Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Medicina preventiva

Un nuevo mecanismo molecular implicado en la reparación pancreática

Investigadores de la Universidad de Málaga han identificado en ratones un nuevo mecanismo molecular implicado en la reparación del páncreas y han demostrado que la supresión del gen Wt1 provoca un deterioro del órgano. Pocos días después de silenciar dicho gen, el tejido pancreático degenera y se produce un edema masivo.

Universidad de Málaga
26/3/2019 14:54 CEST

Comparación pancreática, sin y con supresión del gen Wt1. / UMA

Científicos de la Universidad de Málaga (UMA) han comprobado que, tras un daño pancreático, el gen Wt1 se activa en las células denominadas estrelladas –un tipo especial de célula reparadora presente en páncreas e hígado–, que son las responsables de su reparación.

El gen Wt1 no solo es necesario para el mantenimiento normal del páncreas, sino también para su reparación tras un daño

“Sin la activación de Wt1 estas células no pueden cumplir su función”, afirma Ramón Muñoz-Chápuli, quien también señala el papel crucial que estas células desempeñan en la progresión del cáncer de páncreas, ya que se convierten en aliadas de las tumorales.

Así, los resultados revelan que el gen Wt1 no solo es necesario para el mantenimiento normal del páncreas, sino también para su reparación tras un daño.

El gen supresor del tumor de Wilms codifica una proteína que actúa como un regulador maestro de la función de muchos otros genes, por lo que, tal y como aseguran estos expertos, tiene mucha importancia en procesos de desarrollo embrionario de diversos órganos como los riñones, el bazo o el corazón. Igualmente, en los últimos años también se está constatando que esta relevancia funcional se extiende a la vida adulta.

Este estudio ha sido publicado en PLOS Genetics. Junto a los profesores Muñoz-Chápuli y Rita Carmona, también han participado la investigadora de la UMA Laura Ariza y Anabel Rojas, del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (CABIMER).

Para los autores, el próximo paso del equipo será avanzar hacia nuevas funciones del gen Wt1 en el desarrollo cardíaco y en el corazón adulto.

Referencia bibliográfica:

Ariza L, Rojas A, Muñoz-Chápuli R, Carmona R (2019) The Wilms’ tumor suppressor gene regulates pancreas homeostasis and repair. PLoS Genet 15(2): e1007971. https://doi.org/10.1371/journal.pgen.1007971

Fuente: Universidad de Málaga
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Jaime Signes-Costa, neumólogo
“Cuando los pacientes son dados de alta les quedan secuelas, no es una curación completa”
Adeline Marcos

Casi 1,7 millones de personas se han recuperado de la COVID-19 en todo el mundo, pero muchas sufren efectos secundarios de los que aún se conoce poco. El jefe de servicio de Neumología del Hospital Clínico Universitario de Valencia lidera un proyecto que pretende saber de forma precoz quiénes pueden presentar alteraciones funcionales respiratorias a corto y medio plazo.

Alt de la imagen
Hayet Rafa, investigadora visitante en el CNIO
“No hay que esperar a que llegue el cáncer y tratarse. Hay que prevenir”

A caballo entre Argelia, Francia y España, esta investigadora trabaja con un solo objetivo: encontrar dianas terapéuticas para los tumores. Tras ser seleccionada en el programa Ellas Investigan, realiza una instancia sobre inmunoterapia en el grupo de Melanoma del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas en Madrid.