Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un nuevo trastorno genético que predispone al cáncer

Un nuevo síndrome causado por mutaciones en ambas copias del gen FANCM induce la aparición de tumores y provoca rechazo a la quimioterapia. El gen, al contrario de lo que pensaban los científicos, no causa anemia de Fanconi. Los investigadores recomiendan modificar el seguimiento clínico de los pacientes con estas mutaciones.

Grupo de investigación liderado por Jordi Surrallés. / CIBERES

Una investigación liderada por Jordi Surrallés, catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y jefe de grupo del Centro de Investigación Biomédica en Red en Enfermedades Raras (CIBERER), ha identificado un nuevo trastorno genético causado por mutaciones en ambas copias del gen FANCM –las denominadas mutaciones bialélicas, las que se producen en ambas copias del gen, procedentes del padre y de la madre–.

Los resultados, publicados en Genetics in Medicine, sugieren que estas mutaciones predisponen a la aparición precoz de tumores y a la toxicidad de la quimioterapia. En el artículo se han analizado mutaciones bialélicas en FANCM en tres individuos.

Aunque el número de pacientes en este tipo de estudios es siempre bajo al tratarse de enfermedades raras, se ha observado que desarrollaron cáncer de aparición precoz y toxicidad a la quimioterapia pero no presentaban ninguna malformación congénita o fenotipo hematológico que pudiera sugerir que estaban afectados por la anemia de Fanconi, enfermedad rara que afecta a uno de cada 100.000 niños.

Hasta el momento se pensaba que el gen FANCM estaba relacionado con esta enfermedad, ya que en 2005 se observó la mutación bialélica en un paciente con este tipo de anemia.

Estas mutaciones predisponen a la aparición precoz de tumores y a la toxicidad de la quimioterapia

En otro estudio publicado en el mismo volumen de la revista, en el que han participado investigadores del grupo de Surrallés y del que lidera Javier Benítez en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y el CIBERER, se ha confirmado que mujeres con mutaciones bialélicas en el gen FANCM tampoco desarrollan anemia de Fanconi, pero sí que presentan un mayor riesgo de cáncer de mama, toxicidad a la quimioterapia y fragilidad cromosómica.

Este último artículo ha sido coordinado por Paolo Peterlongo, del Instituto de Oncología Molecular de Milán (Italia) y participan varios hospitales y centros de investigación de Italia, Alemania, España y Suecia.

“Hasta ahora se pensaba que las mutaciones bialélicas en el gen FANCM causaban esta enfermedad, pero hemos demostrado que no es así, ya que entre los dos trabajos reportamos ocho pacientes con estas mutaciones y ninguno de ellos tiene anemia”, afirma Surrallés, director del Servicio de Genética del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau.

Los pacientes, sin embargo, presentaban cáncer a edades muy tempranas y toxicidad a la quimioterapia. Por ello, ante el nuevo síndrome los autores recomiendan modificar el seguimiento clínico de los pacientes con mutaciones bialélicas en FANCM y tomar precauciones a la hora de utilizar quimioterapia y tratamientos de radiación por la toxicidad aguda que les pueden provocar.

Estudio genético de complementación

Para el trabajo, los investigadores han llevado a cabo estudios funcionales de complementación, un tipo de análisis muy importante en proyectos de secuenciación masiva en los que hay diversos genes con mutaciones y no está claro cuáles son las causantes de la patología. Las células del paciente tienen un fenotipo claro de hipersensibilidad química al DEB, un agente que daña el ADN (las células del paciente no sobreviven bien a dosis altas de DEB).

En cambio, cuando se transfiere una copia sana del gen FANCM dentro de las células del paciente con la ayuda de un virus (mediante transducción lentiviral) se observa cómo se revierte este fenotipo y las células se comportan como si fueran sanas (respuesta similar a las derivadas de un donante sano). Este estudio funcional es la demostración genética de que el gen causante de la enfermedad es FANCM y, por tanto, las mutaciones observadas en este gen son patogénicas.

Referencias bibliográficas:

Massimo Bogliolo, Dominique Bluteau, James Lespinasse, Roser Pujol, Nadia Vasquez, Catherine Dubois d'Enghien, Dominique Stoppa-Lyonnet, Thierry Leblanc, Jean Soulier & Jordi Surrallés. Biallelic truncating FANCM mutations cause early-onset cancer but not Fanconi anemia. Genetics in Medicine. doi: 10.1038/gim.2017.124 http://www.nature.com/doifinder/10.1038/gim.2017.124

Irene Catucci et al. Individuals with FANCM biallelic mutations do not develop Fanconi anemia, but show risk for breast cancer, chemotherapy toxicity and may display chromosome fragility. Genetics in Medicine. doi: 10.1038/gim.2017.123
http://www.nature.com/doifinder/10.1038/gim.2017.123

Fuente: CIBERER
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los trasplantes se han reducido casi un 19 % en España por la pandemia

A pesar de las múltiples dificultades que ha causado el coronavirus y a un descenso del 22 % en las donaciones, en 2020 se lograron realizar 4.425 trasplantes de órganos, según la Organización Nacional de Trasplantes. Los 197 trasplantes que se efectuaron en niños supusieron un récord.

Una vacuna de ARN mensajero consigue tratar la esclerosis múltiple en ratones

Los tratamientos actuales contra la esclerosis múltiple pueden causar una supresión inmunitaria y efectos secundarios, como un mayor riesgo de infecciones. Un nuevo estudio en ratones muestra cómo una vacuna de ARN mensajero, como las que se utilizan para la covid-19, retrasó la aparición y redujo la gravedad de la enfermedad.