Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un inusual crustáceo parásito aparece en la boca de un tiburón de museo

Científicos japoneses han descubierto, por primera vez, una especie “extremadamente rara” de cimotoido, un crustáceo que parasita el paladar de los peces, en la boca de un tiburón de aguas profundas del Pacífico y conservado en una colección de museo. Hasta ahora, esta especie de ectoparásito casi desconocida, protagonista del #Cienciaalobestia, solo se había encontrado en el Atlántico, por lo que el hallazgo amplía su rango de distribución a lados opuestos de la Tierra.

El ejemplar de Elthusa splendida hallado en el interior del tiburón conservado en una colección de museo. / Shinpei Ohashi

Los cimotoidos son un tipo de crustáceos parásitos de todo tipo de peces, desde los de agua dulce hasta de aguas profundas. Aunque la mayoría parasita la boca o las branquias, algunos de ellos son conocidos como piojos que comen la lengua o ‘comelenguas’.

Lo que más extrañó a los investigadores fue el hallazgo de este parásito en un tiburón del Pacífico

Es el caso de la especie Cymothoa exigua, que se alimenta de la sangre de la lengua de su hospedador hasta que esta se atrofia y desintegra. Una vez que esto sucede, el parásito reemplaza la función del órgano con su propio cuerpo. Pero aunque se conocen unas 400 especies de estos ectoparásitos, la comunidad científica sigue llevándose algunas sorpresas.

Mientras procesaban especímenes de peces en el Fisheries Science Center del Museo de la Universidad de Hokkaido en Japón, un equipo de científicos encontró un cimotoido, concretamente de la especie Elthusa splendida, en la boca de un tiburón conocido como galludo japonés (Squalus japonicus). Este escualo de aguas profundas había sido capturado en el Mar de China Oriental en junio de 2003 y conservado en formol.

El hallazgo, publicado en la revista Species Diversity, permitió identificar las principales características morfológicas del parásito (cuatro agujeros en el primer segmento detrás de su cabeza) gracias a un sistema de medición 3D computarizado. Pero lo que más extrañó a los investigadores fue su hallazgo en un tiburón del Pacífico.

Mapa

Primera localización del hospedador del parásito en el Atlántico (T) y la segunda en aguas del Pacífico (P). / Ryota Kawanishi & Shinpei Ohashi, Species Diversity, © 2020 The Japanese Society of Systematic Zoology

Extremadamente raro y poco estudiado

Un estudio reciente había demostrado que estos crustáceos habrían evolucionado probablemente en las profundidades marinas, y a partir de ahí se habrían diversificado. Sin embargo, poco se conoce de estos parásitos en aguas profundas, sobre todo por la dificultad de muestreo en estas zonas.

Elthusa splendida es el menos estudiado de los cimotoidos de aguas profundas y de los pocos que parasitan el paladar de los peces

El descubrimiento de Elthusa splendida, el menos estudiado de los cimotoidos de aguas profundas y de los pocos que parasitan el paladar de los peces, permite así indagar en esta especie. Hasta ahora, solo se habían catalogado y descrito cinco especímenes en 1981, cuando fueron recuperados en el interior de un galludo cubano (Squalus cubensis), un escualo de aguas profundas capturado al sur de Brasil en el Atlántico Sur occidental.

Según los científicos, el hallazgo es importante porque demuestra que la distribución de Elthusa splendida se extiende desde dos lugares que son casi antípodas entre sí, lo más alejados que se puede estar en el planeta.

Los investigadores sugieren que otras especies de peces cartilaginosos de aguas profundas del género Squalus (al que pertenecen tanto el galludo cubano como el japonés) podrían potencialmente servir como huéspedes de este parásito. Para comprobarlo, el equipo propone seguir estudiando especímenes de peces conservados en museos de todo el mundo para revelar la distribución real de estos parásitos.

Referencia:

Ryota Kawanishi et al. “First Record of the Rare Parasitic Isopod Elthusa splendida (Cymothoidae) from the Pacific Ocean, Based on a Specimen Found in a Museum Shark Collection” Species Diversity

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
El cruce con neandertales y denisovanos ayudó a adaptarse a los primeros habitantes de Oceanía

La secuenciación del genoma de más de 300 personas de la región del Pacífico revela cómo comenzaron a colonizar Oceanía hace unos 45.000 años. En el camino, desde África y atravesando Eurasia, se cruzaron con otras especies humanas que dejaron mutaciones y adaptaciones inmunitarias útiles para sobrevivir en entornos isleños.

Dos nuevas especies de búhos chillones descubiertas en la selva amazónica

Gracias a sus chillidos, dos nuevas especies de búhos han podido ser identificadas por un equipo internacional de científicos en la selva amazónica. A pesar de su reciente hallazgo, estas aves ya se encuentran en peligro de extinción por los incendios de los bosques del Amazonas y la fragmentación de su hábitat.