Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un grupo de químicos produce biodiesel con aceite frito

Las cafeterías y la Escuela de Hostelería del campus de Leioa utilizan litros y litros de aceite, ya que son muchos los alumnos, investigadores, profesores y trabajadores del PAS que comen allí. Actualmente, un camión se lleva todo el residuo. Sin embargo, unos profesores de Química han probado que en la misma universidad se le podría sacar provecho, ya que han conseguido producir biodiesel a partir de este aceite. Según explica la profesora Eneritz Anakabe, “hemos demostrado que a pequeña escala se puede hacer, que se puede lograr biodiesel de manera sencilla partiendo de este aceite”.

Para obtener biodiesel del aceite, es necesaria la reacción de transesterificación. Foto: Rob Elam

Detrás de esta iniciativa se encuentran tres profesores de Química de la UPV/EHU, uno de la Escuela de Ingenieros de Bilbao y varios colaboradores. Su proyecto de investigación se llama Transesterificación. Biodiesels. Está financiado por la Cátedra UNESCO sobre Desarrollo Sostenible y Educación Ambiental de la UPV/EHU, y tiene una duración de dos años; lo culminarán a principios del 2011. Obviamente, para producir grandes cantidades de biodiesel necesitarían otro tipo de instalaciones, pero lo que se puede producir en los laboratorios de la Facultad de Ciencia y Tecnología basta para las máquinas cortacesped, la calefacción y los coches oficiales de la UPV/EHU.

Sin efecto invernadero

Para obtener biodiesel del aceite, es necesaria la reacción de transesterificación. Los profesores ya mencionados han recopilado documentación sobre diversas técnicas experimentales que posibilitan dicha reacción, y han realizado pruebas hasta encontrar la que resulta más barata, rápida y, a su juicio, adecuada. No necesitan más que una hora para llevar a cabo dicha transformación. Además, han comparado su resultado con el biodiesel comercial (aprovechando que sus propiedades y cantidades son conocidas), probando que el producto creado se puede utilizar en la universidad.

Fernando Mijangos, responsable principal del proyecto, destaca las ventajas que el biodiesel, y por lo tanto el producto que han obtenido, tiene respecto al diesel: “Desde el punto de vista de los gases emisores que provocan el efecto invernadero, éstos —los biodiesels— son

Los profesores de Química Fernando Mijangos, Sonia Arrasate y Eneritz Anakabe y la investigadora Estibaliz Olibares, junto al contenedor del campus de Leioa. Faltan Gorka Bueno, profesor de la Escuela de Ingenieros de Bilbao, y Josu Sanz, colaborador del proyecto.

mucho más rentables y limpios que los otros. Los diesels son combustibles fósiles, y por lo tanto inducen el efecto invernadero. Estos aceites fritos, en cambio, no”. Es más, si la técnica con la que han experimentado se implantara en la universidad, no sólo su efecto invernadero sería cero, sino que “depuraría” el medio ambiente: “En vez de arrojar los residuos por el fregadero, les proporcionaríamos una solución más limpia. Es su mayor ventaja”.

Contenedor para la recogida de aceite

En los meses restantes

hasta culminar el proyecto, este grupo de químicos va a estar ocupado principalmente en dos asuntos: por un lado, la optimización del producto obtenido, y por otro, la sensibilización social. En cuanto a esta última, según expresa Mijangos, los datos muestran que sólo en 3 de cada 10 casos se recicla aceite. La voluntad de la gente, claro está, es indispensable para que la materia prima recogida sea suficiente como para obtener biodiesel de ella. Los profesores han tomado medidas para concienciar a los alumnos, tal y como explica Anakabe: “Nos pusimos en contacto con la empresa Rafrinor, y nos han colocado un contenedor en la entrada —en el lado derecho— de la facultad, para recoger aceite”. Lo instalaron a principios de mayo, y permanecerá ahí durante varios meses, para medir y fomentar la implicación de la gente.

Concienciar a la gente resulta una tarea ardua. Como muestra de ello, Anakabe menciona a sus alumnos: “Yo tengo 40 alumnos, pero realmente se habrán implicado sólo unos diez. Es significativo. Los alumnos están más concienciados, pero aun y todo cuesta, es más fácil echar el aceite directamente”. Por esta razón, y para motivarlos, Mijangos explica que están realizando junto a ellos la reacción de transesterificación por la cual se obtiene el biodiesel: “Estamos haciendo dos experimentos diarios, a través de los cuales también aprendemos. Además, cuando acabemos el proyecto, esperamos escribir un pequeño libro que contenga todos los experimentos y técnicas realizadas, para posteriormente implementarlo con el alumnado”.

Fuente: UPV/EHU
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Primeras imágenes moleculares de un receptor olfativo en funcionamiento

Investigadores de la Universidad de Rockefeller (EE UU) han descrito el complejo mecanismo que utilizan los receptores olfatorios para detectar las moléculas odoríferas, y por primera vez ofrecen imágenes, obtenidas con microscopía crioelectrónica, de su estructura funcionando. Estos receptores son ‘promiscuos’, se pueden unir a un gran número de moléculas diferentes.

Formulan un modelo que calcula el límite de los enlaces químicos

Científicos españoles han propuesto un modelo con la distancia mínima y máxima que aguantan dos átomos sin romperse, lo que facilitará la síntesis de nuevos compuestos, como fármacos o materiales, en los laboratorios.