Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un parásito de la mariquita arlequín fulmina a otras especies de mariquitas

Las especies invasoras tienen la capacidad de establecerse en nuevos hábitats y reproducirse rápidamente si no encuentran depredadores. En el caso de las mariquitas existe una especie particularmente exitosa, la Harmonia axyridis o mariquita arlequín, que se vale de los parásitos de su sistema circulatorio para multiplicarse y acabar con otras especies.

Harmonia axyridis o mariquita arlequín. / Deanster 1983

Los científicos continúan sin saber por qué algunas especies se convierten en invasoras exitosas y otras no, incluso aquellas que están estrechamente relacionadas. Es el caso de la especie de mariquita Harmonia axyridis, también conocida como arlequín o vaquita de San Antonio, nativa de Asia.

Esta mariquita fue introducida en varias partes del mundo para el control de plagas de áfidos hasta convertirse en una especie invasora en varios países –superando a las mariquitas nativas–, pero hasta ahora no se sabía el porqué de su éxito.

Un equipo de científicos, liderado por Andreas Vilcinskas de la Universidad de Giessen (Alemania), revela el arma biológica que permite a esta mariquita dominar al resto.

Estas mariquitas son capaces de matar a las nativas que se alimentan de sus huevos o sus larvas

Tras un estudio de la hemolinfa –líquido circulatorio de los artrópodos– en los sistemas circulatorios de distintas variedades de mariquitas, Vilcinskas y su equipo observaron esporas abundantes de microsporidios parasíticos –microorganismos parásitos intracelulares de animales– solo en la especie Harmonia axyridis. Posteriormente, inyectaron estos microsporidios aislados de la hemolinfa de Harmonia en la mariquita Coccinella septempunctata, la especie nativa de Europa.

“Descubrimos que los microsporidios de la hemolinfa de Harmonia suponen una ventaja competitiva innata para estas mariquitas, ya que son capaces de matar a las nativas que se alimentan de sus huevos o sus larvas”, explica a SINC Vilcinskas.

Asimismo, la mariquita Harmonia posee más de 50 péptidos antimicrobianos, “el número más alto reportado hasta el momento en animales”, apunta el investigador.

En menos de dos semanas, todos las mariquitas Coccinella infectadas murieron. “No existe una estrategia disponible todavía para luchar contra las plagas de mariquitas arlequines, pero se ha tratado de utilizar las feromonas para atraparlas en los viñedos”, concluye.

Referencia bibliográfica:

Andreas Vilcinskas, Kilian Stoecker, Henrike Schmidtberg, Christian R. Röhrich, Heiko Vogel “Invasive Harlequin Ladybird Carries Biological Weapons Against Native Competitors”, Science 340, 17 de mayo de 2013.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Las serpientes vivieron un ‘boom’ ecológico hace 66 millones de años

La desaparición de los dinosaurios provocó una gran diversificación de mamíferos y aves tras el evento de extinción masiva, pero no fueron los únicos. Las serpientes, protagonistas del #Cienciaalobestia, también vivieron una explosión evolutiva que les hizo pasar de simples insectívoras a las casi 4.000 especies de dieta variada que existen en la actualidad.

Los humanos ya consumían tabaco hace más de 12.000 años

El hallazgo en Utah (EE UU) de unas semillas carbonizadas de tabaco alrededor de una antigua hoguera del Pleistoceno sugiere que la planta pudo utilizarse 9.000 años antes de lo que se creía, mucho antes de su domesticación. El estudio permitiría entender qué impulsó el cultivo y uso de esta sustancia tóxica.