, se observó que aquellos individuos que presentaban una mayor adherencia a las recomendaciones específicas para la prevención del cáncer (seguimiento de al menos 5 recomendaciones de las 7 consideradas), presentaban un 48 % menos riesgo de desarrollar cáncer colorrectal en comparación con aquellos que siguieron menos.

Los participantes con mayor consumo de bebidas azucaradas mostraron un 58 % más riesgo de desarrollar cáncer colorrectal

Por otro lado, de todas las recomendaciones de prevención de cáncer, la que mostró una mayor asociación con el riesgo de cáncer colorrectal fue el consumo de bebidas azucaradas. Así, se observó que aquellos participantes con un mayor consumo de estas bebidas (más de 250 ml/día, equivalente a más de un vaso al día) mostraban un 58 % más riesgo de desarrollar cáncer colorrectal en comparación con los que no las consumían.

Asimismo, también se observó que una mayor adhesión a un estilo de vida saludable, valorado mediante el índice de estilo de vida de bajo riesgo (cumplir con más de 3 de las 5 recomendaciones), se asociaba con un 52 % menos riesgo de desarrollar este cáncer.

Referencia:

Barrubés, L.; Babio, N.; Hernández-Alonso, P.; Toledo, E.; Ramírez Sabio, J.B.; Estruch, R.; Ros, E.; Fitó, M.; Alonso-Gómez, A.M.; Fiol, M.; Lapetra, J.; Serra-Majem, L.; Pintó, X.; Ruiz-Canela, M.; Corella, D.; Castañer, O.; Macías- González, M.; Salas-Salvadó, J. "Association between the 2018 WCRF/AICR and the Low-Risk Lifestyle Scores with Colorectal Cancer Risk in the Predimed Study". J. Clin. Med. 2020, 9(4), 1215. 

Fuente:
CIBERobn
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Nuevos biomarcadores en sangre para diagnosticar el cáncer de colon metastásico

Investigadores españoles han descrito nuevos marcadores en sangre para detectar el cáncer de colon metastásico y predecir su respuesta al tratamiento. Estos hallazgos suponen un gran avance en la detección y pronóstico de esta enfermedad.

Leticia Fernández Friera, cardióloga especializada en salud femenina
“Las mujeres debemos ir a revisiones cardiacas, igual que hacemos con las ginecológicas”

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en mujeres en Europa debido, entre otras cosas, a la falta de concienciación y a la escasa representación femenina en los ensayos clínicos. Esta investigadora se ha puesto al frente de un estudio en el que van a participar 240 voluntarias españolas para promover hábitos saludables y fomentar el uso de las técnicas de imagen en su prevención.