Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un inhibidor reduce los efectos del zika en organoides cerebrales

Una investigación de pediatras de EE UU ha demostrado que el zika modifica la función de la molécula TLR3 y provoca un ‘suicidio’ celular en el cerebro. El experimento, realizado en cerebros de laboratorio, busca reducir la agresividad de la infección, que provoca microcefalias en fetos, utilizando un inhibidor. Los primeros resultados indican que las células contagiadas por el virus disminuyeron un 16% en cinco días.

Una madre sostiene a su hija de un mes afectada con microcefalia provocada por el efecto del virus Zika durante la gestación. / EFE/ Antonio Lacerda.

Desde que se detectaran los primeros casos de infección por el zika en madres embarazadas, multitud de investigaciones han tratado de demostrar cómo el virus del zika es capaz de matar células relacionadas con el desarrollo del cerebro de los bebés. Ahora, pediatras estadounidenses han probado en organoides cerebrales –tejidos creados a partir de células madre que imitan un cerebro real– un nuevo método para frenar la agresividad del virus empleando un inhibidor. Los resultados del estudio se han publicado en el último número de la revista Cell Stem Cell.

"Todos tenemos un sistema inmune innato que lucha contra los virus, pero el zika lo utiliza en nuestra contra”, asegura Tariq Rana

"Todos tenemos un sistema inmune innato que lucha contra los virus, pero el Zika lo utiliza en nuestra contra”, asegura Tariq Rana, autor principal del estudio y profesor de pediatría en la Universidad de California San Diego (EE.UU).

El zika contribuye a la autodestrucción de células durante la formación del cerebro, ya que engaña a las moléculas TLR3 –encargadas de proteger al organismo de microbios invasores– y las pone a las órdenes del virus. Esta anomalía provocaría las microcefalias en los bebés de las mujeres afectadas. “La buena noticia es que tenemos inhibidores que podrían evitar que esto suceda”, señala el pediatra.

Con el objetivo de determinar si el uso de inhibidores puede bloquear los efectos del virus sobre la TLR3, el equipo de Rana trató algunos de los organoides infectados en microcerebros en 3D creados in vitro. Los resultados muestran que, cinco días después de la infección, los elementos contagiados por el zika habían disminuido de tamaño un 16%. "Utilizamos un producto químico para potenciar la reactivación de TLR3 y observamos que el tejido cerebral comenzó a reducirse mucho más rápido”, indica Tariq Rana.

Trabajos previos sobre organoides infectados por zika ya establecieron la conexión entre la infección y la muerte de células cerebrales. El equipo de Rana aporta, ahora, nuevos datos sobre cómo reforzar al sistema inmunológico para combatir el virus.

Buscar nuevos enfoques terapéuticos

El equipo investigador abre la puerta a buscar nuevos enfoques terapéuticos para mitigar los efectos de la infección a través de un mecanismo de inhibición de las moléculas afectadas.

Aunque solo sea una aproximación in vitro, este hallazgo permite entender mejor el virus para poder frenarlo

"Hemos utilizado este modelo 3D del desarrollo del cerebro humano temprano para buscar las causas de la microcefalia en los fetos provocadas por el zika”, señala Rana. "Una parte de mi laboratorio trabaja en otros virus que causan daño al sistema nervioso central, y ahora quieren volver a estudiarlos siguiendo este patrón”, añade.

Aunque solo sea una aproximación in vitro con una cepa concreta del virus –la MR766, proveniente de Uganda y distinta a la que ha provocado un brote de casos en Latinoamérica–, este hallazgo permite entender mejor el virus para poder frenarlo.

Este nuevo estudio llega tras la confirmación, por el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, del vínculo entre el virus del Zika y la microcefalia –tamaño anormalmente reducido de la cabeza– detectada en bebés nacidos de madres contagiadas.

Referencia bibliográfica:

Jason Dang, Shashi Kant Tiwari, Gianluigi Lichinchi, Yue Qin, Veena S. Patil, Alexey M. Eroshkin y Tariq M. Rana. “Zika Virus Depletes Neural Progenitors in Human Cerebral Organoids through Activation of the Innate Immune Receptor TLR3”, Cell Stem Cell2016. Doi: http://dx.doi.org/10.1016/j.stem.2016.04.014

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los casos de la ola de ómicron en Sudáfrica registran un rápido descenso
EFE

La media semanal de positividad en el país africano ha decrecido casi un 1 % en un día, confirmando la tendencia al descenso de los indicadores de la pandemia. A pesar de ser aparentemente más contagiosa que delta, requiere de menos hospitalizaciones.

Fin de año con ómicron: incógnitas y certezas sobre la nueva variante al cierre de 2021

Los primeros trabajos sólidos sobre la capacidad de las vacunas para frenar la infección por la variante ómicron, que acaban de publicarse, refuerzan la necesidad de una tercera dosis. Los expertos recuerdan, no obstante, que el objetivo de las vacunas nunca fue frenar la infección, sino evitar la enfermedad grave. Resumimos lo que se sabe por ahora sobre ella.